Análisis Fútbol Sala

Modelo de juego ofensivo – Ataque posicional – Triángulos (Parte 1)

La semana pasada continuamos con los artículos relacionados con el modelo de juego ofensivo centrándonos en el trabajo de las dualidades. Hoy vamos a empezar una serie de varios artículos poniendo el foco en los triángulos ofensivos en el ataque posicional dentro de los sistemas 3-1 y 4-0.

Antes de todo, es importante recordar que nuestro modelo de juego ofensivo se basa en la metodología M.A.S (Metodología del Aprendizaje Simplificado) basado en fundamentos individuales (1-player), dualidades (2-players), triángulos ofensivos (3-players), procedimientos y reglas (4-players).

Empecemos definiendo que es un triángulo ofensivo. Podemos definirlo como:

El trabajo de una dualidad añadiendo un tercer jugador, obteniendo más variantes al juego. El proceso de toma de decisión es algo más complejo que en las dualidades ya que añadimos un tercer jugador provocando que hayan más factores a considerar.

En este artículo nos vamos a centrar en los triángulos ofensivos dentro del ataque posicional 3-1. Igualmente, podemos clasificar estos triángulos ofensivos en:

  1. Triángulos ofensivos en profundidad
  2. Triángulos ofensivos en amplitud

Si nos basamos en el ataque posicional 3-1, el trabajo de profundidad lo realiza la figura del pívot, por lo tanto, todos los triángulos ofensivos en profundidad son aquellos donde implicamos al pívot. Por el contrario, todos los triángulos ofensivos en amplitud son lo que pueden trabajar en la zona de creación alas y cierre.

Un concepto importantísimo dentro del ataque posicional 3-1 y que a veces los entrenadores tendemos a no explicar a los jugadores son las 3 diferentes posiciones del pívot. Podemos definir estas posiciones como:

  • Pívot centrado: pívot trabaja en el eje central imaginario del campo, generando espacios laterales para el trabajo de 1×1, dualidades en banda o cortes al espacio generado en banda.

  • Pívot semi-centrado: pívot trabaja posicionado en el centro de uno de los lados (recomendamos en lado de pierna dominante) potenciando ese espacio para trabajar conexiones con el pívot o bien generando el espacio en el otro lado para cualquier situación de 1×1 o dualidades en banda.

  • Pívot en banda o falso pívot: pívot trabaja pegado en banda, participando en la creación del juego y generando espacios interiores para el trabajo de cortes.

Otro concepto muy importante relacionado con la situación del pívot y los triángulos ofensivos, en el sistema de ataque posicional 3-1, es la acción directa e indirecta. Esta acción hace referencia a cómo atacamos el balón o el espacio una vez conectamos con el pívot. Veamos esto con un ejemplo muy común (generamos una dualidad pantalla en banda y tras conducción hacia el centro ala conecta con pívot):

El movimiento directo es aquel movimiento que hace el jugador para atacar el balón, por el contrario, el movimiento indirecto es aquel movimiento que hace el jugador para atacar el espacio (partiendo ambos movimientos de un punto de referencia que es el balón con el pívot).

Con este concepto unido a las 3 posiciones posibles del pívot se pueden trabajar multitud de variantes de acciones directas e indirectas, lo más importante como siempre es que el jugador entienda el concepto de “atacar el balón o atacar el espacio”.

Empecemos pues ahora a hablar de los diferentes triángulos ofensivos que podemos trabajar en amplitud y profundidad en el ataque posicional 3-1. Los he querido simplificar en:

  • Triángulos entre líneas (amplitud y juego interior): son todas aquellas acciones de juego entre líneas que podemos hacer entre alas, cierre y pívot, mediante cortes con o sin balón.

  • Conexiones con el pívot: son todos aquellos movimientos que podemos hacer entre ala-cierre-pivot. Estos movimientos están muy relacionados con las acciones directas e indirectas que hemos comentado anteriormente.

Las acciones de conexión con pívot están también muy relacionadas con los mecanismos de finalización que explicamos en un artículo anterior y que puedes refrescar clicando aquí.

  • Movimientos de amplitud: están muy relacionados con los procedimientos tácticos patrón giro y patrón circular. Principalmente se usan para generar pasillos interiores y exteriores para conectar con el pívot.

  • Sobrecargas en creación: son movimientos tácticos para generar una acumulación de jugadores en línea de pase y generar dudas defensivas en los cambios frente a los posibles cortes ofensivos.

Podemos crear sobrecargas con el pívot en banda (imagen 1) o bien con el pívot semi-centrado (imagen 2). En ambas acciones el objetivo es generar un espacio y atacarlo.

Hoy hemos visto varios triángulos ofensivos y conceptos tácticos interesantes dentro del modelo de juego ofensivo en un ataque posicional 3-1, la semana que viene seguiremos con estos triángulos ofensivos dentro del ataque posicional 4-0.

¿Te animas a seguirnos?

Seguidme en @Treblasab (Twitter) o en LinkedIn (linkedin.com/in/albertsabatearmengol) y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *