Análisis Ciclismo

Movistar Team: una temporada salvada por el oro de Innsbruck

Como continuación al repaso de la temporada de los equipos World Tour que estamos haciendo desde Sexto Anillo, en esta ocasión toca hablar de Movistar Team.

Antes de emitir juicios de valor, acudiremos a la fría estadística de la temporada del único equipo español que milita en la máxima categoría del ciclismo internacional.

La temporada 2018 en números.

La temporada 2018 se ha cerrado con 27 victorias (Ver aquí)65 podios y el octavo puesto en el ranking World Tour.

Sin ser un número desdeñable, 2018 es el año que menos victorias consigue el equipo desde 2011 (año en el que Movistar se estrenó como equipo con 21 victorias). Tampoco ha sido su mejor temporada en cuanto al ranking UCI ya que, salvo en 2011 que acabó 13º, Movistar nunca se había bajado del Top 5 entre 2012 y 2017.

Siguiendo con los números de la temporada actual, observamos que las 27 victorias se han repartido entre 11 corredores de los 25 integrantes del Movistar Team.

Alejandro Valverde ha conseguido 14 de las 27 victorias, seguido por Richard Carapaz y Carlos Barbero con 3 triunfos cada uno. Este dato muestra la excepcional campaña del ciclista murciano y la escasa aportación del resto de figuras del equipo (Nairo Quintana y Mikel Landa).

Si atendemos a la calidad de las victorias, 12 han sido en pruebas  World Tour, destacando los dos triunfos absolutos de Valverde en el Tour de Abu Dhabi, la Volta a Catalunya, y la París Niza ganada por Marc Soler.

Si nos centramos en la actuación de Movistar en las tres grandes rondas por etapas, destacamos el triunfo de etapa en el Giro (Montevergine) de Richard Carapaz, el triunfo de etapa de Nairo Quintana en la etapa de Saint Lary del Tour, y las dos etapas ganadas por Valverde en la Vuelta (Caminito del Rey y Almadén).

En cuanto a la clasificación general, no se ha conseguido pisar el podio en ninguna de las tres grandes, hecho que no ocurría desde el primer año (2011) de Movistar como patrocinador del equipo.  Carapaz  4º en el Giro, Landa 7º en el Tour y Valverde 5º en la Vuelta han sido las mejores clasificaciones, lejos de las ambiciones iniciales del equipo de Eusebio Unzúe.

Valoración de la temporada 2018.

El año comenzaba con grandes expectativas con el fichaje de Mikel Landa como tercer líder del equipo, alternativa a Quintana de cara a presentar una doble candidatura al podio del Tour de Francia.

El inicio de la temporada fue excepcionalmente bueno, Alejandro Valverde confirmaba que había vuelto plenamente recuperado de la gravísima caída del prólogo del Tour, alimentando su palmarés con victorias absolutas en Comunitat Valenciana, Catalunya, y Abu Dhabi. A su vez, la perla del equipo , Marc Soler, se anotaba la París Niza. Landa se estrenaba con una etapa en la Tirreno Adriático, y Quintana parecía ir por buen camino de cara a su preparación para el Tour.

Fuente: movistarteam.com

El segundo trimestre del año comenzó con resultados discretos en las clásicas de las Ardenas, el segundo puesto de Valverde en el muro de Huy, fue el resultado más destacado, donde fue superado por Julian Alaphilippe con claridad.

La decisión de llevar el tridente de líderes al Tour de Francia (Quintana / Landa / Valverde), condicionaba al equipo de cara al Giro, donde se acudió con un bloque sin una figura. El excepcional rendimiento de Carapaz en el mes de mayo, con su victoria en Asturias, y su gran actuación en el Giro insuflaron optimismo en el equipo con una actuación por encima de lo esperado.

Se acercaba julio y el gran objetivo de la temporada, y tras unos resultados discretos en Dauphiné y Vuelta a Suiza, llegaron los campeonatos nacionales, donde por primera vez no venció un corredor de Movistar.  Gorka Izaguirre se impuso en la meta de Benicasim, en una carrera movida en la que Movistar no supo controlar la carrera ante equipos más débiles y menos numerosos. El éxodo de la clase media, con los hermanos Izaguirre, Herrada, y Jonathan Castroviejo ponían de manifiesto la debilidad de un equipo intratable en otras ediciones.

Y llegó el Tour de Francia, Movistar se presentaba con su tridente como una amenaza para el todopoderoso SKY. En la primera etapa una avería a poco más de 3 kilómetros hacía perder más de un minuto a Quintana. La temida etapa del pavé, salió con un gran resultado para los líderes del equipo a pesar de una caída que sufrió Landa que le mermaría más adelante en las etapas de los Alpes. Valverde se filtró en todas las fugas alpinas para intentar mermar al Sky, pero tanto Quintana como Landa cedieron un tiempo precioso ante Gerraint Thomas.

En los Pirineos mejoraron, con un gran triunfo de Quintana en Saint Lary, y un espectacular y lejano ataque de Landa en la etapa del Tourmalet, que fue finalmente reducido por Jumbo y Sky. Una caída de Nairo, y una pésima crono de Landa les relegaron al décimo y séptimo puestos respectivamente de la clasificación general.

El triunfo en la clasificación por equipos no compensó el decepcionante papel de los líderes de Movistar que en ningún momento estuvieron cerca del podio parisino.

Fuente: Movistarteam.com

La Vuelta se vislumbraba como reválida del Tour. Sin embargo, a primeros de agosto Landa sufrió una caída en la clásica donostiarra quedando KO para el resto de la temporada.

La ronda española, parecía una buena oportunidad para resarcirse del Tour. El equipo salió algo mermado con la baja de Landa, lo que hacía más claro el liderato en favor de Nairo Quintana. Empezaron bien la cosas para el equipo, con dos victorias de Valverde y un Landa bien colocado, dando sensación de poderío hasta la etapa de La Camperona.

Sin embargo, Nairo perdió fortaleza en las etapas asturianas, y terminó cediendo mucho tiempo en la crono de Torrelavega y en el Monte Oiz. De este modo Valverde, segundo en la general, asumía los galones del equipo telefónico. Andorra (Ver aquí ) terminó con las esperanzas de Valverde perdiendo tiempo en las dos etapas clave que sirvieron para consolidar el liderato de Simon Yates y confirmar a Enric Mas como la esperanza del ciclismo español en grandes rondas por etapas.

La temporada tocaba a su fin, y solamente quedaba un escenario para brillar: el mundial de Innsbruck. Una prueba de un día, distinta a todas las demás al correrse por selecciones nacionales y sin posibilidad de fallo.

Javier Mínguez acertó con una selección de corredores que trabajó con un solo objetivo: que su capitán llegara fresco al terrible muro de la última vuelta del circuito del Tirol. Finalmente Alejandro Valverde Belmonte, de 38 años de edad, no falló y la “última bala” que disparó salió certera hacia el oro de Innsbruck en un final memorable imponiendo su velocidad sobre Romain Bardet, Michael Woods y Tom Dumoulin, únicos supervivientes del muro Gramartboden, el infierno de Innsbruck.

Paradójicamente el triunfo más destacado de la temporada llegó en un escenario en el que Valverde estuvo sin compañeros de Movistar y sin ninguno de sus técnicos al volante. Este detalle debería servirle a Eusebio como reflexión de cara al futuro.

Fuente: movistarteam.com

Valverde salvó in extremis la temporada de Movistar, sus 14 triunfos así como el maillot arcoíris que lucirá en 2019 así lo atestiguan.

Temporada 2019.

Mucho tiene que mejorar el rendimiento de los dos líderes Mikel Landa y Nairo Quintana con respecto al año que está a punto de terminar.

En el caso del corredor alavés, una victoria de etapa en toda la temporada es un resultado claramente insuficiente para un corredor que reclama los galones de líder del equipo en el Tour de Francia. Esperemos que las lesiones y las caídas le respeten y veamos su verdadero potencial en 2019. Hasta la fecha sus dos actuaciones más notables (Giro 2015 y Tour 2017), han sido a la sombra de sus líderes, ha llegado el momento de demostrar que puede ser un líder fiable.

En cuanto al colombiano parece que sus mejores años han pasado, pero su rendimiento no puede decaer tanto como en 2018. Tiene condiciones para hacer mucho más en 2019.

A Alejandro Valverde  poco se le puede exigir, con 38 años portará el jersey arcoíris en todas las competiciones, y a buen seguro seguirá acumulando victorias en un palmarés que no deja de crecer.

Marc Soler y Richard Carapaz deben confirmar todo lo bueno que nos han adelantado a lo largo de 2018, y pueden ser una buena alternativa ante el fallo de sus líderes. Deben confirmar su progresión en 2019.

En cuanto al capítulo de fichajes, se ha confirmado la llegada de Carlos Verona, Lluis Mas, Eduard Prades y Jurgen Roelandts. Salen del equipo Nuno Vico, Víctor de la Parte y Dayer Quintana. El resto del bloque se mantiene, por lo que no se esperan grandes cambios en la estructura del equipo.

Los objetivos deberían ser similares ya que el potencial del equipo apenas sufre variaciones. Una vez que se desvele el recorrido de la Vuelta, se fijarán los calendarios de los líderes con el reparto de objetivos.

Esperemos que 2019 sea un año cargado de éxitos para el único equipo español que nos representa en la máxima categoría del ciclismo.

Síganme en @cicloencicloped y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *