Crónica NFC Norte NFC Sur NFL

Santa victoria de los Vikings en los últimos segundos

En un cierre dramático, los Minnesota Vikings vencieron en la última jugada a los New Orleans Saints por marcador de 24-29 para conseguir así su pase a la final de la Conferencia Nacional.

Case Keenum no tenía otra opción. Tenía que lanzar un pase largo a las laterales para conseguir un primero y diez en territorio de gol de campo y detener el reloj para con una patada intentar ganar el partido. Pero lo conseguido fue aun mejor: Keenum conectó con Stefon Diggs para un pase de 61 yardas que le daría la victoria agónica a los Vikings.

Un partido que sin duda será recordado con el paso del tiempo, con dos de los favoritos para ganar la NFC luchando hasta el último segundo en el mejor partido de la actual postemporada.

El partido, al medio tiempo se encontraba totalmente a favor de los Vikings que ganaban 17-0. Una carrera de 14 yardas por parte de Jerick McKinnon, un gol de campo de Kai Forbath, y un TD por tierra de Latavius Murray tras una serie ofensiva producto de una intercepción a Drew Brees, tenían con ventaja a los de Minnesota.

Para el tercer cuarto, los Saints aparecián en el marcador tras un pase de 14 yardas de Brees hacia Michael Thomas. Case Keenum sería interceptado en la primer jugada de la siguiente serie ofensiva de los Vikings, y los de Nueva Orleans capitalizarían este cambio de posesión para conseguir, luego de seis jugadas, la anotación que los pondría a solo un gol de campo de distancia. La respuesta de los Vikings llegaría de inmediato con un gol de campo de Forbath que colocaba el marcador 20-14 en favor de los locales.

Con poco más de cinco minutos por jugar, Minnesota vendría con una patada de despeje desde su yarda 40 que sería bloqueada por George Johnson para así conseguir una inmejorable posición de campo para los visitantes e iniciar así la gran serie de emociones que sucedieron durante los últimos minutos del partido.

Un pase de touchdown de Drew Brees hacia Alvin Kamara pondría a los Saints con ventaja de 21-20 con solo tres minutos por jugar. Minnesota inició una serie ofensiva en la cual se podría terminar el partido, y tras una increíble recepción de Adam Thielen, los Vikings se colocarían en zona de gol de campo. Con 1:34 por jugar, Kai Forbath pondría el 21-23 a favor de los locales con un gol de campo de 53 yardas.

A pesar de la ventaja y del poco tiempo que restaba, los más de 66 mil asistentes en el U.S. Bank Stadium, sabían lo peligroso que es darle un minuto y medio a Drew Brees. Los Saints se la jugaron en cuarta oportunidad y diez por avanzar en la yarda 46 de Minnesota y consiguieron el primero y diez que los acercaba a zona de gol de campo y con 29 segundos en el reloj, Wil Lutz anotaría el gol de campo que parecía darle la victoria a los de Nueva Orleans por 24-23.  Minnesota tenía 25 segundos de juego para conseguir la hazaña. Desde la yarda 20, Keenum encontraría a Diggs para un primero y diez en su yarda 39. Un par de jugadas después el tiempo y las esperanzas de los Vikings parecían evaporarse.

Era tercera oportunidad y 10 por avanzar, Minnesota tenía el balón en su yarda 39 y restaban únicamente 10 segundos en el partido. Parecía la última jugada de la temporada para los Vikings, sin embargo, Keenum lanzó un pase en busca de un milagro, el cual fue concretado por Stefon Diggs, que luego de un claro error defensivo por parte de Marcus Williams, logró romper un débil tacleo y tener el campo abierto para llegar hasta la zona de anotación mientras el tiempo de juego y la temporada de los Saints llegaban a su fin.

“OH MY GOD!” fue la reacción de un QB que tras la lesión de Sam Bradford tuvo que tomar el liderazgo de la ofensiva vikinga, y aunque en un principio pocos creían en él, logró el título divisional, llevó a los Vikings de vuelta a una final de la NFC y está a solo un partido de llegar al Super Bowl.

Keenum terminó el partido con 318 yardas, completando 25 de sus 40 intentos de pase, y aunque tuvo una intercepción, su único pase de anotación fue el recién mencionado que lleva a los Vikings a la lucha por el título de la Conferencia. Bress, por su parte, lanzó para 294 yardas, con tres pases de anotación y dos intercepciones.

Los Vikings (13-3) viajarán a Philadelphia para enfrentar a los Eagles (13-3), en busca de una victoria que los convierta en el primer equipo en jugar el SuperBowl en su estadio.

La moneda está en el aire y los dos mejores equipos de la NFC en la temporada regular se medirán frente a frente por un boleto en la gran fiesta de la NFL, donde enfrentarán al campeón de la AFC que surgirá del partido entre los actuales campeones, los Patriotas de Nueva Inglaterra, y los Jaguares de Jacksonville.

Foto: thevikingage.com

Síganme en @cesarzarate_ y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *