Análisis Más Psicología Deportiva

Una psicóloga aficionada al deporte

¿Cuándo empieza la afición por el deporte? No es necesario ser deportista para ser aficionado al deporte, son muchos los factores que influyen.
Cuando se ha crecido en los 80, el deporte era una forma de flirteo, acudías a ver a los compañeros del colegio a ver como jugaban al fútbol o al baloncesto, y la mayor parte de las retransmisiones deportivas eran de estas disciplinas.
Años después, estudias Psicología y no te planteas aplicar los conocimientos adquiridos al deporte, se busca la salida profesional con más futuro y nadie o muy pocos se pararon a pensar que la Psicología se podía aplicar al ámbito deportivo.
Pero cuando te vas a vivir a una ciudad en la cual el deporte base es muy importante, tienes hijos y les inscribes en actividades extra escolares deportivas, entonces empiezas a seguir no solo a tus hijos sino también al resto de deportistas. Eso sí, siempre viviendo el deporte como algo divertido, algo con lo que tus hijos puedan aprender valores, sin presión y sin agobio.
Al principio no se presta mucha atención a lo que se dice, solamente disfrutas al ver deporte “en vivo”, pero según va pasando el tiempo, se empiezan a valorar otros aspectos de las distintas competiciones, la parte de aficionada desaparece y aparece la parte de Psicóloga, comienza la preocupación por la estabilidad emocional de los deportistas.
Empiezas prestando atención a las conversaciones que se dan en la grada, los familiares de los deportistas dando más indicaciones a los jugadores de cualquier especialidad que los propios entrenadores.
Después diriges la mirada al tatami, al césped, a la pista deportiva y comienzas a ver como los jóvenes atletas sienten la presión de la grada, su lenguaje corporal cambia, empiezan las excusas para no ir a entrenar, para no ir a competir, algunos abandonan la actividad, otros no se atreven por no defraudar a sus familiares.
Es cuando a la psicóloga le gustaría intervenir, le gustaría decir que el deporte es eso, deporte, que sobre todo hay que disfrutarlo, que vivirlo y que no todos los que en su niñez comienzan a practicar una disciplina llegarán a formar parte de la élite.
Entonces es cuando la aficionada vuelve a renacer, decide solamente ir a las competiciones a disfrutar, a animar a los deportistas, a seguirles en redes sociales e Internet, a felicitarles cuando ganan y animarles cuando el resultado no es bueno. Es cuidar de ellos aunque no les conozcas, aunque nunca te cruces en su camino.
Es disfrutar del deporte e intentar que los demás hagan lo mismo.

Síganme en @Marmuhi67 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

One Response

  1. Hola, soy padre de un joven de 15 años que ha entrenado tenis desde los 11 y quiere ser profesional, es muy disciplinado, entrena todos los días 3 a 4 horas, la academia donde entrena es buena pero no es prioridad formar un profesional a menos que ya lo vean como «uno en un millón» y solo aprovechar lo que ya esta hecho, mi intención ha sido buscar como apoyarlo pero ahora es necesario complementar su formación para que de el brinco al siguiente nivel y necesito apoyo para saber que hacer, es buen deportista, esta comprometido y veo que le faltan cosas sobre todo del tipo psicológico para tener mas control en los torneos pues es un buen jugador pero no es muy regular a la hora del juego. vivo en México en el estado de México. Ahora mismo estoy buscando ayuda psicológica para potenciar su desarrollo y estoy dispuesto a estudiar o asesorarme de profesionales pero no se donde buscarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *