Crónica NFC NFC Oeste NFC Sur NFL

Los Atlanta Falcons toman El Coliseum

Los Atlanta Falcons visitaban El Coliseum de Los Ángeles, feudo de los Rams, en el primer turno de Wild Card de la NFC y volvieron a ser ese equipo de SuperBowl que recordamos de la temporada pasada imponiéndose por 26-13.

Todas las apuestas y la opinión general jugaban a favor del campeón divisional de la NFC Oeste, Los Ángeles Rams, pero la calidad de juego estuvo del lado de los Falcons en todas sus facetas.

Cuando uno no sabe por donde empezar a destacar el juego de un equipo puede ser por mucha brillantez o por nula. Este es el primer caso, Atlanta hizo todo bien, todo muy bien, y es lo que le exigía un equipo tan completo como los Rams.

El partido comenzó siendo dominado por ambas defensas, intercambios de 3 y fuera y mucha explosividad y presión por parte de las dos zagas. Fue una jugada de equipos especiales donde los Rams tocaron el  balón sin atraparlo en una devolución de punt, cosa que aprovecharon los equipos especiales de Atlanta que se lanzaron a por el ovoide haciéndose con su posesión en campo angelino.

Esto abrió el camino para los Falcons que lograron sacar una renta de tres puntos a cargo de su kicker, Matt Bryant, el cuál volvió a estar impecable en otros tres intentos, lo que a estas alturas también es fundamental.

Suele suceder que en este tipo de partidos la clave la suele abrir un fallo puntual, pero el partido superó eso y fue mucho más allá. Los Falcons comenzaron a poder mover el balón, aunque no cómodamente, encontraron ciertas fisuras a manos de un exultante Matt Ryan que encontraba siempre alguna buena solución a pesar de la presión.

Matt Ryan tuvo que escapar en innumerables ocasiones de la presión y lo hizo con mucha calma, por algo es “Matty Ice”. Foto: therams.com

El partido de “Matty Ice” fue para promoverlo en manuales de quarterback, la presión de la defensa liderada por Aaron Donald fue constante para Ryan, y aún así el mariscal de campo se movió, corrió, salió del pocket y dirigió su ataque sacando el máximo partido que pudo en todo momento. Otra jugada de equipos especiales en la que Kazee arrancó el balón a Cooper dejó a Atlanta en una buena posición que esta vez convirtió Freeman con la inestimable ayuda de Alex Mack. Ya que fue el jugador de la linea de ataque el que  agarró al running back en el segundo esfuerzo para cruzar la end zone de los Rams y dejar el partido 13-0.

Pero los Rams reaccionaron a esto, su ataque comenzó a encontrar big plays en los que Jared Goff encontraba a Robert Woods y a Cooper Kupp y Todd Gurley comenzaba a esquivar al front seven de Atlanta escapándose para sumar yardas de carrera. Esto se tradujo en un final de primera parte muy apretado donde los Rams acabaron acercándose 13-10 y tuvieron la oportunidad de ponerse por delante.

Los fantasmas de los Falcons volvían a aparecer, otra ventaja que parecía irse al traste en muy poco tiempo, pero en el inicio de la segunda parte les tocaba empezar con el balón, y esos fantasmas iban a desaparecer de la mano de Ryan, Jones, Sanu, Freeman, Coleman y compañía.

Y es que Atlanta comenzó la segunda mitad con un drive larguísimo, de más de ocho minutos, recorriendo todo el campo con carreras alternadas de Freeman y Coleman, lo que desgastó mucho a la defensa de los Rams, que quedó muy tocada después de este turno de ataque.

Cuando se centraban en frenar la carrera de los Falcons, Matt Ryan les quemaba con Jones o Sanu, empezaba a ser un castigo que iban a acusar más tarde. De ese drive tan solo rescataron otros tres puntos, pero era el turno de la defensa de Atlanta que salía descansada a la segunda mitad y lo demostró.

La secundaria de Atlanta brilló a un nivel altísimo con Robert Alford y Desmond Trufant atentos a todo balón que volaba por parte de Goff hacia Woods, Kupp y compañía. Y por otra parte el front seven, con Vic Beasley, Keanu Neal, Grady Jarrett y muy  buena compañía estaban consiguiendo limitar las escapadas de Gurley y atrapar a Goff en más de una ocasión. Un partido brillante de la defensa de Atlanta en todos los niveles, pero esto es algo que también le permitió su ataque, que estuvo mucho tiempo en el campo y les dejó descansar.

Algo que no ocurrió con los Rams, su defensa se fue apagando, diluyendo como un azucarillo, y es que era demasiado esfuerzo y demasiado potencial el que tenían que sostener durante demasiado tiempo.

Y así es como Atlanta se impuso a Los Ángeles Rams, unas fuerzas que comenzaron igualadas sobre todo en defensa, y que los Falcons supieron mucho mejor ir minando y desgastando a la defensa local, para pasar más tiempo atacando que defendiendo y aprovecharlo con todas las armas que tienen que no son pocas.

Así se llegó al 26-13 final, y los Falcons se erigen como un rival muy peligroso, ahora son los Philadelphia Eagles, números uno del sembrado, los que tendrán la oportunidad de sufrir a unos Atlanta Falcons que se metieron de puntillas en playoffs y que vuelven a ser ese equipo con multitud de soluciones en ataque y una defensa sólida y agresiva que no te deja mucho tiempo para reaccionar.

(Fuente de la foto principal: therams.com)


Adrián Gaspar

Síganme en @adrigr14 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *