Bádminton Crónica Más Deporte

Carolina cuarta de Europa y primera de Huelva

Día importante para la onubense Carolina Marín, la española llevaba una semana nerviosa y se le notaba en la pista, en cuartos (crónica) y en semifinales (crónica) el primer set los superó con problemas. Pero hoy era un día especial, su gente, sus paisanos, esperaban que revalidase título delante de ellos y volviese a ganar un Campeonato de Europa que precisamente se ha celebrado en Huelva, pero era una final y la misión no era fácil, enfrente tenía a la rusa Kosetskaya. (fotogalería)

Tras finalizar el partido de dobles femeninos y antes de que comenzase la final individual femenina, el público pudo disfrutar de un baile-espectáculo en el que se aunaba ritmo y humor.

Ya en la entrada de las jugadoras se notaba que era diferente, se trataba de una final, y no lo salieron por donde habitualmente, la organización había preparado algo especial para ella y su rival.

De esta manera entró Carolina al campo, ovacionada por todos los suyos. Fuente: @KarlLyon4

Otro cambio, esta vez no de la organización, sino puede que fuese por superstición o por perder en el sorteo, pero Carol, que había empezado en los dos últimos encuentros en el lado oeste, esta vez lo hizo en el lado este, donde la afición está más cerca y se siente el calor y el cariño de una forma más cercana.

Tal vez eso fuese lo que necesitaba para superar esos nervios iniciales que la agarrotaron en otros partidos, y parece ser que funcionó, enseguida se puso por delante, 4 a 0 para ser más exactos, y aunque su rival consiguió acercarse hasta el 6 a 5, Carolina no se inmutó, puso la directa y de nuevo logró un parcial de 5 a 0 que le encarrilaba el set. Con el camino allanado, la española se dirigió directamente a poner fin, y lo consiguió con un 21 a 15.

El segundo tuvo todavía menos historia, la onubense, como suele hacer en las segundas mangas, salió con fuerza, con agresividad, con la directa puesta, su oponente no podía hacer nada, era una Carolina desenfrenada, y cuando Kosetskaya se quiso dar cuenta, ya perdía por 7 a 1, diferencia insalvable para cualquiera y aún más si enfrente tienes a la mejor europea de los últimos años y si a esto le sumas que esta juega en casa da como resultado la fórmula perfecta para la victora española. Sólo restaba saber por cuánto ganaría, y lo hizo por 21 a 7, poniendo así fin al partido más corto de los últimos tres que ha disputado, 35 minutos duró un encuentro que terminó con una Carolina arrodillada celebrando el volante estrellado en la red por su rival y que la proclamaba, por cuarta vez, campeona de Europa.

La nueva campeona rompió a llorar, unas lágrimas en las que libera tensión, mostraba su alegría y su agradecimiento a su gente, a esa que la ha apoyado desde el principio hasta el final, alentándola en los buenos momentos y aún más en los pequeños baches que ha sufrido. El comportamiento de la afición ha sido ejemplar, animando sólo a su jugadora y respetando a la rival, momento ejemplar empañado cuando se silbó a la presidenta de Andalucía, pero eso ya no era por deporte y el público supo cambiar los pitos por aplausos cuando Susana Díaz le puso la medalla a Carolina.

Síganme en @KarlLyon4 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, en nuestro Instagram: sextoanillo. Entérate de todas las noticias de raquetas en @Raqueta_6A

Fuente de las fotos: @KarlLyon4 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *