Balonmano Balonmano Masculino Internacional masc Opinión

El señor Wenta

Allá por 1989 aterrizaba en Irún un jugador polaco, de 28 años proveniente del Wybreze Gdansk, para más señas llamado Bogdan Wenta. Tras los aciertos en los fichajes de Lubjomir Obradovic (primer extranjero en la historia del club) y Caslav Grubic conseguidos por Elgorriaga Bidasoa, de la mano de Juantxo Villarreal, tocaba reforzar la plantilla y se fijaron en aquel central, con un fuerte carácter, goleador pero también organizador, figura que era necesaria en el equipo y que complementaba muy bien con otro de los fichajes realizados, el islandés Alfred Gislasson.

Tras 11 años en su club de origen, Bogdan Wenta decidió coger las maletas y presentarse en Irún, para incorporarse a uno de los equipos, por aquel entonces “golosos” y con aspiraciones en una de las ligas más importantes del continente. Ya con su club de procedencia había llegado a la final de la Copa de Europa en dos ocasiones, pero sin poder saborear las mieles del triunfo, pues tanto la recordada Metaloplastika Sabac como el SKA Minsk se lo impidieron. Nada más aterrizar en la ciudad fronteriza, se instaló en Hondarribia, exactamente en Itsasargi Kalea, justo enfrente del actual Colegio Ama Guadalupekoa, donde todos los días cogía su Mercedes 50 de color marrón para acudir a los entrenamientos en Artaleku. El polaco pronto caló en la afición bidasotarra, entre otras cosas por sus grandes dotes técnicas y organizativas, así como goleadoras. Como decíamos al principio, jugador de gran carácter, ganador nato, en su haber una Copa del Rey, una Copa Asobal y fue subcampeón de la Recopa. Tras 4 temporadas en Irún, el FC Barcelona se fijó en él y consiguió sus servicios. En la ciudad condal Wenta permaneció dos temporadas en las que levantó dos Copas del Rey, una Copa Asobal, una Supercopa y la Recopa de Europa, antes de enrolarse en el equipo alemán del TuS Nettelstedt. Bogdan Wenta se nacionalizó alemán y disputó con la Mannschaft 50 partidos internacionales, llegando a alcanzar en 1998 el bronce europeo.

Su carrera deportiva como jugador finalizó en otro equipo alemán, el SG Flensburg-Handewitt, en el que además, ya con 44 años, fue segundo entrenador del equipo fronterizo. Posteriormente recaló en el banquillo de uno de los entonces grandes de Europa, el SC Magdeburg de Stefan Kretzschmar, donde se alzó con la Copa EHF.

Compaginando su labor en la ciudad germana, tuvo la oportunidad de dirigir la selección de su país llevando a sus compatriotas a la plata del Mundial de 2007, máxima presea conseguida por Polonia en su historia, así como el bronce en el de 2009. En 2008 y hasta 2014 dirigió al KS Vive Targi Kielce de su país natal.

Jugador con una visión de juego excepcional, elegante, que se adaptaba a cualquier puesto de la primera línea, con una calidad tremenda, incluso a nivel defensivo donde en más de una ocasión su “excesiva” dureza, al límite del Reglamento, le ocasionaba no pocos problemas con sus rivales.

En la actualidad es Diputado en el Parlamento Europeo desde 2014.

Síganme en @jokinelizari, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo

Toda la información sobre balonmano en @Balonmano_SA y en Instagram: Balonmano_SA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *