AFC AFC-Oeste Análisis Football Americano NFL

Kansas City Chiefs-Sin fe no hay paraíso

Turno de análisis para los Kansas City Chiefs de la AFC Oeste. Un equipo que prometía aspirar a todo desde el inicio, pero que no confío en sus posibilidades cuando le llegó el momento, los temidos playoffs.

Como describir algo tan ansiado como lo son los playoffs, como un elemento a temer por parte de un equipo. Pues este es el sino de los Chiefs y su ya leyenda negra en esta parte fundamental de la NFL.

El equipo comenzó lanzando un mensaje contundente, victoria incontestable en Foxborough, ante el entonces vigente campeón, New England Patriots. Los Chiefs empezaron a deslumbrar desde entonces, Kareem Hunt demostró que había venido para quedarse, como después confirmaría.

Kareem Hunt ha demostrado mucha calidad pero sobre todo, personalidad, llega para quedarse. Foto: chiefs.com

Alex Smith consolidó su titularidad, puesta en duda ante la sombra del rookie drafteado por los Chiefs, Patrick Mahomes. Y es que el equipo era un verdadero cañón en ataque.

Por tierra, un Kareem Hunt imparable, el rookie ha acabado con el mejor registro de yardas recorridas en su debut en la NFL, 1327 con 4.9 de promedio y ocho anotaciones.

Por aire, el ala abierta Tyreek Hill y el ala cerrada Travis Kelce, fueron unos socios inmejorables para Alex Smith, con 1183 y 1038 yardas de recepción respectivamente para ambos.

Y es que los Chiefs acabaron el año como el quinto equipo en yardas conseguidas en ataque, 6007, ni más ni menos, unos números de un potencial equipo aspirante al título.

Sin embargo, el bache de mitad de temporada, empezó a sembrar un mar de dudas. Tras un inicio con un registro de 5-0 a favor, los Chiefs encadenaron 6 derrotas en las 7 semanas posteriores.

Al punto de ver comprometido un pase a playoffs que se daba por sentado en las primeras semanas, por los resultados y más aún por las sensaciones que daba el equipo de solidez.

Pero esa solidez pasó a ser fragilidad, el ataque comenzó a perder el rumbo. Los rivales habían encontrado una forma de neutralizar mejor a Hunt, y el equipo no reaccionaba con alternativas de playbook que lo volvieran a favorecer.

Y en este punto es donde nos ocupamos de la defensa del equipo. Los ataques pueden tener baches, los rivales se acostumbran a tus puntos fuertes y si no tienes una poderosa variedad acaban por limitarte.

Esta acción se repitió en numerosas ocasiones, muchas con éxito, pero demasiadas como para no preveerla. Foto: chiefs.com

Es en esos momentos es donde todo gran equipo puede verse salvado por su defensa, y no fue el caso. Si bien los Chiefs han destacado por su consistencia en este aspecto y su plantilla deja claro el porqué, este año no ha podido ser el punto de apoyo en momentos difíciles.

A los números me remito, los Chiefs fueron 15º en cuanto a puntos encajados por partido, una posición ni mala, ni buena, discreta.

Pero es en las yardas permitidas donde caen a la 28ª posición, y donde comprobamos que esa discreta posición de puntos encajados, no es peor gracias a que el ataque logró reaccionar y mantenerse más tiempo en el campo.

Y como ya hemos introducido en el párrafo anterior, el equipo se sobrepuso a esa mala racha, que de no ser por la irregularidad candente de su división, les habría dejado sin playoffs.

Las últimas cuatro semanas eran clave para no perder esa posición de líder de la división y estas fueron contadas por victorias. Hunt volvió a volar sobre la tierra y Smith recuperó el tono lanzando a sus receptores liderados por Hill y Kelce.

Travis Kelce, por algo considerado uno de los mejores tight ends de la liga. Foto: chiefs.com

Así es como los Chiefs cumplieron el primer objetivo, llegar a los deseados playoffs.

Unos playoffs que para ellos son ya una pesadilla que se les resiste. Y es que solo hay una cosa más bonita, mucho más bonita, que llegar a playoffs, y esa es ganar en ellos.

Los Chiefs no ganan en playoffs, pierden la fe. Hemos analizado sus puntos fuertes que en ataque fueron muchos, y sus puntos débiles como la inconsistencia defensiva o la previsibilidad de su playbook.

Pero ninguno de esos argumentos en contra les hizo perder una ventaja de 21-3 al descanso frente a los Titans en Wild Card.

Lo que les hizo perder ahí fue la falta de fe. Los Chiefs al contrario que en el caso de los Jaguars, no confiaron en sus méritos. No maximizaron sus virtudes que son muchas, y cayeron sin pena ni gloria ante unos Titans que no eran mejor equipo que ellos ni por asomo.

Este final de temporada empañó actuaciones como la del rookie Kareem Hunt que ha firmado un año memorable, y que esperamos que siga deslumbrando ya que se presume como una de las grandes estrellas de futuro.

En cuanto al devenir del equipo, quien sabe si será ya la hora de Mahomes…Lo que está claro, es que los Chiefs más que una renovación de plantel, necesitan una renovación de confianza y derribar de una vez por todas el muro de las primeras rondas de playoffs.

Consulten el resto de análisis de la AFC Oeste en los siguientes enlaces:

Denver Broncos

Oakland Raiders

(Fuente de la foto principal: chiefs.com)


Adrián Gaspar

Síganme en @adrigr14 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *