El corazón del deporte

La lesión de la jornada: Leo Messi

Una semana más nos reunimos en esta sección denominada «La lesión de la jornada» para analizar aquel incidente más destacado del fin de semana deportivo.

Esta semana vamos a repasar lo acontecido el pasado sábado día 20 de octubre en el Camp Nou en el que su jugador franquicia, Leo Messi, cayó lesionado de cierta gravedad tras una mala caída que le lastimó el codo derecho.

Mecanismo de lesión

Corría el minuto 17 cuando Messi disputaba un balón dividido con un adversario sevillista que, empleando el cuerpo, derribó al jugador argentino provocando su caída y el mal apoyo con su brazo derecho.

Los gestos de dolor fueron inmediatos y la imagen no dejaba lugar a dudas. La hiperextensión sufrida por esa articulación había rebasado los límites anatómicos y fisiológicos normales y estábamos ante una lesión de codo inminente.

Messi en el momento de la caída.

En el mismo instante de producirse la lesión el equipo médico procedió a la inmovilización del miembro lesionado con una primera intención de que ingresara al terreno de juego, pero vistos los dolores y algún que otro mareo se decidió que el jugador argentino tomara el camino hacia los vestuarios.

Inmovilización inmediata.

Instantes después Leo abandonó el estadio y se sometió a diferentes pruebas diagnósticas que confirmaban el diagnóstico, «fractura de radio derecho, con un tiempo de baja aproximado de 3 semanas».

Siendo un poco más concretos y analizando el mecanismo de lesión podemos decir que con casi total seguridad la estructura afectada es la cabeza del radio, que es la zona más próxima a la articulación del codo y que el tipo de fractura es de grado 2 (rotura parcial) con un mínimo desplazamiento de unos 2 milímetros.

Afortunadamente se descartan alteraciones a nivel ligamentario por lo que se evitará el tratamiento quirúrgico.

Tratamiento

Ante una lesión traumática de este nivel en el que se sospecha en un primer instante que puede haber un daño oseo importante lo primero será inmovilizar correctamente la zona, pudiendo aplicar hielo local para mitigar el dolor más agudo.

Una vez confirmada la fractura y decidido el tratamiento conservador se procederá a la inmovilización a través de una férula de escayola que se irá revisando y sustituyendo por una más dinámica.

La fisioterapia será fundamental en la evolución de este tipo de lesiones.

Es importante no perder el tono muscular del miembro lesionado, por lo que realizar ejercicios de tonificación isométrica (contracción muscular sin movimiento) serán necesarios en esta primera fase.

Progresivamente podrán introducirse ejercicios de movilidad articular, tratamientos analgésicos y de tonificación muscular (con gomas y otros elementos de resistencia).

Finalmente podrá someterse al miembro dañado a fuerzas de mayor intensidad y desarrollar una buena readaptación para evitar recaídas cuando el jugador regrese a los terrenos de juego.

Plazo de recuperación

Según nos indican los servicios médicos del club, y teniendo en cuenta que se ha apostado por un tratamiento conservador el plazo de recuperación estará en torno a las 3 o 4 semanas.

Teniendo en cuenta el parón de selecciones lo más prudente podría ser planificar su vuelta para el 24 de noviembre ante el Atlético de Madrid, aunque en el entorno del club se rumorea que el jugador podría estar disponible para el 11 ante el Betis o incluso el 6 ante el Inter de Milán.

Habrá que esperar unas semanas para desvelar el misterio.

Síganme en @Ivan_Villanua y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Fuente de las imágenes: www.pinterest.es y Getty images.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *