Análisis ATP Tenis

El tío de España

‘’Yo no estaría aquí sin él’’. Ni yo aquí escribiendo, ni ninguno de nosotros detrás de la pantalla semana tras semana. Nosotros, los españoles nos situamos tras la pantalla por ti. Algunos privilegiados lo hacen dentro de los estadios, pero también lo hacen, en gran medida, por ti.

Tú eres la figura clave en que a todos los españoles nos apasione el tenis, porque en ésta época donde dejamos mucho que desear en tantos aspectos, nos gusta sacar pecho con los nuestros. Contigo podemos sacar pecho, espalda y hombros. Gracias a Dios, siempre hemos contado con un elenco de tenistas a lo largo de la historia más que envidiable. De Manolo Santana a David Ferrer pasando por Orantes, Ferrero, Moyá, Bruguera, Gimeno, Corretja o Arantxa y Conchita, por ejemplo.

Sin embargo, en nuestro país, somos muy exigente con todo, como bien sabéis. No nos conformábamos con un campeón de Grand Slam, con un medallista olímpico, con un número uno mundial o con nuestra primera Copa Davis. Queríamos ser los mejores, para variar. Tuvo que venir un niño de Manacor sin mangas en la camiseta, pantalones piratas y una cinta en la cabeza para recogerse la melena a levantar a 27.000 personas de sus asientos en La Cartuja tras derrotar a Andy Roddick en la final de nuestra segunda ensaladera hace la friolera de ¡13 años! Se convirtió en el jugador más joven de toda la historia en ganarla con 18 años y 187 días. Y nosotros, en unos privilegiados, ya que podíamos decir: Sí, es español.

Ah, obviamente, la primera frase ‘’yo no estaría aquí sin él’’ va destinada al ‘Tío Toni’ de parte de su sobrino Rafael y, también, de toda España.

ATP World Tour

En fútbol destacaba, todos lo sabemos, pero su tío Toni no dejó que su talento en las manos se esparciese en el olvido. Todos los reconocimientos son pocos para el descubridor de tal habilidad. Quizás Nadal conocía dicho talento, pero sin la insistencia y ayuda de Antonio Nadal Homar, el tenis sería un mero ‘hobbie’, situado por debajo del ‘calcio’ en el escalón preferencial del manacorí. Toni no sólo descubrió este diamante, sino que lo pulió a su imagen y semejanza. El cariño existente entre sangre y sangre fue quedando de lado con el paso de los entrenamientos ‘infernales’ y ganaron peso otros aspectos como el esfuerzo, el trabajo diario, la humildad o la voluntad.

Estrategia adecuada confirmada con el paso de los años, ya que ahora estamos ante un diamante de 16 Grand Slams de peso. Esos entrenamientos a edades tempranas le forjaron su actual carácter de luchador incansable, al que nadie le ha regalado nada. Hubiera sido más fácil para el hermano de su padre permitirle todo a su sobrino, pero escogió el camino difícil, el camino de los valientes, el camino de la personalidad, el camino del sufrimiento, el camino del éxito, el camino adecuado.

ATP World Tour

Club Tennis Manacor. Pista de cemento. Rafael tenía tres añitos. Toni Nadal le lanzó el primer carro de bolas de los millones que le habrá lanzado a fecha de hoy. Se le iluminó la vista al ver tal talento ante un deporte nuevo y secundario para el pequeño. A mí, o a cualquier otro entrenador, le puede pasar esto, sea con un sobrino o con un desconocido. A todos los profesores nos encanta tener un niño o niña que destaque y del que nos sintamos orgullosos. Hasta ahí, todo normal. Sin embargo, la diferencia entre él y el resto, fue que él apostó dejar su trabajo para dedicarse en cuerpo y alma a su sobrino. Lo decidió cuando tenía 10 años porque pensaba que era necesario que Rafael tuviera un seguimiento exclusivo.

No sólo se sitúa un nivel por encima de todos con los que comparte profesión por arriesgarse a dichos niveles, sino por ser capaz de analizar sus características físicas, coordinativas, mentales y ser capaz de dar en el clavo a la primera. Pasar de jugar con la derecha a jugar con la izquierda y aplicarle un sistema de juego tan innovador, a la par de único, que le ha venido como anillo al dedo. Sin este sistema de juego, probablemente, Nadal no habría sido el mismo. No, porque es más que posible que no hubiese ganado todo lo que ha ganado y porque no tendría ese valor emocional añadido de luchador y épica con el que nos ganó a todos hace muchos años.

Nuestro tío Antonio.

Don Antonio, un tipo normal, un tipo educado, un tipo reservado, un tipo accesible, con el que se puede hablar. Aunque ahora sea mundialmente famoso, e incluso, ídolo y ejemplo, no es una persona que se lo crea y se sitúe un escalón por encima de los demás. Sigue siendo el tipo honrado y humilde de siempre, con su humor, aunque aparente seriedad y tranquilidad.

Don Antonio, no es conocido ni por ”Don”, ni por ”Antonio”. Don Antonio es nuestro tío. Es el tío de los españoles. No se trata de un tercer grado de consanguinidad, sino de un tío invisible, un tío que tengo que solamente le he visto tres veces en mi vida. Yo le gritaba desde las gradas de las pistas de entrenamiento del Mutua Madrid Open y mi tío no me hacía caso. Yo me frustraba. Pero es normal, tiene que estar cansado de tener tantos sobrinos allá por donde va. ‘El tío Toni’, así lo llamamos todos. Como si fuera nuestro. Como si lo conociéramos. Como si fuera hermano de nuestro padre. Nombre cariñoso que se le ha asociado hasta el punto de salir en la tele en primer plano y escuchar:

-¿Quién es ese?

-El tío Toni.

Tiene mérito Antonio, que nos has hecho sentir un poco partícipes de algo tan histórico como natural.

Me quedo con un párrafo sublime que aparece en su carta de despedida a su sobrino: ”He sido más molesto que apacible y más exigente que dado al halago. Le he procurado más un punto de insatisfacción que de beneplácito y le he trasladado siempre a él toda la responsabilidad. Siguiendo la sentencia de Francisco de Quevedo —’quien espera en esta vida que todo esté a su gusto, se llevará muchos disgustos’—, yo nunca le facilité las cosas más de la cuenta a Rafael.”

Lamentar haber hecho o haber dejado de hacer alguna cosa, es decir, arrepentirse. Eso es lo que todos esperamos que le ocurra al ‘Tío Toni’ antes de que el 2017 llegue a su fin. En 2018 se pone fin a un tándem ejemplar a la par que histórico. Parecían inseparables, pero la disolución anda cerca. No en vano, nunca en la historia habían permanecido tantos años juntos un entrenador/jugador y, menos aún, siendo tío y sobrino. Marido y padre de tres adolescentes, parece una tarea imposible la de convencerle. Más aún con la presencia de Carlos Moyá, hombre de confianza que ha demostrado estar capacitado para suplirle. Si se arrepiente, bendito sea. Si no se arrepiente, muchísimas gracias.

ATP World Tour

Dado que en la élite, del tenis o de cualquier otro deporte, no es habitual la circunstancia de que un jugador conserve un único entrenador durante toda su carrera, ya que en los buenos momentos todo va sobre rueda pero, en los malos, hay que cambiarlas, el palmarés deportivo de Toni Nadal como entrenador es idéntico al de su pupilo como jugador.

Por no extenderme aquí hasta mañana por la tarde, voy a hablar del palmarés únicamente individual y en referencia a los Grand Slams, repito, por no escribir la Biblia. Toni y Rafa son los únicos en la historia en ganar al menos un Grand Slam durante 10 años consecutivos. Sus 16 títulos de Grand Slam individuales los sitúan en segundo lugar en solitario en el ranking histórico sólo superado por Roger Federer (19). Han llegado a 23 finales en individuales de los cuatro grandes, segunda mejor marca de todos los tiempos. Son los que más veces ha ganado Roland Garros, y cualquier otro torneo grande, con La Décima. Me he cansado ya, sólo destacar que llevó a Rafael a ser el jugador más joven en la Era Abierta en ganar los cuatro Grand Slam (24 años).

Don Antonio, el mejor entrenador de la historia… Gracias, muchas gracias. A disfrutar.

ATP World Tour
Fotografías: ATP World Tour

Para estar informado puedes seguirme en Twitter en @tetomatallanaso y para toda la información deportiva también puedes seguirnos en Twitter e Instagram a @SextoAnillo y en la página oficial de Facebook www.facebook.com/sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *