Balonmano Balonmano Femenino Internacional fem Opinión

Lacrabère no está acostumbrada al Dom Perignon, Nora Mørk sí

Leo con estupor en los medios de comunicación las manifestaciones de esa gran jugadora francesa que es Alexandra Lacrabère refiriéndose al estado de ánimo de otra de las más grandes, como es Nora Mørk, tras la final del Campeonato del Mundo de Alemania y que, ciertamente, me producen indignación por no decir algo más fuerte.

“Ha sido una delicia ver las lágrimas de Nora Mørk”, esa frase escupida por la boca de la francesa está provocando reacciones acaloradas en aquellos que amamos este deporte y que consideramos fuera de todo lugar. Me gustaría pensar que han sido fruto de la euforia que producen las burbujas de champagne, pero que le han debido de sentar muy mal, o el champagne en cuestión no era Dom Perignon, más bien un sucedáneo, por aquello de ahorrar.

Señorita Lacrabère, ganar un título mundial no está al alcance todos, y la selección a la que usted representa lo ha hecho en esta ocasión de manera brillante, algo que nadie duda, ante la considerada mejor selección femenina de la historia. Pero tiene usted que darse cuenta que, a pesar de la derrota, Noruega va a seguir siendo la que mejor juega a balonmano y que, incluso habiendo sido derrotada por Francia, sigue manteniendo un estatus que usted dudo mucho llegue a conseguir.

Hay que saber perder, pero también ganar, y usted ha dado una vergonzosa lección de no saber asimilar la gloria del triunfo, y en vez de festejarlo con sus compañeras y seguidores, ha arremetido contra la que es, precisamente en el puesto que usted ocupa, LA MEJOR. Seguramente, en esos momentos en los que uno da rienda suelta a la euforia, se dicen demasiadas tonterías, y estoy convencido que, en breve, usted pedirá disculpas o manifestará que se han interpretado mal sus palabras, que la traducción no es la correcta, etc., todo sea por recular. Le recuerdo que en los últimos enfrentamientos entre ambas selecciones, el dominio de Noruega ha sido absoluto salvo, claro está, el pasado día 17 de diciembre, y señora mía, en esta vida hay que llevar la humildad por bandera, no vaya a ser, como decimos por aquí, que venga el tío Paco con la rebaja, y en el próximo enfrentamiento las cañas se tornen lanzas, aunque estoy seguro que ni Nora Mørk ni ninguno de los componentes de la selección noruega entrará en esa disputa barriobajera en la que usted ha entrado.

Respeto profundamente a la selección francesa que, como he dicho anteriormente, ha sido digna y merecedora de este Campeonato del Mundo, pero desde este mismo momento Alexandra Lacrabère pasa a formar parte de mis figuras de barro, siempre y cuando no sea capaz de rectificar públicamente y pedir perdón no ya a Nora Mørk, que también, sino a la comunidad del balonmano por esas palabras tan hirientes y fuera de lugar.

Ah, y le recuerdo que la venganza se sirve en plato frío, y a usted, en la Champions, posiblemente le toque enfrentarse a Nora Mørk con la Final4. Ojo con el karma, Srta. Lacrabère, puede haber un efecto boomerang nada agradable, y digo puede haber, no lo asevero, porque hasta el rabo todo es toro.

A pesar de todo, mi enhorabuena a la Selección Francesa, la desafortunada intervención de Alexandra Lacrabère no debe empañar su éxito.

Imagen destacada: IHF

Síganme en @jokinelizari, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, y en nuestro Instagram: sextoanillo

Todo el balonmano en @Balonmano_SA y en Instagram: Balonmano_SA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *