Ciclismo Crónica Otras vueltas

Impey y Porte, déjà vu en Willunga Hill

El sudafricano Daryl Impey repite el triunfo del año pasado y se convierte en el primer corredor que gana la clasificación general del Tour Down Under dos veces consecutivas. Richie Porte, a pesar de conseguir su sexto triunfo en la etapa reina, tiene que conformarse de nuevo con el segundo puesto (y ya van cuatro). El pódium, al igual que en la edición anterior, lo vuelve a completar un holandés, en este caso, Wout Poels.

La habitual subida a Willunga Hill ha vuelto a ser el juez que ha decidido el desenlace de la ronda australiana, primera prueba del calendario World Tour. Pero a diferencia de los años anteriores, en los que la etapa reina se disputaba el penúltimo día, en esta ocasión ha habido que esperar hasta la jornada final para conocer al vencedor.

Después de unos primeros días de desgaste propicios para los sprinters y marcados por el extremo calor del verano australiano, a la última etapa se llegaba con un abanico muy amplio de favoritos a estar en el podio. Hasta 20 hombres en prácticamente 30 segundos llegaban con opciones de jugar sus bazas.

La jornada final ha venido marcada por una alta velocidad desde el comienzo. A esto ha contribuido en gran medida la formación temprana de una fuga de siete corredores de mucha calidad. Esto ha obligado a los equipos de los hombres de la general a mantener un ritmo muy vivo todo el día.

Los integrantes de la fuga han sido Thomas De Gendt (Lotto Soudal), muy activo esta semana como siempre en estas lides, Alex Dowsett (Katusha Alpecin), Danny Van Poppel (Jumbo-Visma), en busca de una victoria casi imposible en la clasificación de los puntos, Lukas Pöstlberger (Bora-Hansgrohe), Gediminas Bagdonas (AG2R La Mondiale) y Jasha Sütterlin (Movistar Team).

Los fugados han aguantado en cabeza hasta la primera de las dos subidas a Willunga Hill (3,6 Km al 7,1% de media). Aquí, el primero en endurecer el ritmo ha sido el equipo SKY. Kenny Elissonde, que ha realizado un trabajo espectacular todo el día para su líder Wout Poels, y el propio corredor holandés han coronado con unos metros de ventaja sobre el resto de favoritos. Con 24 Km hasta el final, han obligado a los demás a trabajar duro y se ha acabado produciendo la primera gran criba en el pelotón.

Y, en ésta, ha caído entre otros muchos Patrick Bevin (CCC), que llegaba como líder al último día después de haber realizado una gran carrera durante toda la semana. A pesar de su esfuerzo y del de todo su equipo, al corredor neozelandés le ha sido imposible aguantar el ritmo de los mejores, ya que en el día anterior tuvo la desgracia de verse involucrado en una grave caída a pocos kilómetros del final, lo que ha lastrado notablemente su rendimiento en la jornada decisiva.

Durante el descenso de Willunga han seguido los ataques de hombres de los equipos con menos opciones de cara a la general y se ha formado un trío en cabeza con Daniel Oss (Bora-Hansgrohe), Tomasz Marczynski (Lotto Soudal) y el español Héctor Carretero (Movistar Team), pero no han conseguido burlar al grupo principal y los favoritos han llegado agrupados en cabeza a la ascensión final.

Con la desaparición de Bevin del grupo principal, todos los ojos se han posado sobre el siguiente en la general, que no era otro que el ganador del año pasado, Daryl Impey (Mitchelton Scott). Los primeros en tomar la iniciativa han sido nuevamente los hombres de SKY. Tras unos primeros compases marcados por Dylan Van Baarle, ha sido el francés Kenny Elissonde quien ha pasado a la ofensiva y ha lanzado un primer ataque a dos kilómetros del final. A su rueda ha salido su líder Wout Poels y entre ambos han conseguido hacer un pequeño hueco. Sin embargo, a poco más de un kilómetro para la meta, Richie Porte (Trek Segafredo), principal favorito para ganar la etapa, ha roto definitivamente el grupo de hombres fuertes y se ha ido tras los dos SKY.

Tras alcanzarles, y con un enorme Impey perfectamente protegido por sus compañeros hasta el último momento y pisándole los talones, Porte ha lanzado la ofensiva definitiva a poco más de medio kilómetro del final. Sólo Poels e Impey han aguantado el tirón del australiano, que ha logrado imponerse en su cima favorita en la que ha sido su sexta victoria de etapa aquí. Tras ellos, que también se han terminado repartiendo los tres puestos de la general, han llegado Rohan Dennnis (Bahrain-Merida) y un grandísimo Luis León Sánchez (Astana), que tras una gran semana se ha acabado quedando a sólo dos segundos de estar entre los tres mejores de la general de la ronda australiana.

En rasgos generales, el Tour Down Under ha estado conformado por seis días de competición muy intensos. Lo que hace años no dejaba de ser una competición de pretemporada para los corredores europeos en la que la disputa por la victoria se reducía a una lucha entre los mejores ciclistas locales, ha pasado a ser un referente para todos los equipos y a estar marcada en rojo en el calendario ciclista internacional. De hecho, ninguna de las alineaciones presentes este año ha tenido nada que envidiar a las de otras carreras World Tour. Todos los equipos se lo han tomado muy en serio desde el primer día y cada una de las etapas ha estado disputadísima. Las victorias no han podido estar más repartidas. Han sido seis días con seis ganadores de seis equipos distintos.

El primer día, la victoria fue para uno de los mejores sprinters del pelotón, Elia Viviani (Deceuninck-Quick Step), ciclista con más victorias de etapa en 2018 en carreras World Tour. El italiano, al igual que el año pasado, ha estrenado su palmarés de triunfos de esta temporada en Australia. Viviani se impuso con gran autoridad en la meta de Adelaida a Max Walscheid (Team Sunweb) y su compatriota Jakub Mareczko (CCC), que se ha estrenado brillantemente como corredor de una escuadra de máxima categoría.

La segunda etapa podía parecer también para llegadores, pero el final encerraba una pequeña trampa, ya que los últimos 300 metros venían precedidos de un kilómetro con una pendiente del 3%. Esto sirvió para que un hombre como Patrick Bevin (CCC) pudiera imponerse a dos de los principales sprinters del pelotón mundial, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) y Caleb Ewan (Lotto Soudal). El neozelandés certificaba con esta victoria un estreno inmejorable para su equipo en la máxima categoría del ciclismo y conseguía enfundarse el maillot ocre de líder gracias a las bonificaciones acumuladas durante los dos primeros días. Desde este triunfo en Angaston, Bevin no dejó el liderato hasta que Impey se lo arrebató en Willunga Hill.

Al día siguiente, Peter Sagan se resarció del segundo puesto del día anterior y se hizo con la victoria en Uraidla con un ajustadísimo final por delante de Luis León Sánchez y Daryl Impey, ambos atentísimos y acumulando bonificaciones casi desde el primer día.

La cuarta etapa, con final en Campbelltown, presentaba el perfil más duro de todas, sin contar la jornada final. En la ascesión a Corkscrew (poco más de 2 Km al 9%) a 5 Km de meta, se pudo vivir el primer pulso entre los favoritos a la general. Porte, Poels, Michael Woods (EF Education First) y George Bennet (Team Jumbo-Visma) tomaron ventaja en la subida, pero los últimos kilómetros de descenso permitieron al resto de favoritos reagruparse antes del final. Daryl Impey fue el más veloz en el sprint y, con la victoria de etapa, consiguió unos segundos de bonificación que, a la postre, han sido valiosísimos para conseguir la victoria final en el Tour Down Under. Patrick Bevin y Luis León fueron segundo y tercero respectivamente.

El penúltimo día, la víspera de Willunga Hill, era la última oportunidad para los hombres rápidos de apuntarse el triunfo, por lo que saltaron chispas en los últimos kilómetros. En primer lugar, faltando poco menos de 10 Km, se produjo una caída en el pelotón que afectó, entre otros muchos, al líder Patrick Bevin. Poco después, ya con los favoritos agrupados de nuevo, llegó el momento más polémico del Tour.

Dentro del último kilómetro y con todos los favoritos colocados en fila encarando ya la aceleración final en la recta de meta, se pudo ver como Caleb Ewan se abría paso hasta la rueda de Peter Sagan, apartando de ella a cabezazos a Jasper Philipsen (UAE Team Emirates). El australiano se impuso finalmente en meta al corredor belga y al eslovaco. Sólo unos minutos después, y tras la visualización del vídeo por parte de los jueces, se anunciaba la decisión de castigar la maniobra de Ewan relegándole a la última posición del grupo, por lo que la victoria pasaba a ser para Philipsen. El jovencísimo corredor belga conseguía así su primer triunfo World Tour por delante de Sagan y de Danny Van Poppel (Jumbo-Visma), que pasaba a ser tercero.

De esta manera se llegó a Willunga Hill, donde Richie Porte impuso su ley por sexta vez en su carrera y Daryl Impey consiguió coronarse por segunda vez consecutiva como ganador del Tour Down Under. Wout Poels completa el pódium final de la carrera. Patrick Bevin, tras una semana magnífica, se hizo con la clasificación de los puntos, Jason Lea (UNISA-Australia) con la de la montaña, Chris Hamilton (Team Sunweb) con las de los jóvenes y UAE-Team Emirates con la de equipos.

Resumiendo, la temporada World Tour 2019 comienza nuevamente de manera espectacular.

»Síganme en @Feronekenovi
y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en
www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *