Opinión Rugby

Geometría del rugby III: El círculo

No piensen que chocheo. Entiendo que pueda parecer una paradoja hablar del círculo cuando lo que nos incumbe es el mundo oval. Pero ciertamente la belleza de este deporte encierra en sí mismo un oxímoron: “lo circular en el oval”.

Podría referirme y reducir mi exposición a que el campo de rugby carece de círculo central, cosa que nos diferencia a golpe de vista del que muchos llaman el deporte rey. Quedarme en eso sería de una pobreza tal que no subsanaría ni una subida pactada del IPC en las pensiones.

El círculo está presente en muchos momentos de nuestro deporte, acompañando siempre, hermoso maridaje, de la palabra oral o silente.

Aparece en el calentamiento cuando las distintas sociedades dentro de un equipo buscan reforzar su estrategia y su pertenencia.

Aparece en el vestuario cuando el capitán, desde su enriquecedora y respetada autoridad, alienta la nobleza y el espíritu de lucha de los suyos.

Aparece al final del partido cuando todo el equipo, circulares y engarzados, recibe y participa en una reflexión bañada de autocrítica y humildad.

Y aparece de la manera más bella que uno puede soñar cuando sus teselas se arrodillan, y, cabeza baja, se encomiendan en gratitud a un Ser superior.

Porque el círculo en el rugby no tiene esquinas que hieren. Porque el círculo en el rugby no tiene rincones que acumulan roña y suciedad.

Porque el círculo en el rugby es la mesa perfecta que permite el encuentro, auténtico y sincero, entre tú y el otro.

Síganme en @elcidovalador y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *