AFC AFC Norte Análisis Football Americano NFL

Baltimore Ravens – Cuando un mal ataque lastra a todo el conjunto

Baltimore Ravens cierran un año en el que el infructuoso ataque y una plaga bárbara de lesiones han dejado un mal sabor de boca, incluso quedándose a las puertas de pasar a playoffs.

En Baltimore se lleva intentando varios años equilibrar su parte ofensiva en contraposición a su siempre potente defensa, apostando por un juego más aéreo e intentando dar armas a Joe Flacco para que se cambie esa fama de equipo ultra defensivo.

Pero es que si hay algo que se puede decir que no funciona en los Ravens es eso, su ataque, y ni siquiera el baile de coordinadores ofensivos ha podido remediarlo. A un cuerpo escaso de receptores se le sumó la retirada de Steve Smith Sr., a quien parecían haber suplido con el fichaje de Jeremy Maclin, pero éste no ha dado los resultados deseados y se queda con la impresión de ser mas un parche temporal que un cambio generacional.

Pero no nos engañemos, el único receptor que ha brillado con luz propia este año ha sido Mike Wallace, que con sus 748 yardas esta temporada no ha tardado en encontrar nueva casa en Philadelphia. El resto es un páramo, solo hay que ver que el segundo jugador en yardas de recepción ha sido el TE Benjamin Watson, quien también se marchará a Nueva Orleans. También se sigue esperando el despegue de la eterna promesa Breshad Perriman, que con sus 77 yardas de recepción este año, algo realmente ridículo, no se le augura un futuro prometedor en la franquicia.

Pero no todo es culpa de Joe Flacco, como bien apunta parte de la fanaticada y medios de Baltimore. Flacco está claro que no ha sido ese QB elite que se esperaba de él cuando firmó su contrato en 2013 tras ganar el anillo, y ha demostrado ser no más que cumplidor.

Yo pongo el ojo sobre todo en una línea ofensiva que ni por asomo ha estado a la altura de las circunstancias, teniendo a su QB en vilo snap tras snap. Si de verdad Ozzie Newsome quiere darle un vuelco a este ataque tendrá que empezar por ahí. Flacco quizá no sea el QB que se desea, pero tras una línea que le proteja, puede rendir a la altura que merece el equipo.

En la parte de la defensa nada que replicar, han cumplido sobradamente con lo que se les presuponía. El front seven sigue a un nivel envidiable, incluso para jugadores ya bastante veteranos como Terrell Suggs y otros más jóvenes como C.J. Mosley sigue forjando un futuro prometedor en el equipo.

La secundaria, que venía siendo el talón de Aquiles de la defensa, ha sido reforzada de una manera magnifica. La venida del Safety Eric Weddle ha sido toda una sorpresa que, junto a los cornerbacks como Jimmy Smith o Marlon Humphrey, han completado una sección realmente competitiva.

TEMPORADA REGULAR

Se podría mirar con optimismo y decir que el año para Baltimore no ha sido malo del todo, optaron por meterse en playoffs hasta el ultimo partido y han quedado segundos en una división tan peleado como la norte.

Pero es que no puedo, el hecho de haber dejado en el camino partidos claves les hizo llegar a la recta final de temporada con todo por jugar cuando podrían haber estado clasificados jornadas antes.

Y no hablo de la paliza que recibieron en Londres frente a Jaguars, que ha todos nos pilló con el pie cambiado, esa derrota era perfectamente asumible. Ni siquiera las dos derrotas ante Steelers, los de Pittsburgh han sido superiores todo el año y su victoria en la división ha sido más que merecida. Me refiero a el haber dejado escapar partidos como el de Bears en casa o su visita a Titans, ambos partidos perdidos por 3 puntos de diferencia.

Esas dos victorias no les hubieran hecho llegar a tres partidos del final de temporada jugándose el boleto de wild card con Bills y Chargers. A pesar de tener en principio el calendario mas sencillo, derrotan sin problemas a Browns y Colts para en el último ante Bengals, en la ultima jugada del partido, se escape un pase de Dalton y den la satisfacción a un rival divisional de dejarlos fuera de postemporada.

OFFSEASON

Ante las marchas de Wallace y Watson como ya hemos dicho, además el equipo no ha renovado a Maclin. En su lugar ha decidido apostar por Michael Cabtree, venido desde Oakland, como el mayor movimiento que han hecho en la agencia libre, además de algunas renovaciones de turno.

También han fichado por un año a Robert Griffinn III. Ni de lejos se pretende sustituir a Flacco, pero si tener un backup en caso de necesidad de algo mas de calidad de lo que ya se tiene.

Para el draft, como bien indica nfl.com y nuestro compañero Ramon Rodríguez en su Mock Draft, la primera necesidad es OL y a nadie extrañaría que eligieran a Mike McGlinchey o Connor Williams.

Lo que también se rumorea en los medios de Baltimore es si ficharán a un QB, ya en rondas más bajas, para formarlo a la sombra de Flacco y poder tener el puesto cubierto de cara a un futuro próximo.

(Fotos: Baltimoreravens.com)

David Armero.

Síganme en @david_armero y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *