Boxeo Crónica

Kovalev – Shabranskyy, el renacer de un grande

El boxeo volvió a brillar la noche de este sábado en el Teatro del Madison Square Garden de Nueva York. El ruso Sergey Kovalev y el ucraniano  disputaron el título mundial de las 175 libras de la Organización Mundial de Boxeo, que dejara vacante Andre Ward con su retiro y que le había arrebatado al primero en noviembre del año pasado.

Fue Ward quien le propinó al ruso sus dos únicas derrotas. En la revancha efectuada el pasado mes de junio, pudimos ver a un Kovalev titubeante que caía por nocaut técnico en el octavo asalto. Recientemente ha reconocido que en sus últimos combates no había sido disciplinado en sus entrenamientos y que había exagerado con el alcohol y las fiestas. Un retiro espiritual en un monasterio en Grecia le habría permitido aclarar su mente y reenfocar su carrera decidido en volver a ser el gran peleador que era antes de extraviar el camino.

Fue así como terminó la ya deteriorada relación con su entrenador de años, el estadounidense John David Jackson, y contrató al desconocido Abror Tursunpulatov de Uzbekistán, quien además habla ruso, lengua materna de Kovalev. Dejó de beber y salir de juerga y comenzó a alimentarse sanamente. Tenía claro que para volver a la cima, no había que dejar nada al azar.

La gran prueba para todo este trabajo era el ucraniano de 29 años Vyacheslav Shabranskyy, quien llegaba con un palmarés de 19 victorias, 16 de ellas por nocaut, y sólo una derrota ante el cubano Sullivan Barrera. Con 1,92 metros de estatura, Shabranskyy no sería un hueso fácil de roer.

Kovalev ingresó al cuadrilátero serio, concentrado, se le veía seguro de sí mismo y tranquilo. La pelea inició rápidamente, el primer round no fue el clásico de estudio ya que ambos contendientes intercambiaron jabs con frecuencia y precisión, siendo Kovalev despedido hacia atrás con una buena izquierda del ucraniano – ambos peleadores son diestros – lo cual no desesperó al ruso que con frialdad sacó a relucir su mejor boxeo, aquel que le encumbrara a lo más alto de la división de los semipesados, conectando un cruzado de derecha que mandó a Shabranskyy a la lona.

El ucraniano se levantó rápidamente, no parecía muy afectado por el golpe, y Kovalev, sin precipitarse, siguió boxeando hasta que, ya terminando el primer round, con otra poderosa derecha nuevamente derriba a su oponente, dejándolo esta vez en malas condiciones. Shabranskyy superó el conteo y tuvo que amarrar para sobrevivir los últimos segundos del asalto.

El segundo round se inició con un Shabranskyy más cauteloso y un Kovalev decidido pero calmado, colocando golpes con precisión, hasta que otra derecha a la sien mandó al ucraniano por tercera vez a la lona. Era evidente la superioridad del ruso quien en ningún momento se precipitó, continuando su golpeo de forma certera e implacable, hasta que a los 2 minutos con 36 segundos, de acuerdo al registro oficial, el réferi Harvey Dock detuvo la pelea, con lo cual Sergey Kovalev recuperaba uno de sus cinturones por nocaut técnico.

En la entrevista posterior con Max Kellerman de HBO, dejó en claro que su meta es transformarse en campeón unificado de las 175 libras. Por el nivel demostrado en su regreso al cuadrilátero, dicha meta no parece ser inalcanzable. A sus 34 años de edad, podemos decir que Sergey Kovalev ha regresado en gloria y majestad. En horabuena para el boxeo y la afición.

Foto destacada: Frank Franklin II, AP

Síganme en @mariopavezchile y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *