Opinión Psicología Deportiva

Entrenar: modo Superhéroe on

El entrenador/a de fútbol, es considerado a nivel social, como una persona fuerte, recia, firme, todo un superhéroe. Una figura, capaz de soportar todo tipo de juicios y valoraciones sin sufrir ningún tipo de “rasguño”. Capacitado para controlar las situaciones más difíciles de presión y estrés.

Pero eso no es todo, además, le sobran fuerzas para ayudar a sus jugadores/as en situaciones adversas en el transcurso de la temporada (lesiones, desmotivación, malos resultados, falta de minutos…) como también, “arriman el hombro” y cooperan con el club al que pertenecen en todo lo posible.
Un personaje más próximo a la vida de los superhéroes que a la de una persona real.
Como afirmaba en una entrevista para “el periódico” el ex futbolista francés Thierry Henry: “¿Quién ayuda al tío que ayuda a todo el mundo? ” “¿Quién a veces dice al míster: oye míster todo bien en casa? ”
https://www.memedeportes.com/futbol/quien-ayuda-al-tio-que-ayuda-a-todo-el-mundo-henry

El entrenador/a de fútbol, el centro de las críticas
Es curioso, que mientras veo algún partido de futbol siempre escucho expresiones como estas: ¿Por qué hace ese cambio?, ¡este tío no tiene ni idea!, ¿Por qué saca ese once?, ¿no se da cuenta?… parece ser, que todo aquel que ve un partido de fútbol, está más preparado que aquella persona que está sentada en el banquillo dirigiendo. Todos somos más capaces, todos sabemos más, todos actuaríamos diferente.
El fútbol es un deporte en el que por desgracia “todos/as sabemos”. Quizás, tienes alguna duda sobre el básquet, incluso estas un poco pez sobre rugby, pero de fútbol nadie tiene más idea que tú.
Según todo indica, ser entrenador/a conlleva a ser criticado por “naturaleza”, por el mero hecho de elegir esa profesión. Incluso llegaría más allá afirmando que a nivel cultural hay como una aceptación a esta situación. Se oyen expresiones como: “es lo que tiene por ser entrenador/a”, “el entrenador/a está expuesta a la crítica”… esta aceptación me alarma verdaderamente, porque no todo vale. Estamos construyendo un código social deportivo destructivo, incoherente y lejos de la realidad del fútbol. Es obvio que los espectadores tenemos la libertad de opinar y poner en duda todo aquello que consideramos inapropiado. Pero cierto es, en mi opinión, que hay un alto porcentaje en el que las valoraciones están lejos de ser críticas constructivas, acercándose más a una maledicencia incoherente que a una crítica constructiva.

Críticas sí, pero no vale todo
El entrenador/a, es una persona formada y cualificada, tiene experiencia y va acompañada de un cuerpo técnico igual o mejor preparado que él/ella. Su objetivo es obtener el mayor rendimiento de sus jugadores, para conseguir las metas propuestas. Su éxito, va ligado directamente a los jugadores y al club al que pertenecen. Llegados hasta este punto, ¿Pensáis que ese grupo de personas, especializadas y preparadas, van a realizar de forma consciente algo que vaya en contra de sus jugadores? La respuesta es no.
Todo planteamiento, toda toma de decisión del cuerpo técnico, está elaborada, contrastada y reflexionada con el único fin de obtener el máximo rendimiento.
¿Cómo somos capaces de criticar planteamientos o decisiones deportivas, si no estamos día a día presentes en entrenamientos, concentraciones, dinámicas…?
¿Cómo podemos criticar un once, si no conocemos si el jugador que creíamos titular ha entrenado al mismo nivel que sus compañeros?
¿Cómo podemos criticar un planteamiento táctico, sin saber cómo combatir y neutralizar al rival de esa semana?
Podría seguir haciendo preguntas… no obstante, lanzaré la última. ¿Pensamos que por haber “visto mucho fútbol” (como argumentan muchas personas) o por haber practicado el deporte, se nos otorga el derecho legítimo de calumniar o difamar sobre profesionales especializados?
Se me haría raro ver como discutimos al médico/a sobre un diagnóstico o un tratamiento pautado…
Considero que la crítica desde el conocimiento y de forma constructiva nos ayudaría a conformar una cultura del deporte en general y en el fútbol en particular más rica y positiva; sabiendo valorar a aquellos/as profesionales y especialistas que intentan llevar a cabo su trabajo. La opinión, sin conocimiento, sin coherencia solo destruye.

La soledad del entrenador/a
A través de los medios de comunicación, observamos como los/as técnicos disponen de una especie de coraza que les protege ante toda “embestida”. Parece ser, que están “hechos de otra pasta” desfilan por los obstáculos y dificultades sin ni siquiera despeinarse. Sin embargo, la realidad es muy diferente. Hemos podido observar que se sufre de lo lindo. La caída de cabello de forma acelerada por el estrés, problemas de corazón encontrados en algunas ocasiones, son algunas de las consecuencias. También se sufren periodos de ansiedad, e incluso circunstancias en que las familias (hijos, mujeres…) han sido increpados, teniendo esta situación, efectos negativos en la salud física y psicológica en los entrenadores. Como vemos, estar en el centro del huracán tiene sus secuelas.
Ante todas las circunstancias negativas, se despierta en el entrenador/a como defensa, un aislamiento interno, un espacio de soledad en el que se reencuentra solo consigo mismo. Una dimensión dispuesta para la reflexión y el análisis de los acontecimientos. Momentos de reflexiones personales, donde levantarse del suelo o darse una palmadita en la espalda son necesarios si se quiere seguir con esta profesión. Cierto es, que esta “burbuja protectora” no es todopoderosa y no soluciona todos los problemas. La obtención de resultados y dinámicas positivas es clave para sobreponerse.
En ocasiones, si los resultados y las dinámicas positivas no se dan, los entrenadores se plantean momentos de descanso o elegir otros proyectos, para volver a desarrollar su trabajo de forma óptima y en un contexto positivo.

Todo lo argumentado anteriormente, pretende avivar la empatía a todos/as espectadores y aficionados al fútbol, que ven al entrenador como una figura de” fácil crítica”. Por el bien de nuestra cultura deportiva, debemos fomentar la prudencia, el análisis desde el conocimiento, la comprensión y sobretodo confianza y respeto de estos/as profesionales.

Imagen: lasellada.blogspot.com

Síganme en @daponmo y toda la información deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: @sextoanillo; facebook.com/sextoanillo y también en instagram: sextoanillo.

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *