ATP Crónica Tenis

Nadie puede con el “rey de Mónaco”

Rafa Nadal, el “Rey de Mónaco”  pasa por encima de Grigor Dimitrov (6-4/6-1) y luchará mañana por conseguir su undécimo título en Montecarlo.

Rafael Nadal y Grigor Dimitrov salían a la pista central de Mónaco para medirse en cara a cara por duodécima vez. Las once veces anteriores habían dejado un bagaje de diez victorias para el manacorí por tan solo un triunfo del búlgaro. Dimitrov, que venía de hacer su mejor partido el viernes ante David Goffin quería borrar esa estadística y así situarse en la final del máster mil. Pero enfrente no estaba un jugador cualquiera. Delante tenía al coloso de la tierra batida, al rey de Montecarlo, lugar donde ya ha cosechado diez títulos. Nadal saltaba al partido con toda la intensidad que se puede esperar de un superdotado del deporte como él (primeros 15 minutos y el español ya mandaba por 3-0).

Tras un inicio titubeante, Dimitrov se puso el mono de trabajo para acompañar a su extraordinaria calidad tenística. El número cinco del mundo pareció dar en esos juegos con el punto débil de Rafa: la zona del revés. El búlgaro comenzó a apretar por esa zona haciendo golpear al balear muy incómodo debido a la altura de las bolas de su oponente.

Después esa enorme reacción, Dimitrov igualaba el marcador 3-3 mientras se animaba a si mismo para no bajar la guardia. Al otro lado de la red Nadal permanecía serio, un tanto enfadado con los errores no forzados que había cometido que permitieron entrar a su rival en el encuentro.

Los siguientes juegos acabaron siendo una transición en la que el español ganaba con amplia superioridad sus juegos mientras que Dimitrov sufría algo más (cuatro bolas de break salvadas). Llegamos al final del set y todo estaba por decidir. Un momento clave que pasó factura al quinto clasificado de la ATP. El brazo le tembló y cometió dos dobles faltas que ponían en bandeja el set a Nadal. Finalmente 6-4 en el primer parcial tras más de una hora de lucha encarnizada. El partido prometía irse largo y muchas más emociones.

El hundimiento de Dimitrov

Pero nada más lejos de la realidad. Dimitrov acusó la estocada más de lo esperado y se hundió desde el inicio del segundo set, perdiendo en dos ocasiones su saque y sin luchar a penas al resto. Nadal, como si de un tiburón se tratara, olió la sangre de su rival herido y fue a por él para arrasarlo con su sólido juego ofensivo y defensivo.

El partido acababa con un resultado de 6-4/6-1 y con un Rafael Nadal que ya ha despejado todas las dudas que había sobre él y su mal inicio de año, después de destrozar a todos los contrincantes que se le han puesto delante esta semana. El español disputará mañana su duodécima final en el Principado donde solo ha perdido una: en 2013 ante Novak Djokovic. Enfrente tendrá al ganador de la otra semifinal que la juegan Zverev y Nishikori.

Síganme en @Jcalonso7 ‏ y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo y en twitter: @sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *