Balonmano

España acabó con la maldición de su bestia negra y obtuvo un valioso empate

Partido muy disputado en el que las Guerreras se jugaban una de las dos bazas que le restaban para evitar un terrorífico cruce de octavos ante la favorita número uno a alzarse con el torneo, Noruega. El primer rival era de aúpa, su auténtica bestia negra, Francia, el equipo que había apeado a España de las últimas competiciones, el que había derrotado a las hispanas en las cinco ocasiones en las que se habían cruzado en Campeonatos del Mundo. Pero el equipo de Carlos Víver ha demostrado tener un tremendo carácter competitivo, además de mucha clase y ha conseguido igualar un encuentro que, en muchos momentos de la segunda mitad parecía perdido.

España 25 25 Francia

De entrada Víver planteó una defensa 6:0 que rápido cambió a 5:1 primero con Sandy Cabral en el avanzado y posteriormente colocando en ese lugar a Amaia González de Garibay. La potencia de piernas de la vallisoletana así como la actividad del resto del equipo generaba muchos problemas a la ofensiva Gala. En ataque casi todos los balones se decidían de la mano de una hiperactiva Sandy Cabral, que en el primer cuarto de partido se mostró muy acertada. España anotaba con bastante fluidez y el equipo tricolor estaba muy atascado, lanzando generalmente en posiciones muy forzadas que, con mucha frecuencia se topaban con una acertada Darly Zobqui, que en este primer tramo de encuentro sobrepasaba el 50% de paradas. Cabral anotaba tantos goles como todo el equipo francés al completo y la faena la completaban las dos extremos españolas, Amaia y Carmen Martín. La renta de España crecía poco a poco hasta llegarse a un 7-4 pasado el minuto 15 que obligaba al seleccionador francés a parar el partido. Pese a ello el marcador crecería hasta el 8-4. En ese momento las bleu llevaban 6 pérdidas de balón. El técnico galo ordenó un 5:1 defensivo y puso en pista la artillería que había dejado de inicio en el banquillo, Alexandra Lacrabere, Allison Pineau, Estelle Nze Minko y Manon Houette. La extremo fue un puñal y pese a errar su primer lanzamiento acabó convirtiéndose en el principal estilete ofensivo de las francesas en este tramo final de la primera mitad junto a Nze.

Acción del ataque español que culmina Maitane Etxeberría. (Foto Valentín González de Garibay)

Carlos Víver se vio obligado a hacer rotaciones, ya que Sandy tras dos pérdidas casi consecutivas y dos lanzamientos errados daba muestras de mucho cansancio, lo mismo que Nerea Pena, que casi no tenía oportunidades de soltar el brazo. Puso en pista a Ivet Musons, Almudena Rodriguez, Silvia Arderius y rotó a las dos extremos. Con las inferioridades Francia se acercó en el marcador y acabó colocándose posteriormente con dos tantos de renta. Está fue minimizada casi sobre la bocina con un zurriagazo de Ivet.

En la segunda mitad las galas salieron dispuestas a resolver el encuentro por la vía rápida. Víver sorprendió de nuevo y de entrada volvió al 6:0 de los tres primeros partidos y del inicio del encuentro. Pese a ello, antes del minuto 10, Francia ya dominaba en el electrónico con 4 tantos de renta. La central gala Grace Zaadi, que en la primera parte estuvo casi inédita, martilleaba continuamente a una defensa española poco ajustada y el férreo 6:0 francés solamente se veía superado por dos lanzamientos de Ivet Musons y un tanto por el extremo de Amaia González de Garibay. Sin embargo, el seleccionador español había aprendido una importante lección de la dolorosa derrota ante Rumanía y es que debía llegar con su columna vertebral con la mayor frescura posible al final del encuentro. Así, tanto Carmen Martín, como Mireya González y Sandy Cabral tardaron en saltar a la pista en esta segunda mitad. La defensa española acabó ajustándose de forma esplendida, el balón en ataque a circular muy rápido, Silvia Navarro reemplazó a Darly y la renta se fue reduciendo poco a poco. Tanto que a menos de 11 minutos el final, tras un espléndido contraataque en el que Silvia lanzó a Amaia, España se colocó a un solo gol obligando al seleccionador francés a pedir un nuevo tiempo muerto. La respuesta fue fulgurante con dos tantos consecutivos de de su pivote Laurisa Landre, intercalado con un espléndido gol de Mireya González tras una gran acción conminativa de las guerreras.

Amaia recepciona un contrataque ganando en el salto a Darleux. (Foto Valentín González de Garibay)

El encuentro en esta última fase fue precioso, la renta francesa alternaba entre 1 y 2 goles y España circulando muy bien el balón con un espléndido tanto de Mireya y dos de una estelar Amaia lograba empatar el partido a 24 falta de poco más de un minuto, pero la tricolor se adelantaba de nuevo por medio de su jugadora estelar este jueves, Kalidiatou Niakate. Restaban 40 segundos para revertir la historia y mantener vivas las aspiraciones españolas. Víver preparaba a conciencia su último ataque que acababa Mireya con un lanzamento que detenía la guardameta gala Amandine Leynaud, pero era golpeada en su penetración y los colegiados montrnegrinos decretaban penalti a falta de 7 segundos. El penalti lo ejecutaba Carmen Martín casi sobre la bocina con una tremenda sangre fría.

Alegría de las Guerreras que contrasta con la decepción en el rostro de Allison Pineau. (Foto Valentín González de Garibay)

España se jugará este viernes ante Eslovenia la última batalla de este grupo, si gana evita a las temibles noruegas, pudiendo ser incluso segundas de grupo dependiendo del resultado del Francia-Rumanía que se juega antes. Si pierde será definitivamente cuarta.

.

 

Ficha técnica

ESPAÑA: Darly Zoqby (portera, 6 paradas), Sandy Cabral, (6, 1 de penalti), María Núñez, Mireya González (2), Nerea Pena (1), Carmen Martín (6, 3 de penalti), Amaia González de Garibay (5); –siete inicial–. También jugaron: Silvia Navarro (Portera, 3 paradas), Lara González, Ivet Musons (3), Silvia Arderius, Paula García, Jennifer Gutiérrez, Almudena Rodríguez (1), Maitane Etxeberría (1) y Eli Chávez.

FRANCIA: Amandine Leynaud (portera, 8 paradas), Laurisa Landre (4), Grace Zaadi (4), Blandine Dancette (1), Camille Ayglon Saurina, Siraba Dembele (1), Beatrice Edwige; –siete inicial–. También jugaron: Cleopatre Darleux (portera, 4 paradas) Allison Pineau (1), Gnonsiane Niombla (1) Alexandra Lacrabere (1 de penalti)  Manon Houette (5), Kalidiatou Niakate (1), Estelle Nze Minko (3), Laura Flippes (3) y Orlane Kanor.

Marcador cada 5 minutos.– 3-2; 3-3; 6-4; 8-5; 9-8; 10-11 (descanso); 11-13; 13-16; 15-17; 18-20; 21-22 y 25-25 (final).
Árbitros: Pavicevich y Raznatovich (Montenegro). Excluyeron a Amaia González de Garibay, Mireya González y Maitane Etxeberría por España y a Orlane Kanor y Siraba Dembele por Francia.
Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del Campeonato del Mundo de Balonmano Femenino en su grupo A. Trier Arena, Trier (Alemania), unos 3.500 espectadores.

Foto destacada: Valentín González de Garibay (@vggaribay)

Fotos: Valentín González de Garibay (@vggaribay)

Síganme en @luismontoto71 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo y toda la información del balonmano en @SextoAnilloBM, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: Balonmano_SA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *