Golf Opinión

Golf infantil: tiempo para la familia

golf infantil

El golf es un deporte precioso que se disfruta en la naturaleza y es una oportunidad para poder disfrutar de tiempo de calidad en familia. Sin embargo, ¿están los campos de golf adaptados para el golf infantil? ¿De verdad podemos disfrutar del tiempo con nuestros hijos cuando estos se inician en el golf? No estamos tan seguros de que eso sea así y por eso te lo  contamos en Sexto Anillo.

Golf infantil: adaptemos las condiciones

En mis quince años de experiencia de monitor deportivo infantil he llevado niños en múltiples disciplinas. En todas ellas coincide un punto en común: el espacio se tiene que adecuar al tamaño del deportista. Por ejemplo, en bádminton se acorta la pista, se estrecha y se baja la red para adaptarlo todo a la medida del jugador; incluso se reduce el tamaño de la raqueta y la velocidad del volante. En fútbol sala sucede lo mismo o en baloncesto. ¿Pero por qué no en el golf infantil?

Nosotros, como adultos, estamos acostumbrados a jugar campos con una longitud de entre 5 000 a 6 5000 metros. Hacemos distancias largas de pegada… y no tan largas, claro. Adaptamos la distancia del campo para las mujeres con tees de salida más adelantados. Pero cuando vas a jugar el campo con tus hijos… tienen que salir desde el tee de rojas. ¿Es esto congruente? ¿Por qué no hacemos un tee específico para niños? No creemos estar planteando algo imposible.

campo adaptado al golf infantil
¿Un campo para niños? Con tanta agua igual se ahogan.

Pitch and Putt: lo ideal

Bueno, podemos decir que habría que empezar por el P&P. Sí, es cierto y una opción a considerar. Pero si me quiero hacer socio de un club que no tiene P&P no puedo ir a jugar con mis hijos. A quién no le gusta disfrutar jugando al golf con sus hijos. Saldré del tee de amarillas y mis hijos desde otro que puede ser de color naranja, como tienen en el Club de Cabanillas del Campo (recorrido complicado y muy recomendable).

Lo importante es disfrutar de tiempo de calidad con tus hijos jugando al golf, en contacto con la naturaleza. Si mi hijo no hace más de 80 metros con el driver, ¿cómo va a jugar un par 4 de 250 metros? Pongámosles un tee de salida a 180 metros para que tengan la oportunidad de llegar de dos, por ejemplo. Si tienen que sufrir jugando, no lo disfrutan y nosotros tampoco. Sería una medida, además, para poder promocionar el golf infantil.

¿Qué hacen los campos?

Este fin de semana hemos jugado en El Robledal Golf, en Villalbilla. Como siempre que jugamos un campo, lo comentamos en Twitter y mencionamos al campo, si tienen cuenta en esa red social.

Un socio nos preguntó si nos había gustado y le respondimos que sí y que le recomendábamos al club crear este tee de salida para niños. ¿Por qué? Porque es un campo exigente para un adulto. Para un niño es una prueba imposible de abarcar.

¿Y qué nos contestaron?

En lugar de hacerlo para algunas vueltas, nosotros les animamos a que los pongan para todas las vueltas. El Robledal o cualquier campo se puede convertir, con una inversión mínima (36 barras de salida), en un destino golfístico para aquellos jugadores que quieran jugar en familia. Disfrutemos todos jugando en familia. Porque lo más importante es disfrutar de lo más nos gusta con nuestra familia. ¿Y por qué no del golf? ¿No creéis?

Fotos: Jopwell x PGA de Pexels y Pixabay

Síganme en @DiegoZulueta y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *