Boxeo Noticias

Decepción

Tras un buen año 2018 que anticipaba un tremendo 2019, los promotores, los negocios y los propios boxeadores tiran por tierra las esperanzas de históricas veladas.

Joshua, Wilder y Fury enfrentarán a rivales de menor nivel y cierran la puerta a un gran enfrentamiento entre sí, al menos en los próximos meses.

Tuvimos muy buenas peleas en 2018 de los pesos pesados punteros y de los que reclaman su oportunidad con fundamento. AJ (22-0, 21 KOs) ganó por decisión unánime unificando títulos (por primera vez en su carrera profesional no lo hacía por KO) al ex-campeón neozelandés Joseph Parker(25-2,19 KOs) y a Aleksandr Povetkin(34-2, 24 KOs) por nocaut en el séptimo asalto en dos buenos combates. Por su parte, el otro monarca, Deontay Wilder (40-0-1, 39 KOs) nos regaló dos formidables peleas: victoria sufrida ante »King Kong» Ortiz (31-2, 26 KOs) y el empate de diciembre ante Tyson Fury (27-0-1, 19 KOs) el tercer principal actor en discordia. El inglés protagonizó uno de los más formidables regresos arrancando un nulo al »Bombardero de Bronce» tras dos caídas, con un gran boxeo y reclamando sus cinturones perdidos tras su sanción por positivo en cocaína y sus depresiones.

Se apuntaba a que estos tres iban a liarla en 2019. Todo eran sueños húmedos para el aficionado al box: la posibilidad de por fin un Joshua vs Wilder en un Wembley abarrotado, que también podía ser escenario del enfrentamiento entre el campeón inglés y el Gypsy King para mayor orgullo de los británicos. Incluso la segunda parte entre Deontay y el »Lineal Champion» como ordenó el CMB (WBC por sus siglas en inglés) y que el ganador subiera al ring ante Anthony Joshua en un definitivo combate unificatorio. Pero una vez más, los de siempre nos hicieron la de Chávez a Meldryck Taylor o la de Corrales a Castillo.

AJ ha repetido hasta la saciedad que quiere a Wilder, pero éste, despechado por haber sido rechazado en múltiples ocasiones y ninguneado en las negociaciones en lo que considera un reparto de bolsa injusto, reniega. Además, ve negocio en una segunda parte ante Fury tras la buena acogida de publico de la primera. Lo que pasa que esa segunda parte no se va a dar en próximas fechas, porque ahora Tyson ha firmado un contrato con Top Rank, plataforma rival de DAZN y Matchroom (Joshua) y de Showtime y PBC (Wilder) con lo que eso implica: entre competencia, difícil o casi imposible llegar a acuerdos.

Dejando fuera a pesos pesados que, aunque ya han tenido su oportunidad, merecen otro chance por su calidad como Whyte, Ortiz o Parker, AJ se verá las caras en su primera incursión en los States contra »Big Baby» Miller(23-0, 20 KOs) el 1 de junio en el Madison Square Garden de New York mientras que »Bronze Bomber» lo hará ante Dominic Breazale (20-1, 18 KOs) en el Barclays Center, también en la Gran Manzana el 18 de mayo en dos peleas, a priori, fáciles y que despiertan poco interés. Para el »Rey Gitano» aún se espera que se anuncie rival, lugar y fecha. Todavía queda una esperanza: el ucraniano Usyk (16-0, 12 KOs). Tras barrer el año pasado con la categoría crucero, el nombrado mejor boxeador de 2018 sube a los pesados, para intentar hacer lo mismo, combatir a los mejores y darnos grandes combates. Porque si eso tampoco sucede, habrá que escribir con mayúsculas otra vez: DECEPCIÓN.

Twitter: ‎@SextoAnillo

Imagen: Boxing.com

@Chris_Le_Gabach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *