Análisis ATP Opinión Tenis

Como se forjó la leyenda de Roger

Roger Federer va acrecentando su leyenda cada día que pasa, una leyenda que quizá comenzó a forjarse en 1998 con la victoria en el Junior de Wimbledon, o tal vez en 2001 en aquel partido frente a Pete Sampras en los octavos de final de Wimbledon, en un partido memorable Roger derrotaba en la “Centre Court” al gran “Pistol” en cinco sets.

El americano acudía cabizbajo hacía la red, de manera abatida, pero felicitaba de una manera muy sincera al suizo, esto unido a las palabras de admiración en la rueda de prensa posterior al partido de Pete hacia Roger parecían presagiar algo. Sampras había encontrado a la persona perfecta a quien entregar el testigo.

El éxito de Roger después de esa gran victoria tardó en llegar. El tenis de Roger ya llamaba mucho la atención de todos, pero el suizo no terminaba de explotar todo su potencial.

No fue hasta 2003 en Wimbledon cuando Federer consiguió ganar su primer Grand Slam, el suizo jugó un tenis increíble, era un tenis muy distinto al de los demás, golpes estéticamente inmejorables, elegante, tenía su parte “vintage”, los pies daba la sensación que nunca tocaban el suelo, como si flotará y a esto le sumaba una tranquilidad y una seguridad en la pista fuera de lo normal. Barrió a todos incluido a Roodick en semifinales, el americano y el propio suizo eran los principales favoritos para hacerse con el torneo, no por ranking pero si por como llegaban de forma ambos y porque el tenis de Roger y Andy estaba hecho a medida para la hierba de Londres. En la final derrotaba al por entonces ya jugador veterano Mark Philipoussis.

El tenis de Roger había enamorado no sólo al entendido público inglés sino también a todas las personas que amamos este deporte.

El reinado de Roger había comenzado, el suizo ganaba dos o tres grandes por año. Había alcanzado la cima del tenis en Febrero de 2004, era un “tirano” que sólo dejaba las migajas para los demás.

En 2006 Federer hizo lo que se denominó como el “año perfecto” e insuperable. 92 – 5 (95,04%) victorias/derrotas, doce títulos, entre ellos tres de Grand Slam, cuatro Masters Series y la Copa de Maestros.

A finales de 2007 Roger Federer ya tenía doce Grand Slam en sus vitrinas.

Sus doce “víctimas”: Roodick en tres ocasiones, Nadal en dos, Philipoussis, González, Hewitt, Agassi, Safin, Baghdatis y Djokovic en una.

En 2008 llega el primer momento de dudas en la carrera de Roger.

El suizo caía en las semifinales del Open de Australia ante el talento serbio Novak Djokovic después de haber llegado a las últimas 10 finales de Grand Slam de manera consecutiva. La prensa hizo un drama de aquella derrota (“que Roger no ganara todo lo que jugaba era un fracaso”).

En aquella rueda de prensa posterior al partido el suizo dejó aquella famosa frase: “He creado un Monstruo”. Un monstruo al que parte de la prensa quería empezar a enterrar poco a poco.

En 2008 Roger Federer cedió el número uno del ranking ATP a manos del español Rafael Nadal, cuatro años y medio después de haber llegado a él por primera vez en Febrero de 2004. Fue después de los J.J.O.O de Pekín.

El año de Roger no era nada malo, pero no había ganado ningún Grand Slam y eso era un “fracaso”.

En septiembre el suizo ganaba el US Open tras derrotar al británico Andy Murray en la final, logrando su décimo tercer grande, “maquillando” un 2008 que para muchos era malo. (“El maquillaje de Roger era a lo que muchos tenistas no habían podido llegar en toda su carrera”).

La final 2009 del Australian Open uno de los momentos más duros para Roger.

Caía derrotado en cinco sets en la final ante Rafa. Jugar contra el español era un reto que se le hacía cada vez más difícil de superar al suizo, el juego de Nadal y aquella bola alta y pesada a su revés le estaban haciendo mucho daño, no solo tenística sino también mentalmente. Federer no era capaz de jugar igual de fluido y tranquilo contra Nadal como lo podía hacer contra otro rival.

Las lágrimas de impotencia en aquella ceremonia de entrega de trofeos unidas a la mítica frase: “esto me está matando” paradójicamente fueron un trampolín para el suizo.

Federer ganaba Roland Garros tras sufrir mucho ante Tommy Haas en octavos de final y Juan Martin Del Potro en semifinales, el suizo completaba así el Grand Slam y se quitaba la “losa” de París.

Un mes más tarde se hacía con su sexto Wimbledon tras derrotar en una final para la historia a Roodick, 16-14 en el quinto. Federer superaba en títulos de Grand Slam a Sampras ante la atenta mirada del americano en la grada.

Hacía final en el Us Open contra “Delpo” cerrando así un año espectacular.

Había que “coger la pala” para desenterrar a Roger.

En 2010 Federer comenzaba el año ganando el décimo sexto grande en Australia dónde un año antes había vivido uno de los momentos más duros de su carrera. A veces unas lágrimas a tiempo y un poco de paciencia valen más que cualquier otra cosa. Nadal había salido eufórico de aquella final de 2009, pero desde entonces no había podido estar presente de nuevo en ninguna otra de Grand Slam. Federer había salido “hundido” aquel día y sin embargo no había faltado a ninguna final de Grand Slam desde entonces.

Federer estuvo dos años y medio sin poder volver a ganar un grande. En parte era normal, el suizo llevaba un gran desgaste en su carrera en los últimos 7 años, no había parado de ganar y los rivales más duros que tenía en ese momento y tiene en la actualidad (Nole, Andy y Rafa) son cinco años más jóvenes que el en el mejor de los casos y llevan casi quinientos partidos menos a las espaldas que el suizo.

Federer volvía a saborear las mieles del Grand Slam en Wimbledon 2012. En octavos de final estuvo a dos puntos de “irse a casa” en tercera ronda contra el francés Benneteau en un partido dramático. Roger llegaba “avisado” al partido, dos días antes Rafa había protagonizado una de las mayores sorpresas del torneo al perder en cinco sets contra el checo Rosol. El suizo saco aquel partido adelante con el apoyo incondicional del público presente entre los que me incluyo y fue como un “tiro” a por la victoria final en el torneo. Ni los jóvenes, talentosos y ambiciosos, Djokovic y Murray podían detener a  “The GOAT”  en su camino al décimo séptimo. Federer volvía a ser número 1 del mundo.

fotos: wimbledon.org, rtve.es

Para estar informado puedes seguirme en Twitter en @alkobendasoskar y para toda la información deportiva también puedes seguirnos en Twitter e Instagram a @SextoAnillo y en la página oficial de Facebook www.facebook.com/sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *