Noticias

El Bayern Munich cesa a Carlo Ancelotti

El equipo bávaro ha hecho oficial el despido del laureado entrenador italiano luego de poco más de un año a cargo en la que conquistó una Bundesliga.

Luego de la estrepitosa derrota en el Parque de los Príncipes ante el PSG, el Bayern Munich realizó una reunión de urgencia en la que decidieron cesar a Carlo Ancelotti, quien había asumido el cargo en julio de 2016 luego de la salida de Pep Guardiola. Se trata del despido más tempranero en la historia del club, el caso más cercano fue en Octubre de 1991 cuando despidieron al mítico Jupp Heynckes.

Ancelotti fue traído a Baviera por su fama de buen manejo del vestuario y su gran récord en competiciones europeas, ya que el objetivo principal de los alemanes es volver a conquistar la Liga de Campeones. Los dirigentes confiaban que Carletto retomara un juego más directo y superar el escollo de las semifinales, algo que su predecesor Pep Guardiola no logró llevar a cabo en sus 3 años de mandato. Sin embargo, las cosas no fueron de acuerdo a lo planeado y el técnico italiano fue sometido a fuertes críticas por parte de la prensa alemana debido al juego cansino que mostró en varios momentos de la temporada.

Ancelotti se va con considerable porcentaje de victorias del 70% y logró conquistar el título de liga alemana en su primera campaña, pero dicho campeonato se sintió como muy poco para un equipo armado para pelearlo todo. En la copa alemana fue eliminado en semifinales por el Borussia Dortmund que le remontó un 0-2 en Munich. En la Champions League sólo logro llegar a cuartos de final donde fue eliminado de manera polémica por el Real Madrid. Quizás fueron los errores de los árbitros los que ayudaron a desviar un poco la atención del nivel de juego que presentó el equipo, especialmente en la ida.

Vestuario en llamas

Foto vía: dailymail.co.uk

El italiano ha tenido una trayectoria impresionante con títulos en las cuatro grandes ligas europeas y es reconocido ampliamente como un entrenador que se la lleva muy bien con sus jugadores, pero en el Bayern el tinte fue otro y se han percibido roces con los principales jugadores del equipo a comienzos de esta campaña. Una pésima pretemporada generó muchas dudas en las tácticas empleadas, los jugadores empezaron a quejarse públicamente y los aficionados no estaban conformes con el estilo de juego.

El equipo volvió a épocas del FC Hollywood, donde aparecía en los tabloides por declaraciones de sus jugadores: Lewandowski se quejó de la política de fichajes,  Ribery lanzó su camiseta al ser sustituido en un encuentro, Robben opinaba sobre los jugadores que debía utilizar el entrenador… el vestuario se había salido de control. Sin duda el mayor problema fue el caso Thomas Müller. Luego del retiro de Lahm, Müller era el único bávaro dentro del equipo, su rol en la jerarquía dentro del club se hizo aún mayor y la misma dirigencia se había encargado de señalarlo como un referente e imagen global del equipo, ya que es el favorito de la afición por su personalidad sencilla y jocosa. El delantero alemán tuvo su peor campaña como profesional el curso pasado, donde logró cifras paupérrimas de cara al arco, buen parte de la culpa se le atribuyó a Ancelotti, argumentando que no sabía cómo explotar las habilidades del raumdeuter (investigador de espacios como se hizo llamar el mismo Müller), quien no encaja en una posición fija gracias a su gran movilidad en el frente de ataque. Esta temporada Müller se quejó por los pocos minutos, luego de un partido frente al Werder Bremen, y declaró que parecía que sus características no eran del agrado del entrenador.

París fue la sentencia

Foto vía: eurosport.com

El juego del equipo no terminaba de convencer y, salvo las victorias frente al Mainz y el Schalke, los resultados estaban lejos del ideal, incluso marcando el peor inicio de liga desde el 2011. En lo que sería su último encuentro de Bundesliga empató en casa frente al Wolfsburg al desperdiciar un 2-0 a favor y mostrando jugadores desconectados dentro del campo.

Por Liga de Campeones tenían un juego estelar frente al PSG en el que se jugaban mucho más que 3 puntos. Durante el veranos los dirigentes del Bayern no escatimaron en criticar las políticas de fichajes de los parisinos y sus aparentes violaciones al fair play financiero, e insistieron en su orgulloso modelo de gestión con fichajes a costos muy por debajo de los grandes de Europa, por lo tanto se trataba de un partido en el que debían defender su tradición. El encuentro fue un desastre y en la prensa se cuestionó mucho el planteamiento de Ancelotti, quien dejó en el banco (e incluso en las tribunas) a pesos pesados del equipo como Robben, Ribery y los centrales HummelsBoateng. El inconformismo fue total y el resultado obligó a Rummenigge y Hoeness a tomar medidas urgentes.

El fin de semana el entrenador interino será el francés Willy Sagnol, reconocido ex-lateral del equipo que venía ejerciendo como asistente de Ancelotti, mientras se busca un eventual remplazo para el caliente asiento del banquillo del club más laureado de Alemania. En estos momentos suena con fuerza el ex-Dortmund Thomas Tuchel, quien en el pasado había sido recomendado por el mismo Guardiola. La apuesta y sueño de la dirigencia es la sensación en tierras teutonas: el joven Julian Nagelsmann, quien está haciendo cosas espectaculares con el Hoffenheim, pero con sus 30 años y limitada experiencia en competiciones continentales podría ser una apuesta muy arriesgada en estos momentos de tensión.

Otro interrogante se plantea sobre James Rodríguez, ya que fue un fichaje pedido exclusivamente por Ancelotti y llegó cedido desde el Real Madrid por 2 años y ahora deberá ganarse la confianza de un nuevo entrenador.

Imagen destacada: espnfc.com

Síganme en @CamBtrg y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *