Fútbol Sala LNFS Sin categoría

Ribera hace de un deporte un arte

Llenazo hasta la bandera en el Ciudad de Tudela para recibir a Osasuna Magna Xota, en lo que se preveía el derbi más igualado de los últimos años. Los de Pamplona venía tras trece jornadas sin conocer la derrota, mientras que los riberos con una derrota en los últimos diez partidos presentaban sus credenciales para poder dar el zarpazo de la jornada. El marco era el idóneo para presenciar un gran encuentro, pero lo que se vivió en la primera parte en Tudela fue un escándalo, una exaltación al futsal, una obra maestra.

ASPIL VIDAL RIBERA NAVARRA 4 2 OSASUNA MAGNA XOTA

 

Comenzaba el partido de manera vibrante. Lo que se vió durante los primeros veinte minutos en la “caldera” tudelana fue una alegoría al fÚtbol sala. La master class de “Pato” fue de escándalo, un partido trabajado minuciosamente por un técnico que tenía todo controlado, hasta el más mínimo detalle, no quedaba nada para la improvisación. La presión alta.., altísima de los tudelanos asfixiaba y dejaba sin imaginación a los de Imanol Arregui que veía como impotentes, la avalancha ribera les sobrepasaba en todos los ámbitos del juego. En el minuto 4 Lemine aprovechaba un error visitante para poner el 1-0 en el marcador y levantar de sus asientos a una afición ya de por sí entregada a la causa.

Cuando un deporte se convierte en arte, en puro espectáculo, eso fue lo vivido en los primeros veinte minutos de partido. Una exaltación al futsal, a una manera de entender y comprender el futbol sala, sazonado con intensidad, garra, lucha y coraje, hacen de un equipo, el Aspil Vidal Ribera Navarra, un ejemplo de superación constante. Posiblemente Osasuna Magna Xota se presentaba en Tudela como el equipo más en forma de la liga, y visitaba Tudela para afianzarse en la tercera plaza, pero en frente se encontró un equipo dirigido por un entrenador “Pato”, que hoy sí, hoy era el día, era su día, y se tomó  la revancha de la primera vuelta, dando una lección magistral en el aspecto táctico. Tácticamente la primera mitad fue casi perfecta. Las rotaciones funcionaban a la perfección y la intensidad ribera no bajaba en ningún momento y cuando podía aparecer ese momento de flaqueza aparecía la afición atenta a cualquier signo de debilidad para alentar y llevar en volandas a  los suyos.

Con todos los ingredientes expuestos, y con la afición entregada, apareció la figura de Lucas Tripodi, dando un recital de futbol sala. Estuvo inmenso, enorme, fué la menera perfecta de agradecer al club su reciente renovación. Marcó un gol y dio dos asistencias, para que su equipo se fuera al descanso con un contundente 3-0 que hacía justicia a los visto en el parquet.

La triple bicicleta que L. Tripodi le atizó a AraÇa será recordada como una de las imágenes de la temporada que acaba. La jugada acabaría en asistencia para que D. Pazos estableciera el 2-0 en el marcador y estallase el júbilo en la afición naranja. Osasuna Magna mejoró tras el segundo gol, pero seguían teniendo una infinidad de problemas para sacar el balón jugado. La presión ribera ocasionó de nuevo un nuevo error que aprovechó el jugador más destacado de la tarde, L. Tripodi, para poner el 3-0 con el que se llegaría al descanso.

Se había asistido a los mejores 20 minutos de la temporada y la grada no pudo sino despedir a los suyos con una sonada ovación y puesta en pie.

Tras el paso por zona de vestuarios, los rojillos mostraron más ambición, con una presión más alta que atascaba sobremanera el juego ribero. Sería Enric Martel, el jugador más destacado del equipo pamplonés, quien conseguiría ver puerta y establecer un inquietante 3-1. La reacción ribera llegó cuando menos se esperaba y segundos más tarde Ferran Plana alargaría la agonía pamplonica estableciendo el 4-1. Los de Arregui volvían a estar “en coma” tras el nuevo varapalo, y a falta de 11 minutos decidían jugar con portero jugador.

Comenzaba el asedio visitante, ganando metros e insistiendo en el buen juego de cinco que los de Arregui saben practicar;  consiguieron acortar distancias 4-2, con un nuevo gol de Martel. El asedio siguió hasta el final del partido pero el luminoso ya no se movió, dando la justa victoria al equipo local en uno de sus partidos más completos.

Partido para el recuerdo, partido que deja una pregunta: ¿Qué podría hacer “Pato” en un equipo grande?; partido excelso de los riberos que los aúpa a la séptima plaza saboreando un puesto en play off mientras que a los de Imanol Arregui deja sin esa tercera plaza tan ansiada.

Hoy ha ganado el futbol sala, hoy ha ganado Navarra, hoy sí se puede decir que “Navarra es tierra de fútbol sala”, hoy ha ganado el espectáculo, hoy el futsal ha sido arte, hoy ha ganado el aficionado, … hoy en definitiva, hemos ganado todos. Gracias a estos dos monstruos de los banquillos, “Pato” y Arregui, por ser valientes, atrevidos, por reinventar, no especulando; sacar juego de cinco a falta de once minutos e ir a por el partido uno; y realizar un planteamiento propio de ingeniería otro…, que bonito y que grande es este deporte, y como lo engrandecen figuras como ellos. Por cierto, por si nadie se ha dado cuenta…, en Navarra hay un deporte de moda: FÚTBOL SALA.

– Ficha técnica:

  • ASPIL VIDAL: Gus, David, Sepe, Lucas, Sergio Gonzalez –cinco inicial- Ferrán Plana, Lemine, J. Minguez, L. Tripodi, D. Pazos, Uge.
  • OSASUNA MAGNA XOTA: Asier, AraÇa, Martel, Bynho, Saldise –cinco inicial- Juniho, Martil, Adri Ortego, Rafa Usin, Llamas; Alex Diz

Goles: 0-1 (4 m.): Lemine; 2-0 (12 m.) D. Pazos; 3-0 (16 m.) L. Tripodi; 3-1 (24 m.) E. Martel; 4-1(24 m.) Ferran Planas; 4-2 (32 m.) E. Martel

Síganme en @raulper77015928 y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y sus redes sociales: Facebook.com/sextoanillo; Twitter: @sextoanillo y en Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *