Análisis NFC NFC Este NFL

Philadelphia Eagles: El inesperado vuelo del águila

En el mejor de los pronósticos de inicio de temporada, los Philadelphia Eagles eran colocados en ronda de comodines o fuera de los playoffs. Tras un 7-9 en la temporada 2016-2017, a los de Philadelphia se les posicionaba por debajo de los Dallas Cowboys y los New York Giants para este año en el este de la NFC. No se dudaba de la capacidad de Carson Wentz ni del poderío de la defensiva, sin embargo, el resultado obtenido por las Águilas fue muy por encima de las expectativas de muchos expertos.

Una temporada que inició con una victoria ante Washignton, rival de división, para después perder ante Kansas City. Después de esta primera derrota, las Águilas hilarían nueve victorias consecutivas hasta perder en la semana 13 ante los Halcones Marinos de Seattle. Sin embargo a estas alturas, la solidez del equipo, liderados por Carson Wentz, ya daba para pensar en cosas grandes.

Cuando muchos ya los colocaban como campeones de la Conferencia Nacional, llegaría el partido entre los Rams y los Eagles donde Carson Wentz recibiría un fuerte golpe en su rodilla izquierda durante el tercer cuarto que le provocaría una lesión del ligamento cruzado anterior, la cual lo dejaría fuera por el resto de la temporada. Wentz había guiado a las Águilas a un inesperado récord de 11-2 hasta la semana 13 y era el firme candidato al MVP de la temporada. 

A pesar de esto, Philadelphia ganaría el juego ante los Rams y sus dos siguientes compromisos, que fueron comandados por Nick Foles que sumó cinco pases de touchdown durante estos encuentros, dejando a los Eagles con un récord de 13-2 previo a la semana final. El último partido de temporada regular sería ante los Dallas Cowboys, donde la Águilas jugarían en su mayoría con suplentes y terminarían llevándose la última derrota de la temporada con un 6-0 en el partido.

A pesar de terminar la temporada regular como el primer sembrado de la NFC, la baja de Wentz no los colocaba como los favoritos en la Nacional para llegar al Super Bowl; incluso en las apuestas, los momios no ponían como favorito a los Eagles en ninguno de sus tres partidos de postemporada. Sin embargo, Nick Foles y compañía lograron salir victoriosos en un partido muy apretado ante los Atlanta Falcons y colocarse en la final de la conferencia frente a los Vikings.

Ya en la final, los «underdogs» dieron un partido espectacular y arrasaron con las esperanzas vikingas al vencerlos con un categórico 38-7, para colocarse sin problemas en su tercer Super Bowl. Al igual que en sus dos compromisos anteriores llegaban como los no favoritos, pero nunca temblaron ante el peso de una franquicia como los Patriots, y a pesar de permitir muchos puntos la efectividad de su ofensiva les permitió no perder el control del partido que terminarían ganando por 41-33.

Claves

Sin duda una de las claves en el camino de los Eagles fue la gran labor de Carson Wentz. Sin embargo, gran parte del crédito se lo debe llevar Doug Pederson, que en su segundo año como entrenador en jefe, logró crear un equipo fuerte al ataque y a la defensa, aprendiendo de su primer año como coach, reforzándose de manera inteligente y creando un grupo sólido y competente.

Ataque terrestre

El ataque terrestre de los Eagles se reforzó en la pretemporada con la llegada de LeGarrette Blount, quien fuera campeón con los Patriotas de Nueva Inglaterra. Y por si fuera poco, a mitad de la temporada se unió a este ataque Jay Ajayi, proveniente de los Miami Dolphins para sumarle aún más fuerza a esta zona del ataque de Philadelphia. Ambos de un perfil similar, fueron piezas claves para conseguir yardas valiosas a lo largo de la temporada. Su agilidad y su capacidad para romper tacleadas los convirtió en parte fundamental de la ofensiva de las Águilas.  

Defensiva águila

La temible defensiva de Philadeplhia, bajo el mando de Jim Schwartz, fue un factor decisivo en el vuelo de las águilas hacia el campeonato. Malcolm Jenkins, Fletcher Cox y Chris Long podrían ser los nombres más destacados del equipo defensivo, siendo Jenkins el más temible de los tres. Jenkins llegó procedente de los Saints tres temporadas atrás, y en Philadelphia ha tenido un crecimiento espectacular que lo ha llevado a ser uno de los mejores defensivos de la temporada. Por su parte, Cox se volvió en una pieza clave para las capturas de QB y Chris Long llegó con la experiencia de un título con los Patriots a reforzar la potente defensiva de Philadelphia.

Nick Foles

La historia nos regala de vez en cuando un héroe inespereado, y Nick Foles supo escribir con la mejor tinta su historia. El QB suplente de las Águilas llegó a los playoffs con el peso de suplir a quien estaba destinado a ser el MVP de la temporada y el mayor responsable del gran camino de Philadelphia. Foles jamás se achicó en los grandes escenarios y mostró su carácter para cargar con el peso de un equipo hasta llevarlo al título.

Foles brilló en la final de la Conferencia Nacional ante los Vikings y frente a los Patriotas tuvo un juego casi perfecto que le valió para ser nombrado MVP del partido. En la memoria de los fans de los Eagles el exitoso «Philly Special» que sugirió el mismo Foles para conseguir un touchdown frente a los Pats, y que lo convertiría en el primer QB en tener un pase y una recepción de TD en la historia de los Super Bowls. 

Foto: Getty

Síganme en @cesarzarate_ y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *