Ciclismo Clasicas Giro de Italia Mundial Otras vueltas Tour de Francia Vuelta a España

Año Nuevo, temporada ciclista nueva

Milán San Remo:

il più facile e il più difficile. Es la frase que más se utiliza dentro del pelotón para describir esta carrera. 300 kilómetros con poca dificultad hasta el decisivo tramo final al que se llega con un desgaste muy importante. En ella han sido protagonistas casi siempre los velocistas, pero nunca puede descartarse un valiente ataque en los Pasos o en el Poggio de San Remo, una cota sin mayor dificultad cuya cercanía a la llegada y el hecho de que se afronte con muchos kilómetros en las piernas la convierten en decisiva.

Los nombres principales: Viviani, Sagan y Gaviria son apuesta casi segura para llevarse el triunfo en esta prueba.

Outsiders: Ewan, Gilbert y Démare.

Tour de Flandes:

De Ronde. Tras las clásicas previas sobre el adoquinado flamenco, llega esta cita. Los afamados muros, Oude Kwaremont, Paterberg, Geraardsbergen (más conocido como Kapelmuur) serán los jueces de la carrera junto con la puesta en escena que pongan los ciclistas. Auténticos especialistas centran sus objetivos de temporada en este tipo de pruebas, que en algunos casos son las únicas en las que toman la salida. Este año cobra un protagonismo especial ya que el actual portador del arco iris, Alejandro Valverde, ha anunciado que afrontará la prueba. Si bien es cierto que en toda prueba en la que participa entra dentro del elenco de favoritos, siendo realistas, su falta de experiencia en este tipo de pruebas hace que se antoje compleja su victoria. Otro de los protagonistas en ediciones pasadas y ganador en 2018, Niki Terpstra, entra dentro de las quinielas; aunque este año tras abandonar el equipo dominador de este tipo de pruebas, el Quick-Steep, hace que la repetición de su gesta sea más compleja.

Los nombres principales: Sagan, Gilbert, Van Avermaet.

Outsiders: Terpstra, Stuyven, Valverde y como no, los ases del CX Van der Poel y Van Aert.

Paris-Roubaix:

Aún con la resaca del Tour de Flandes, una semana después nos adentramos en el pavé francés. Una carrera en la que no solamente hay que llegar con un estado de forma excepcional, sino en la que también hay que tener buena suerte, o, mejor dicho, no tener mala suerte. Los percances mecánicos son protagonistas y pueden acabar con las posibilidades de victoria de alguno de los favoritos. El Infierno del Norte hace honor a su apodo con 250 kilómetros de itinerario, de los cuales más de 50 están repartidos en los casi 30 tramos adoquinados.

Los nombres principales y outsiders son casi idénticos al Tour de Flandes, añadiendo a los potentes rodadores que tienen más dificultad en los muros flamencos: Démare y Degenkolb.

La Liège-Bastogne-Liège:

La Decana, el monumento más antiguo pone fin a las cuatro primeras clásicas de primavera. Caracterizada por el desgaste al que se ven sometidos los ciclistas que en ella participan con sus numerosas y duras cotas repartidas en sus casi 260 kilómetros que elevan a más de 4000 los metros de desnivel acumulado. Posible segundo cara a cara entre Valverde y Sagan en esta temporada si éste último decide finalmente participar.

Los nombres principales: Valverde, Alaphilippe y Sagan.

Outsiders: Gilbert, Dan Martin, Nibali.

Las Grandes Vueltas: Giro, Tour y Vuelta

Algunos de los principales corredores, y aspirantes a la victoria, tienen ya decidida su participación en las Grandes Vueltas (otros si lo tienen decidido no lo han hecho público). Competiciones en las que no necesariamente gana el más fuerte, tres semanas dan para mucho, y un solo día malo puede echar a perder las posibilidades de alzarse con la victoria. El apoyo de un equipo fuerte, capaz no solo de arropar a su jefe de filas, sino también capaz de controlar las distintas situaciones tácticas que tienen lugar durante las etapas (fugas, abanicos, alta montaña…), es primordial. Ese trabajo desempeñado por los compañeros tiene que verse culminado con el saber hacer en los momentos decisivos por los jefes de filas.

En el Giro seguramente veamos como principales protagonistas al español Landa (que tiene intención de disputarlo), Dumoulin y al joven Bernal. Experiencia vs juventud, el espectáculo está asegurado. A ellos se sumarán otros, como Valverde, Nibali o Simon Yates, capaces igualmente de vestirse de rosa en el pódium final.

Avanzando en el calendario llegaremos a Julio, y hablar de ese mes es hablar del Tour de Francia. Alzarse con el amarillo en París es seguramente el triunfo más prestigioso en el panorama ciclista. El posible quinto Tour de Froome, la defensa del vigente campeón G. Thomas, y el resto de los aspirantes van a hacer muy atractiva esta edición. Landa, Quintana, Bardet, Pinot… es muy larga la lista, en la que todos sus miembros llegarán en su máximo estado de forma.

La última cita entre las grandes tendrá lugar en territorio español, tres semanas en las que ya hay nombres de corredores que acudirán a disputarla, a los que habrá que sumar los indecisos de última hora más aquellos que “tengan para septiembre” (ya sea por lesiones o por no haber cosechado los resultados deseados) una de las últimas oportunidades que salven su temporada. El mallorquín Mas, López son algunos de esos candidatos para ocupar el primer cajón en las calles madrileñas. ¿Froome, Quintana, Yates? Su participación no es segura, en cualquier caso, si toman la salida son claros favoritos.

Mundial de ruta:

Yorkshire será la sede de los campeonatos del mundo. Un itinerario muy distinto al que sirvió para vestir con el arco iris a Alejandro Valverde y en el que se espera que los hombres rápidos sean protagonistas. Si bien es cierto que Peter Sagan suena como favorito, hay que recordar que sería un hito su victoria, el único que en la historia sumaría cuatro victorias. Alaphilippe, Benoot, Viviani, e incluso Van der Poel (que seguramente participe) son los otros hombres a vigilar.

Mundial contrarreloj:

54 kilómetros de terreno para consagrados especialistas en la lucha contra el reloj. Más de una hora de agónico esfuerzo (muy por encima de lo que últimamente se puede ver en las pruebas de este tipo) hacen que sean muy difíciles las sorpresas. Dumoulin y Dennis en una primera línea, Campenaerts y Roglic como outsiders, serán casi con total seguridad los encargados de ocupar las plazas de honor de la prueba.

Giro de Lombardía:

La clásica de las hojas muertas. último monumento. Prueba muy selectiva con más de 4000 metros de desnivel positivo acumulado y que pondrá el broche final a la temporada de muchos de los miembros del pelotón profesional. Destinada a los auténticos fondistas que se defiendan en terreno montañoso. Especial atención habrá que tener en los últimos y decisivos 50 kilómetros finales en los que habrá que afrontar el Muro de Sormano y la subida a Civiglio.

Los nombres principales: Nibali, Alaphilippe y Pinot

Outsiders: Moscón, Bardet y Urán.

Hay un nombre no incluido en ninguna de las pruebas anteriormente citadas. Alguien al que los medios especializados y los más entendidos quieren dar protagonismo y no dudan en dar como favorito en cualquiera de las pruebas en las que participe (hasta ahora solamente confirmado para el Tour Down Under). Nos referimos al belga Remco Evenepoel. Bautizado como el nuevo “Canibal” del ciclismo por todo y cuanto ha ganado en categorías inferiores; y no solo por palmarés sino por la forma en que ha conquistado cada una de sus victorias. En esta primera temporada como profesional encuadrado en el Deceuninck-Quick-Step, parece que su falta de experiencia frente a los “gallos” del pelotón no va a ser un factor que pueda privarle de alzar los brazos allá donde participe.

 

(Fotos vía Iri Greco / BrakeThrough Media | brakethroughmedia.com, La Flamme Rouge @laflammerouge16 )

Síganme en @PolTrailandbike y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo; instagram: sextoanillo y también en twitter: @sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *