Análisis ATP Tenis

El 2018 de Novak Djokovic: de vulnerable a invencible

El jugador serbio Novak Djokovic ha cerrado el año 2018 en el número 1 de la clasificación de la ATP por quinta vez en su carrera, tras comenzar el año con muchos problemas de confianza y lesiones varias.

Un inicio renqueante

El serbio empezó con una actuación de lo más discreta en el Open de Australia, donde fue eliminado en octavos por el coreano Hyeon Chung en tres sets (si bien forzó dos tie-breaks). Pero teniendo en cuenta que volvía tras seis meses de inactividad, se podría considerar que su actuación fue meritoria. Tras este torneo se resintió de sus dolores en el codo y se sometió a una pequeña operación que le dejó en el dique seco otros dos meses.

Vuelta en Indian Wells

Novak vuelve a la competición tras su operación en el Masters 1000 de Indian Wells, tras solamente una semana de práctica, donde cae en primera ronda contra el discreto jugador japonés Taro Daniel, que lo vence en tres sets. Mismo resultado en Miami, donde cae frente al estiloso y temperamental jugador francés, Benoit Paire, en dos sets. Estos resultados no le hacen ninguna gracia al serbio y decide separarse de sus entrenadores en ese momento, Agassi y Stepanek, y volver con su compañero de fatigas todos estos años, Marian Vajda.

Montecarlo, el principio del ascenso

Vuelve el jugador de Belgrado en el Masters 1000 de Montecarlo, ya con Vajda en el banquillo, y ahí gana su primer partido desde el Open de Australia frente a su compatriota Dusan Lajovic, cayendo en octavos de final frente a Dominic Thiem, uno de los mejores en ese momento sobre la tierra batida. En la rueda de prensa posterior, Djokovic lo deja claro: “después de dos años, por fin puedo jugar sin dolor”. Recibe una invitación del Conde de Godó, donde vuelve a sembrar muchas dudas con su juego, cayendo ante Martin Klizan en primera ronda.

Vuelta a las victorias: Madrid, Roma y Roland Garros

En Madrid consigue ganar a Kei Nishikori (que venía de hacer final en Montecarlo), lo cual es su primera victoria importante desde el 2017, aunque cae acto seguido contra Kyle Edmund, de nuevo sembrando dudas con su juego. Y finalmente llega a Roma, donde cuaja por fin una buena actuación, venciendo de nuevo a Nishikori entre otros, si bien no consigue superar al mejor de la historia en tierra batida, el español Rafael Nadal, que lo elimina en dos sets (7-6, 6-3) en semifinales. En la catedral de la tierra batida, Roland Garros, cuaja una muy buena actuación, si bien se encuentra en cuartos de final con la sorpresa del torneo, un inspiradísimo Marco Cecchinato, que lo elimina en cuatro sets.

La hierba le da el empujón final

Tras las dudas generadas en la temporada de tierra, Djokovic continúa su temporada en la hierba de Londres, primero en Queen’s Club, donde juega su primera final del año, cayendo frente a Marin Cilic en un partidazo en tres sets. Por el camino había eliminado con claridad a Dimitrov. Y llega el espaldarazo definitivo en el torneo de los torneos: Wimbledon. Allí Djokovic despliega su mejor tenis y vuelve al nivel que nos tenía acostumbrados, dejando por el camino a Edmund (que lo había ganado en Madrid), de nuevo a Nishikori en cuartos de final, y cuajando un partidazo memorable frente a Nadal, al que elimina en cinco sets (10-8 en el quinto) en el que seguramente fuera el partido del año. Se hace con el torneo frente a un Kevin Anderson aparentemente abrumado por la presión de verse en la final del torneo londinense, con claridad en tres sets, levantando por cuarta vez la copa de campeón en el All England Tennis Club.

Temporada de cemento en USA: haciendo historia

Tras Wimbledon, Djokovic vuelve a la competición en el Masters 1000 de Canadá, en Toronto, donde cae en octavos contra la promesa griega, un inspirado Stefanos Tsitsipas. Pero el paso histórico llega en Cincinnati, donde consigue ganar el torneo venciendo en la final a Roger Federer, que lo había vencido anteriormente en la final de este torneo en tres ocasiones, y donde había perdido un total de cinco finales, sin conseguir levantarlo nunca. Pero lo realmente destacable de esta victoria es el hito histórico que consigue el serbio, completando el Career Golden Masters, que consiste en ganar los nueve Masters 1000 a lo largo de su carrera, único jugador en la era open en conseguir tal hazaña, habiendo además conseguido también vencer en los cuatro torneos Grand Slam, lo que le convierte en el tenista más versátil que ha pisado una pista de tenis. El broche de oro a la gira americana lo pone el Open USA, que se embolsa con gran autoridad, sin ceder un solo set en las rondas finales. Ha vuelto la bestia.

Final tras final para acabar la temporada

Djokovic acaba la temporada jugando las finales de los tres torneos en los que participa en esta recta final del año: Shanghai, en la que derrota a Borna Coric (al que llamaban no hace mucho “baby Djokovic”) por 6-3 y 6-4, dejando en el camino a Anderson y a Zverev, y tomándose cumplida venganza del italiano Cecchinato; Paris Indoor, donde cae en la final ante el joven ruso Khachanov, que cuajó un excelente partido, y donde deja fuera del torneo a Cilic y a Federer; y finalmente en el Nitto ATP Finals, donde también cae en la final frente a un inspirado Alexander Zverev, tras haberle ganado en la fase de grupos. Seguramente Djokovic ha notado en esta parte final de la temporada el cansancio de los partidos en sus piernas tras llegar a la final en siete de los últimos ocho torneos que había jugado.

Se esperan grandes cosas de Djokovic para el 2019

Esta estadística de Djokovic (siete finales en ocho torneos) nos recuerda al Nole del año 2015, donde jugó 15 finales en los 16 torneos que disputó, ganando 10 de ellas, cuajando la mejor temporada de un tenista en la era open, y quedándose a un solo paso (aquella final de Roland Garros que perdió contra Wawrinka) de completar el Grand Slam, hazaña que no se consigue desde que Rod Laver lo hiciera por segunda vez en el año 1969 (se cumplen 50 años precisamente en este año 2019). Desde luego, es muy fácil pensar que, ante el claro declive de Federer y los problemas que está teniendo Nadal, Djokovic puede completar esa heroicidad este año, aunque desde luego lo va a tener dificilísimo, ya no solamente con los que ya son grandes como Murray o Wawrinka, que están en el camino de vuelta de lesiones, sino también contra los talentos emergentes, como Zverev, Thiem, Khachanov o Tsitsipas.

Fuente de datos e imágenes: atpworldtour.com
Síganme en Twitter: @pazcarfer y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo, en twitter: @sextoanillo y también en instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *