Fútbol Sala Futsal Internacional Opinión

Skorovich se la juega con póker de brasileños

La expedición rusa viajará a Eslovenia con cuatro brasileños. Skorovich ha vuelto a sorprender para mal y se jugará su puesto en la Euro prescindiendo de varios de los mejores jugadores rusos. Su lugar lo ocupará la cuadrilla de nacionalizados habitual (RómuloÉder LimaRobinho). Además, se una a la selección rusa el mejor de su liga el año pasado: Esquerdinha. Un póker de brasileños que genera más dudas que ilusión visto su rendimiento en torneos anteriores.

El único título internacional que tiene Rusia lo ganó en 1999. Fue en España, ganando en la final al equipo local contando únicamente con rusos. Sin embargo, nunca llegaron a aprovechar el futuro brillante que prometía el zar Eremenko. El mejor jugador ruso de la historia tuvo que retirarse en 2001 por problemas cardíacos. Ante la ausencia de estrellas autóctonas que enarbolaran la bandera del fútbol sala, Rusia empezó a importar brasileños. Sobre todo, tras su eliminación en fase previa del Mundial de Taiwán 2004.

Desde entonces, un conjunto de decepciones con cada vez más extranjeros en sus filas. La primera controversia llegó con el cuarto puesto en el Mundial de Brasil 2008. Ya con Cirilo Pula en sus filas, Rusia tuvo que jugar contra la anfitriona en dos ocasiones. En ambos partidos, el rendimiento de los brasileños dejó bastante que desear. Circunstancia que fue aprovechada por la prensa rusa y extranjera para tirar con bala. Esta decepción supuso el adiós de Oleg Ivanov y la entrada de Sergey Skorovich como seleccionador.

Skorovich llegó al puesto como un fantástico entrenador de base. Avalado por la UEFA Futsal Cup 2008 que ganó solo con rusos entrenando a Viz Sinara, pocos esperaban que continuaría el experimento de Ivanov. No solo eso, si no que continuó fichando brasileños llegando a juntar cinco en el Mundial de Tailandia 2012. El resultado, unos míseros cuartos de final.

Es cierto que el proceso de nacionalizaciones exprés le ha servido a Rusia para jugar las últimas cuatro finales. La del Mundial de Colombia 2016 y la de los tres últimos Europeos. Unos resultados que en otro contexto serían un éxito y que para Rusia son discutibles. No son pocos los que abogan por cortar la impresión de pasaportes y apostar de verdad por el fútbol base. Decisión que estuvieron a punto de tomar tras fracasar en el Mundial más barato de la historia.

Brasil y España jamás han estado peor y Skorovich no ha aprovechado su oportunidad. Ni siquiera con la ventaja de contar con los mejores rusos y varios de los mejores brasileños del momento (Cirilo, Pula, Éder Lima, Robinho, Rómulo y ahora, Esquerdinha). Cuando eres una selección top y encima puedes fichar, se espera que ganes.

La Federación Rusa también empieza a dudar de la idoneidad de este proceso. Todo lo que no sea un título pondrá a Skorovich en la planta cero. Fiel a sus ideales o preso de su síndrome de Estocolmo, el seleccionador volverá a jugar la mano con la que lleva casi una década perdiendo, el póker de brasileños. De ellos, solo Rómulo juega en Rusia, rompiendo de nuevo la regla no escrita de que para jugar con la Selección tienen que jugar en su liga.

Mientras tanto, jugadores como el capitán ShayakhmetovAsadovKudzievBatyrev se preguntan qué hacen en casa. Estrellas rusas tendrán que ver la Euro por televisión mientras foráneos cobran por vestir la camiseta de su país. Un situación insostenible que terminará por explotar si Skorovich no acaba con su gafe en Eslovenia.

 

Imagen destacada vía: www.zimbio.com

Pueden seguirme en mi twitter personal @CandelasJr. Sigan toda la información y la actualidad deportiva en @SextoAFutsal y @SextoAnillo en facebook.com/SextoAnillo o en nuestro Instagram: SextoAnillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *