ATP Tenis

Nick Kyrgios quiere dejar huella en el tenis

NICK kYRGIOS

Nick Kyrgios no deja de sorprender

Si hace unos días nos enteramos de que Nick Kyrgios (32) pasó la Navidad en la sala de emergencias de un hospital australiano por una picadura de araña, hoy nos enteramos de que va a representar a Nadal, Federer, Zverev y Del Potro entre otros.

El estresante calendario de 2019 ha hecho que numerosos jugadores intenten contar con los servicios de Kyrgios. La Laver cup fue uno de los puntos de encuentro entre todos los tenistas que demandaron la representación por el australiano.

Jack Sock comentó que jugar individuales y dobles desgasta mucho y que necesitaban un representante que exigiera más entretenimiento en el circuito. Nick Kyrgios aseguró que los tenistas iban a poder jugar escuchando música mientras juegan mediante bluetooth. Si los puntos son largos, entre punto y punto sonará una balada y algo de chill out para volver a la calma. En cambio, si los puntos son cortos, sonará un poco de “techno” para animar el partido.

Nick Kyrgios
Aegon Championships, Queen’s Club

“Convencer a Nadal fue lo más complicado”, aseguró Kyrgios. Tuve que llevarle unos cascos con forma de ensaimada para que se sintiera muy a gusto. Tras decirle que iba a escuchar entre punto y punto el himno del Real Madrid, aceptó mi representación.

Federer eligió también a Nick como representante. El australiano le convenció explicándole las ventajas de escuchar “trap” mientras golpeas de revés. “Es como si golpearas a cámara lenta”, le dijo Nick.

Kyrgios ha comentado que será el representante más valido del circuito, porque desde que le picó la araña, empatiza más con sus compañeros. Es importante satisfacer a todos los jugadores que cuenten con sus servicios y sobretodo hacerles sentir relajados.

FELIZ DÍA DE LOS INOCENTES

Síganme en @dieguikp y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com. Y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo; @sextoanillo y también en instagram:sextoanillo

Imagen obtenida de www.telegraph.co.uk

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *