Golf

Rahm gana el Open y una afición entregada pide más golf

Puede resultar algo injusto para un golfista de la talla de Jon Rahm, ganar el Open de España y tener que compartir protagonismo con el público, pero es algo inevitable con una asistencia tan multitudinaria

Injusto, porque la noticia es que Rahm ha ganado el Open, eso es indiscutible, pero la inaudita gran afluencia de público casi consigue arrebatarle todas las portadas. En mi opinión, no sólo no es así, sino que las casi 48.000 personas que asistieron a presenciar el Open de España, han conseguido hacer de su victoria algo mucho más grande.

Rahm, con su enorme talento y su forma de ser, tiene mucha culpa de lo que ha sucedido en el Centro Nacional de Golf durante estos días. El golfista vasco afirmaba en la jornada previa del Open, con esa convicción que constituye su sello de identidad, que “venía a ganar”, y lo dijo, lo cumplió y ganó el torneo. Y son deportistas así los que crean afición.

Su victoria se desarrolló durante una última jornada que resultó apasionante. Jon Rahm se disputó la victoria en un mano a mano sin tregua con un enorme Nacho Elvira. Ambos arrancaron con fuerza, un eagle en el 5 de Elvira y sendos birdies en los hoyos 13 y 14 le colocaban por delante en varias ocasiones. En el 17, una bola al agua, dejó al jugador cántabro sin opciones ante un Rahm que no falló.

Aunque niños y mayores estamos rendidos ante Rahm, no podemos olvidarnos del resto de jugadores españoles. Una Armada Española  que con su buen juego también está creando afición. Los gritos y aplausos a Rafael Cabrera-Bello, Gonzalo Fernández-Castaño, Pablo Larrazábal (-12) Jorge Campillo (-15), Sebastián García (-7), Pedro Oriol (-9), Samuel del Val (-9) o Pep Anglés (-8), entre otros, ponían la piel de gallina.

Yo, que también soy del Atleti como Jon, pero del de Madrid, sé lo que es una afición entregada, y unas gradas que rugen. Los jugadores y el público sentimos lo mismo que si de un partido de fútbol en un gran estadio se tratase. Fue inaudito y apasionante. Todos hicimos lo que teníamos que hacer, la organización, impecable, los jugadores puntuales a la cita desplegaron su mejor juego, la afición entregada, hasta el tiempo acompañó. Todo fue perfecto.

Algo muy grande compartimos ayer todos los que estuvimos sentados alrededor de los greens, y en los tees de salida. Sólo hay que ver las imágenes, la cantidad de niños y niñas que había, para darse cuenta de que algo ha cambiado. Reivindicamos con orgullo nuestra afición por el golf y ya no aceptamos excusas.

Los gritos desde el rough lo dicen todo: ¡queremos más golf y lo queremos ahora!

Síganme en @laurapajaro y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales :facebook.com/sextoanillo y en twitter :@sextoanillo y también en instagram :sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *