Football Americano NFL Reportajes

Draft 2018 ¿Quarterback class 2.0?

La postemporada de la NFL es un largo periodo de tiempo durante el cual los seguidores de fútbol americano añoran las recepciones, carreras, placajes y los Touchdowns de su equipo cada domingo. Las franquicias utilizan este periodo para realizar balance de la temporada, analizar las fortalezas y debilidades de sus plantillas con el objetivo de encontrar al jugador o jugadores que les permita dar un salto de calidad.  El punto álgido de dicho periodo y dicha búsqueda es el draft NFL en el cual, las franquicias, en orden inversamente proporcional al resultado de la temporada anterior, pueden elegir los mejores jugadores universitarios de fútbol americano para incorporarlos a sus plantillas.

El draft de 2018 va a celebrarse del 26 al 28 de abril en el AT&T Stadium en Arlington, Texas y está despertando una gran expectación , no por ser el primero que se celebra en un estadio NFL (el estadio de los Dallas Cowboys) , ni por ser el primero que se realiza en Texas , sino porque, muchos analistas y personal especializado están pronosticando que se van a elegir cinco quarterbacks en primera ronda ( como ocurrió en 1999) y alguno se atreve incluso a sugerir que pueden ser hasta seis el número de quarterbacks elegidos en la primera ronda del draft de 2018 ,lo que nos lleva irremediablemente a rememorar el magnífico draft de 1983 , también conocido como the quarterback class ( la clase de los quarterbacks) puesto que, hasta la fecha, es el único draft en el que se eligieron seis quarterbacks en dicha primera ronda,  lo cual no dejaría de ser meramente anecdótico si no fuera porque tres se encuentran en el Hall of fame, se convirtieron en absolutas estrellas de la Liga y cambiaron el rumbo de las franquicias en las que jugaron

Curiosidades del destino hacen que treinta y cinco años después esas mismas franquicias (a las que se les suma alguna más) todavía anden buscando herederos a esos quarterbacks que eligieron en 1983 y al parecer se han dado cuenta que este es el año en que dicha historia puede repetirse.

¿Los Quarterbacks de futuro?

Los quarterbacks que están generando tanto interés mediático son:

Josh Rosen, quarterback de la universidad de UCLA, se le apoda Chosen Rosen (Elegido Rosen) del que se valora mucho su gran trabajo de pies, su precisión lanzando y al que muchos analistas consideran el más preparado para dar el salto a la NFL.

Sam Darnold, quarterback de USC, lanza con mucha anticipación, ha jugado dos temporadas en College y aunque ha sido algo irregular a lo largo de su última temporada se le augura mucha mejoría y una gran carrera en NFL.

Baker Mayfield, quarterback de Oklahoma, pequeño para la estatura prototípica de un quarterback NFL, ganador del Heishman 2017, todo garra y pundonor, en ocasiones sus reacciones le han jugado alguna mala pasada, comete pocos turnovers.

Josh Allen, quarterback de Wyoming, potencia de brazo desbordante, muy bueno físicamente, los analistas opinan que tiene un techo muy alto, aunque probablemente no esté preparado para ser titular desde el primer día en la NFL y le vendría bien aprender de un quarterback con experiencia.

Lamar Jackson, quarterback de Louisville, dual-threat quarterback, un peligro por tierra y aire, muy dinámico y al que se compara con Michael Vick, aunque uno de los más infravalorados de este grupo por la opinión pública.

Y, por último, el quarterback que según los analistas debería salir elegido en segunda ronda, pero que ante esta locura por encontrar al quarterback franquicia podría hacer a algún equipo gastar una primera ronda en él, Mason Rudolph, quarterback de Oklahoma State, grandes números en sus años universitarios, con buen ratio TD/INT y paciente a la hora de lanzar.

La euforia por parte del público general y el personal especializado es alta, muchas franquicias ven en estos quarterbacks a los jugadores sobre los que edificar un equipo ganador que opte a luchar por títulos, sin embargo, si repasamos la historia de la NFL y tomamos como ejemplo el draft de 1983, nos percatamos de que no siempre se cumplen dichas expectativas.

El Draft de 1983

En aquel draft celebrado también el 26 y 27 de abril de 1983 los Baltimore Colts eligieron con el número uno del draft a John Elway, siendo posteriormente traspasado, puesto que no quería jugar en los Colts, a los Denver Broncos donde tuvo una carrera brillante desde 1983 hasta 1998, consiguió dos anillos de campeón de la Superbowl, siendo MVP de la Superbowl XXXIII. Es miembro del salón de la fama y General manager de los Broncos desde 2011 hasta la actualidad.

El siguiente quarterback elegido de aquella promoción de 1983 fue Todd Blackledge. Con la séptima elección de aquel año los Kansas City Chiefs decidieron apostar por Todd en un movimiento que el tiempo ha demostrado fue completamente erróneo, de hecho, los Chiefs no habían vuelto a elegir un quarterback en primera ronda del draft hasta el año 2017 donde seleccionaron a Patrick Mahomes. Todd Blackledge tuvo una carrera corta, sus estadísticas en la liga definen su vida deportiva (5286 yds, 29 TD, 38 INT). En la actualidad está alejado del fútbol americano y es entrenador de baloncesto.

El tercer quarterback elegido en el draft de 1983 fue Jim Kelly, los Buffalo Bills lo eligieron en el puesto número 14. Kelly jugó sus dos primeras temporadas en la USFL en los Houston Gamblers y en 1986 inició su carrera en Buffalo convirtiéndolos en uno de los mejores equipos de principios de la década de los 90, alcanzando la Superbowl cuatro años seguidos (1990-1994) sin conseguir no obstante un título de Campeones. Kelly tuvo una excepcional carrera en Buffalo, y es también miembro del Hall of fame.

Los New England Patriots fueron la siguiente franquicia que escogió un quarterback en 1983 y con el número 15 eligieron a Tony Eason. Eason fue desde el principio un QB irregular, alternaba buenas actuaciones con errores serios, sus primeros años fueron los mejores de su carrera deportiva y llevó a los Patriots a la Superbowl XX de 1986 (la primera en la historia de la franquicia) donde cayeron derrotados frente a los Chicago Bears por 46-10, en aquella final Eason jugó estadísticamente uno de los peores partidos que se recuerdan de un quarterback en una Superbowl y fue sustituido por Steve Grogan. Eason no llegó nunca a establecerse como un quarterback titular e indiscutible en la NFL.

Otro equipo de la AFC east, Los New York Jets seleccionaron a Ken O’Brien en el puesto 24 de aquel draft. Ken fue el quarterback titular de los Jets en los que jugó de manera continuada y con un nivel aceptable desde 1983 hasta 1992.

El último quarterback en salir elegido en aquella excepcional primera ronda del draft de 1983 fue Dan Marino con el pick 27 por los Miami Dolphins. Marino triunfó desde el inicio de su carrera deportiva, rompió innumerables récords de yardas de pase y Touchdowns en unos años donde predominaba el juego de carrera, fue MVP de la NFL y guió a los Dolphins a la Superbowl XIX que perdieron frente a los San Francisco 49ers de Joe Montana. Es el tercer quarterback de esta promoción de 1983 que es miembro del Hall of fame.

CONCLUSIÓN

El draft de 2018 es por tanto uno de los que ha generado mayor interés de los últimos años, la posibilidad de incorporar a un jugador que pueda desarrollar una carrera como la de Elway, Kelly o Marino es muy tentadora para los equipos, aunque hay que asumir el riesgo de que alguno de los elegidos pueda desarrollar una carrera similar a la de Todd Blackledge por ejemplo. Únicamente el paso del tiempo podrá responder si el draft del 2018 será recordado como the quarterback class 2.0.

Foto vía: http://proplayerinsiders.com/wp-content/uploads/2013/04/history19831.png

@HugoManero1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *