Boxeo Crónica

Joshua se corona

Desde la primera silla de ring, hemos contemplado la unificación de las coronas de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), de la Organización Internacional de Boxeo (OIB), de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de Organización Mundial de Boxeo (OMB) de los pesos pesados. Las tres primeras las ponía en juego el británico Anthony Joshua y la última el neozelandés Joseph Parker. Ambos llegaban con registros inmaculados antes del reto, Joshua con 20-0 (20) y Parker con un 24-0 (18).

El Millenium Stadium de Cardiff estaba abarrotado con 75.000 almas que esperaban a ambos campeones. El ambiente fue espectacular. Las presentaciones de ambos púgiles un auténtico show acorde a lo que había en juego. Así comenzó el combate con un Joshua dominando el centro del ring. Manejaba el jab de manera certera y golpeaba a Parker en la parte inferior, lo que hacía que en los primeros asaltos puntuara con facilidad. La mayor envergadura del británico hacia imposible a Parker conectar con claridad combinación alguna.

En el quinto asalto el neozelandés arrancó con más brío, y pudo alcanzar ligeramente a Joshua que seguía tan campante en el centro del cuadrilátero controlando la distancia con el jab de izquierda. En los dos siguientes asaltos Parker lo intentó, pero con poco éxito, si bien es cierto que fueron sus tres mejores asaltos.

A partir del octavo asalto, Joshua controló la pelea sin arriesgar prácticamente nada. Le conectó un par de uppercut en el décimo y en el último asalto que remataron una faena un tanto descafeinada teniendo en cuenta a lo que nos tenía acostumbrados el Británico en sus últimas actuaciones. Las cartulinas de los jueces lo atestiguan con un doble 118-110, y un 119-109, que dieron vencedor por decisión unánime a Anthony Joshua.

Fue el primer combate que Anthony Joshua no acabó antes del límite, lo que demuestra que también tiene la capacidad de controlar una pelea completa y de no ponerse nervioso para terminar antes del límite. Parker, en cambio, se dio cuenta muy pronto que no podía vencer a su rival y se dedicó a temporizar para evitar acabar en la lona como uno más y ser el primero que le aguanta hasta el final en el ring a Joshua.

Al terminar Joshua desafió a Deontay Wilder para realizar la batalla que todo el mundo del boxeo quiere que se celebre y que podría suponer la unificación de todos los títulos de los pesos pesados. El americano, que esta semana no ha estado afortunado en sus declaraciones diciendo que quiere un cuerpo en el ring, no tiene intención de rehuir la pelea, por lo que podría haber duelo de gigantes dentro del cuadrilátero.

(Fuente Fotografía: Sky Sports)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *