Fútbol Sala Opinión

De portería a portería, ¿guarrería?

En los últimos años han surgido múltiples controversias en relación a los cambios de reglamento que se han hecho en el fútbol sala, pero ninguna que levante tantas ampollas como la referente al portero-jugador.

Cambio que dota de riqueza táctica al juego para unos y que va contra la esencia misma del deporte para otros. Parece que no hay un término medio. O lo amas, o lo odias.

¿Por qué tanto debate?

La controversia viene desde que varios entrenadores comenzaran a utilizarlo como táctica habitual a lo largo del partido. Muchos compañeros de profesión se llevaron las manos a la cabeza. No se concebía que esta estrategia pudiese llevarse a cabo como algo más que último recurso a la desesperada.

Posiblemente, la polémica no habría ido a más si no fuese por un pequeño detalle: Kairat Almaty y la selección de Kazajstán irrumpieron, ambos utilizando esta táctica con Cacau en el banquillo, en el mapa futsalero en Europa y el mundo. De buenas a primeras se convirtieron en equipos capaces de ganarle a cualquiera, hasta tal punto que Kairat se convirtió en campeón de Europa y repitió dos años después contra un F. C. Barcelona que parecía imbatible.

¿Podría haber ocurrido algo así sin el portero-jugador?

Es muy probable. Da la sensación, desde mi humilde punto de vista, que se trata de desprestigiar semejantes logros por haberlos alcanzado usando una estrategia “poco ortodoxa”. ¿Ayudó? Sin duda. ¿Fue la única razón? Ni mucho menos.

No podemos olvidar los grandísimos jugadores que integraban e integran ese Kairat campeón. Leo Higuita, Douglas o Leo Jaraguá, entre otros, están entre los mejores del mundo en sus respectivas posiciones. No darles el mérito que les corresponde, sería menospreciar su calidad.

Entre las muchas críticas recibidas por el portero-jugador en este tiempo, la más repetida es que condiciona el juego del rival de tal manera que acaba con la esencia misma del deporte.

¿Condiciona el portero-jugador el juego del rival?

Es innegable que la estrategia del juego de cinco condiciona al rival. Se defiende de una forma muy distinta al juego habitual. Pero, también otras muchas tácticas condicionan al equipo contrario de una forma u otra. No se defiende igual cuando el conjunto rival tiene un pivot puro en la pista que cuando no lo tiene. Tampoco se ataca igual con presión en media pista que con presión en toda la cancha ni una defensa individual que una en zona. Todas estas tácticas condicionan el juego, pero no se critican de manera tan feroz.

Entonces, ¿por qué tanta polémica?

Las últimas voces discordantes hacia el juego de cinco vienen tras la rónda élite de la UEFA Futsal Cup el pasado mes de Noviembre. Allí, el Deva de Rumanía, entrenado por el español Marcos Angulo, sacó el portero-jugador cuando Movistar Inter se puso 2-1 por delante en el marcador. Lo inusual del asunto fue que no lo hizo con ánimo de remontar, rara vez pasaron del medio campo, sino para evitar que el rival les goleara.

La estrategia fue duramente criticada en las redes sociales y también por la estrella de Movistar Inter, Ricardinho, que llegó a pedir perdón a los aficionados por “un espectáculo lamentable”. El propio Marcos Angulo pidió disculpas ante las cámaras de Eurosport y pidió a “UEFA y FIFA que cambiasen la norma para evitar que algo así volviese a suceder”.

¿Hace más aburrido el portero-jugador el fútbol sala?

Afirmar que esto es así es tomar por norma general unos pocos casos aislados. No podemos despreciar que esta estrategia ha hecho dar emoción al final de muchos partidos que, sin la norma del portero-jugador, estarían decididos.

Lo que hace el fútbol sala más aburrido no es la regla, es la utilización que se hace de ella. Por lo tanto, sería bueno buscar soluciones a este problema y hacer cambios a la norma.

¿Qué se puede hacer para evitar su mal uso?

Hay varios cambios que pueden hacerse a la norma para favorecer el espectáculo. Desde aquí, propongo varios:

  • Establecer un tiempo de posesión cuando se usa el portero-jugador. Esto haría que los equipos que eligen atacar con portero jugador tengan que acabar jugadas más rápido para no perder el balón.
  • Ampliar la norma de los cuatro segundos en campo propio a cualquier jugador cuando se sale de cinco, no solo restringirla al portero. Esto haría que los equipos que intenten perder tiempo, no puedan hacerlo en campo propio, sino que tengan que arriesgar en campo rival.
  • Incluir una regla de campo atrás. De esta manera, cuando ya se ha cruzado medio campo, no pueda volverse atrás el balón salvo que un contrario lo rechace. Esta regla, unida a la anterior, obliga a los equipos a jugar en campo contrario para no incurrir en falta y perder el balón.
  • Establecer que pueda cambiar la posesión por juego pasivo. De esta manera, ningún equipo podría elegir no atacar cuando sale con portero-jugador. Los árbitros darían posesión al equipo contrario.

¿Se te ocurre alguna más? ¡No te cortes, ponla en los comentarios! Nunca se sabe si de aquí saldrá la próxima norma para hacer el fútbol sala más espectacular.

Sígueme en @MrRobles21 y sigue toda la información del futsal en @SextoAFutsal y del deporte en @SextoAnillo , en nuestro muro de facebook e instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *