Crónicas Fútbol Sala Sin categoría

Dos equipos y un destino

Ribera Navarra y Peñíscola se presentaban en el Ciudad de Tudela con la firme intención de presentar ambos conjuntos su candidatura en firme de cara a tener opciones claras de clasificarse para los play off. Dos grandes conjuntos, muy bien trabajados, que ofrecieron un partido tenso, vibrante, con contadas ocasiones de gol pero con una presencia constante de ansiedad en cada lance del partido; dos conjuntos que eran sabedores de la importancia de los puntos en juego, variante ésta que condicionó gran parte del juego de ambos equipos.

 

ASPIL VIDAL RIBERA NAVARRA 2 2 PEÑÍSCOLA REHABMEDIC

 

El equipo local propuso el juego, apostó por el fútbol sala, mientras que Peñíscola presentó un juego ordenado, muy organizado, serio, muy sólido que asfixió en muchos momentos a los riberos. Sorprendió la puesta en escena castellonense, muy concentrado, muy metido en el partido presionando muy arriba.

Le costó, a los pupilos de “Pato” deshacerse de la presión asfixiante visitante. El partido lo fue trabajando ribera a fuego lento, a base de tesón, esfuerzo y trabajo en todas sus líneas iban consiguiendo conquistar el partido e ir encerrando a los de peñíscola en su campo, aunque si bien es verdad sin ocasiones de peligro claras. De forma inesperada y cuando los locales mejor estaban manejando el tempo del partido, fue Peñíscola quien golpeó primero a través de Juan Emilio que colocaba el (0-1) en el luminoso.

Los tudelanos asumieron el varapalo de manera imponente; el partido lo había cocinado bien, y los visitantes estaban cargados de cinco faltas desde el minuto 12. La sexta falta castellonense llegó y Javier Mínguez no desaprovechó la oportunidad de poner tablas en el marcador (1-1). Se llegaba al descanso y el marcador hacía justicia a lo visto en la pista.

Tras la reanudación del encuentro, la película seguía con el mismo guión: Ribera llevando el peso del partido y un Peñíscola Rehabmedic compacto, muy consistente en todas sus líneas que desbarataba cualquier intento tudelano de acercamiento a la puerta defendida por Molina. Sería la fortuna quien, aliada con los visitantes a tiro de Juan Emilio y tras rechazar en la espalda de L.Tripodi propició que el balón entrara sin que Gus nada pudiera hacer (1-2). Tocaba remar a contracorriente de nuevo para los tudelanos con el hándicap que el tiempo para ello comenzaba a difuminarse.

Ribera estaba tocado, ofuscado,  tuvo minutos de desconcierto que los castellonenses no supieron aprovechar, y.. cuando a los riberos le das tiempo para coger aire,  pasa lo que pasa. Los últimos seis minutos fue un asedio constante a la portería de Molina. Las ocasiones no eran claras pero el peligro se palpaba. A falta de 3 minutos “Pato” optó por salir con portero jugador.  El final fue colérico, con una grada exaltada, con un speaker que consiguió levantar a todo el pabellón para insuflar la última carga de oxígeno que los riberos necesitaban. Con la tensión a flor de piel y a falta de 58 segundos, Peñiscola cometió la sexta falta. Los cimientos del Ciudad de Tudela corrían peligro de desprendimiento, el pabellón se venía abajo y la afición en extásis generalizado estaba deseosa del lanzamiento salvador. Javier Mínguez de nuevo sería el encargado de materializar el empate (2-2). El luminoso ya no se movería, y ambos conjuntos dieron como bueno el resultado.

En resumen, gran equipo Peñiscola, no aportó juego pero demostró que sus armas las maneja a la perfección, bloque serio, sólido, duro, robusto, muy estable en todas sus líneas; y gran rendimiento de Aspil Vidal Ribera Navarra, volviendo a demostrar que la “ribera nunca se rinde”; volviendo a demostrar ser fiel a un estilo, a una manera de entender el juego que es puro espectáculo, todo ello fusionado con carácter, garra, esfuerzo, trabajo y tesón; posiblemente Ribera Navarra hubiera ganado el partido a los puntos, pero ciertamente el resultado hay que verlo como justo si nos atenemos a las ocasiones de uno y otro. Ambos mantienen su distancia en la clasificación, dos puntos; ambos mantienen su aspiración de meterse en play off, y ambos recortan un punto a Levante, por lo tanto, ambos pueden ver como positivo el punto conseguido en la tarde fría tudelana.

 

– Ficha técnica:

  • ASPIL VIDAL: Gus; Sergi, David, Tripodi, Sergio González -cinco inicial- Ferrán Plana, Lemine, Mínguez, David Pazos y Pedro.
  • PEÑISCOLA: Molina; Isi, Cols, Gómez, Juan Emilio -cinco inicial- Iván, Hugo, Claudino, Peiro.

Goles: 0-1 (18 m.): Juan Emilio; 1-1 (20 m.): Javier Mínguez, de doble penalti; 1-2 (25 m.): Juan Emilo; 2-2 (40 m.): Javier Mínguez, de doble penalti

Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada de la Liga de Primera División de la LNFS disputado en el Pabellón Ciudad de Tudela.

 

Síganme en @raulper77150928 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAFutsal y en @sextoanillo, en facebook.com/sextoanillo o en nuestro instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *