Análisis El corazón del deporte Psicología Deportiva Sin categoría

Gestión de egos en vestuarios de grandes equipos

Foto: Diario AS

Una de las tareas más complejas para los entrenadores es, sin lugar a dudas, el control y la gestión de los egos de los deportistas del club. Desde el deporte de base, van apareciendo algunos deportistas cuyo carácter sobresale por encima del de los compañeros y se hacen notar tanto en los entrenamientos como en los terrenos de juego.

“Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más y ser mejores, eres un líder”. Jack Welch.

El egoísmo o la envidia, repercuten en el desarrollo personal de los jugadores y en su propio bienestar. Los objetivos que tienen estos deportistas, están totalmente orientados hacia el ego, lo que provoca que traten de demostrar constantemente sus habilidades y las comparen con sus rivales, o incluso, con sus propios compañeros. El manejo de la autoestima de estos deportistas está relacionado directamente con la opinión que den los demás sobre sus ejecuciones. Ejemplos claros de este tipo de deportistas los podemos encontrar en Cristiano Ronaldo, actual jugador y estrella del Real Madrid CF, o en Lebron James, actual jugador perteneciente a los Cleveland Cavaliers de la NBA, que se autoproclamó el mejor jugador de baloncesto del mundo.

Foto: goal.com

La actuación psicológico-deportiva debe enfocar su planificación en reconducir los objetivos de estos jugadores hacia una orientación centrada en el rendimiento, tanto del propio atleta como del equipo. Una planificación centrada en metas relacionadas con la tarea, y no en el ego, provoca que crean que han mejorado su habilidad deportiva cuando han mejorado en la ejecución del movimiento o se han esforzado más en la competición. La orientación hacia el desarrollo de la tarea está relacionada con mayores niveles de satisfacción e interés y con estados de ánimo más positivos. Y es lógico, ya que una mala ejecución o un error no implican una disminución de la autoestima, sino un componente más de la motivación para volver a realizar el gesto, corregirlo y acabar lográndolo.

 

Foto: Deportes al fin

“El talento gana partidos, pero la inteligencia y el trabajo en equipo ganan campeonatos”. Michael Jordan.

Es el cambio de foco atencional lo que provoca ese aumento de rendimiento. Por un lado, deben dejar a un lado aspectos psicológicos como la envidia o el egocentrismo para centrarlos en una parte más extrínseca, como es el propio equipo y su propia actuación durante la competición. Por otro, deben realizar un foco atencional en sus habilidades, individuales y colectivas, para mejorarlas con el fin de aumentar el rendimiento del equipo.

Pueden seguirme en mi cuenta personal de Twitter: @YouPsico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *