Opinión

La homosexualidad en el fútbol profesional

Hace una semana Pablo Iglesias, a partir de la situación política entre España y Catalunya, comentó que “es normal que en un equipo de fútbol haya jugadores que se sientan vascos, catalanes, heterosexuales y homosexuales”. En esta sociedad y en el momento convulso en el que vivimos, es habitual que se vean y oigan múltiples críticas a jugadores que manifiestan abiertamente su pensamiento político.

Así se visibiliza la diferencia de opiniones políticas que puede haber en un equipo o en un país. Pero ¿qué pasaría si en vez de expresar sus ideas políticas, expresaran su orientación sexual o identidad de género?

Actualmente en una España heteropatriarcal, no hay ningún jugador de primera división que haya hecho pública su homosexualidad, bisexualidad, transexualidad o transgénero o se haya mostrado sin pudor con su pareja por la calle. Esto no existe. Y no es porque en el fútbol profesional no los haya.

En pleno siglo XXI y en el país que está en cabeza mundial de tolerancia y lucha por los derechos LGTBI y feministas (en teoría), hay muchas personas en determinados colectivos que no se atreven a mostrarse abiertamente cómo son y cómo sienten. Y esto se debe a dos factores primordiales.

El primero es el rechazo que esto produciría no solo en la mayoría del público que asiste a estadios de fútbol o baloncesto, si no en patrocinadores, marcas, o incluso algunos clubes de fútbol.

Y el segundo motivo y fundamental es que este rechazo está causado por unos estereotipos y prejuicios machistas. En deportes vistos históricamente como masculinos por una gran masa social, sería muy difícil de entender que alguien rompiera el rol de masculinidad que esto conlleva. Es decir, el fútbol, boxeo o el motor, se entienden históricamente a partir de “valores masculinos” como la valentía, la competitividad o la seguridad.

El reflejo de esta situación se ve muy habitualmente en estadios de fútbol. El último caso que tuvo mas repercusión fue cuando a Michel, ex jugador del Real Madrid y actual entrenador del Málaga, le llamaron maricón en el Camp Nou. Un cántico que lleva escuchando más de 20 años y que nunca ha sido sancionado. Es más, el propio entrenador le comento al árbitro si lo iba a anotar en el acta. No lo hizo. ¿Qué hubiese ocurrido si en vez de un insulto contra el colectivo LGTBI hubiese sido un comentario racista? Seguramente en ese caso, hubiese habido una investigación por parte de la Liga y el árbitro hubiera dejado constancia en el acta.

¿Por qué se lleva haciendo desde hace más de diez años campañas anti-racistas, totalmente necesarias, por supuesto, por parte de FIFA y UEFA y no se tienen en cuenta comentarios y acciones discriminatorios contra otros colectivos? ¿Hay un doble rasero por parte de las autoridades deportivas para consentir o no según qué insultos?

La permisividad de estas acciones tienen consecuencias. Por un lado se le da ha entender a la sociedad que es grave llamar a alguien «negro de mierda», que obviamente lo es, pero no lo es utilizar una orientación sexual como insulto. Es decir, por un lado ni siquiera se tiene en cuenta la visibilidad de un colectivo dentro del mundo deportivo, y cuando se visibiliza es con connotaciones negativas permitidas.

¿Cuándo se van a sancionar cualquier tipo de discriminación a cualquier colectivo? ¿Cuándo vamos a facilitar que los jugadores no se tengan que esconder detrás de un rol y una imagen falsa para poder desarrollar su trabajo sin esconderse?

Como ya he comentado antes, la aceptación por parte de la sociedad no se debe tanto a la orientación sexual, como al rol asociado que hay en esas orientaciones socialmente hablando. Es decir, un chico gay, es asociado a un rol más femenino, y una chica lesbiana esta asociada a un rol más masculino. Esto me lleva a reflexionar sobre lo siguiente. No es la orientación sexual lo que realmente se ve mal, que también, sino el rol estereotipado que esto refleja, es decir, es discriminado un rol femenino en la mayoría de deportes, así como el deporte femenino en sí. Es habitual ver y saber que hay chicas lesbianas en equipos de fútbol tanto de primera división como en el fútbol base de cada club. Y aunque también pueden darse situaciones de discriminación, es visible, porque existe un cliché, un estereotipo que relaciona a las mujeres lesbianas con el deporte sin base ninguna (ni todas las lesbianas hacen deporte, ni todas las mujeres que hacen deporte son lesbianas). La visibilidad que tiene el fútbol femenino dentro del colectivo LGTBI no ocurre ni en el fútbol masculino profesional, ni en el fútbol base.

¿Qué pasaría si un jugador infantil, cadete o juvenil de un club de barrio modesto, se expresara abiertamente como lo puede hacer una jugadora en las mismas condiciones? Seguramente que las consecuencias no serían las mismas, por lo que hemos comentado antes, tanto el rol, como la visibilidad y estereotipos de cada sexo y género es totalmente distinto en ambos casos, y por lo tanto la tolerancia a ello también.

Por último me gustaría hacer reflexionar sobre todo lo expuesto anteriormente. No deberíamos darle importancia ni a la orientación, rol o sexo de cada deportista. El rol de género su expresión, identidad o la orientación sexual, no tiene nada que ver con el sexo biológico. Existe un transversalidad, que hace que cada persona sea libre de sentirse, expresarse y querer como quiera y decida, sin seguir lo preescrito. No es aceptable en ningún caso cualquier tipo de discriminación por odio, ingenuidad, desinformación o prejuicios, Hay que fomentar, aceptar y conocer que hay realidades distintas. Que cualquier jugador debería tener la seguridad de mostrase como es, sin miedo a que sociedad, clubes, medios de comunicación o patrocinadores puedan hacer que se trunque su carrera o simplemente que un niño en un club de fútbol base no pueda mostrarse tal como es por miedo a la reacción de sus compañeros.

Hagamos del deporte un espacio de visibilidad, libertad y tolerancia para tod@s.

La imagen de portada proviene de la web www.cromosomax.com
Sígame en twitter: @paatrii_21 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, en nuestro Instagram: sextoanillo. Entérate de todas las noticias del futfem en @futfem6Anillos 

One Response

  1. Totalmente de acuerdo.
    Muy buena reflexion, a ver cuanta gente se replantea lo mismo, pero aun tiene que cambiar mucho la sociedad, tristemente no estamos preparados.
    Grande Patri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *