Análisis Opinión Remo

Traineras/estropadak, un deporte para elegidos

Amanecía lentamente en uno de los muchos pueblos costeros de Gipuzkoa, cuando Antton, a lo lejos, a unos 500 metros del acantilado, oteaba los resoplidos de una ballena franca. Excitado ante semejante visión, agitó con toda su fuerza el badajo de la campana que puso en alerta a los habitantes del pueblo. La alarma provocó que la mayoría de los arrantzales de la localidad saltaran de sus camas y bajaran al pequeño puerto para hacer bogar a sus txalupas, provistos todos ellos de sendos arpones con el fin de dar caza a la ballena.

Aquellas carreras de bateles se sucedieron en el siglo XVII, las precursoras de lo que hoy son las regatas de traineras, cada vez con más presencia en nuestro bravo mar Cantábrico. Los arrantzales sabían que, quien llegara primero y arponeara a la ballena, tenía una serie de privilegios que el resto de “competidores” no serían capaces de alcanzar, a pesar de que la grasa que era convertida en aceite (saín), podría repartirse en el pueblo, ya que la carne del cetáceo apenas tenía aprovechamiento.

Las mayoría de capturas balleneras en el Cantábrico fueron obra de arrantzales de localidades como Orio, Getaria, Hondarribia, Lekeitio…, pero ya a partir del siglo XVIII esta actividad fue decreciendo, debido a la escasez de ballenas, y se sabe que la última captura fue realizada en 1901 en aguas de Orio.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, las traineras o, en euskera, estropadak, se han convertido en todo un espectáculo a lo largo de toda la costa cantábrica, desde Hondarribia a Galicia.

Disposición de los remeros

La trainera se inventó en 1750 en Hondarribia, con el fin, según los historiadores, de pescar sardinas.

Una trainera, en la actualidad, está fabricada con materiales livianos como fibra de carbono, etc., que han ido sustituyendo con el paso de los tiempos, a la madera. La embarcación tiene unas medidas de 12 m de eslora, 95 cm de proa, 75 cm de popa, 60,5 cm de puntal y 1,72 m de manga mínima. El peso de la embarcación cuando sale de la fábrica, sin despiece, debe ser de 185 kg y el total incluyendo toletesbancadas y toleteras tiene que ser de 200 kg. (ref. Wikipedia).

Cada trainera lleva consigo 14 tripulantes, de los cuales 7 ocupan la posición de estribor (izquierda) y 6 a babor (derecha) además de un patrón que es quien lleva el timón y da las órdenes oportunas en cada regata. Cada bancada está ocupada por dos remeros con excepción del séptimo de estribor que es quien, además de remar, se ocupa de iniciar el viraje en cada una de las ciabogas (cambio de sentido que realizan las embarcaciones en los largos –normalmente 4-, que realizan en la competición).

Ama Guadalupekoa – Hondarribia

Deporte de gran desgaste físico en el que los remeros finalizan exhaustos tras los 20 minutos que dura aproximadamente cada regata. La modalidad más popular es la regata en la que compiten 12 embarcaciones en 3 tandas de 4 traineras. Lógicamente, el vencedor es aquel que realiza el mejor tiempo entre las 12. También suele utilizarse la modalidad de contrarreloj pero en contadas ocasiones.

Muchos han sido los clubes que han destacado en este deporte tales como Orio, Hondarribia, San Juan, Bermeo, KaikuAstillero, Pedreña, Donostia, Zumaia, Cabo, Tirán… y otras más. La regata estelar de la temporada se realiza en Donostia/San Sebastián en los primeros días de Septiembre. Ganar la bandera de La Concha es algo único, muy por encima de cualquier otra bandera, que es el trofeo más preciado en cada una de las regatas que se celebran a lo largo del verano.

En los últimos años, Urdaibai de Bermeo ha sido prácticamente invencible, si bien los remeros de la Ama Guadalupekoa (trainera de Hondarribia) han estado muy cerca.

Un deporte para elegidos, para deportistas fuera de serie, robustos, duros y muy entrenados, pero sobre todo, para amantes de la mar, de las furiosas olas contra las que los remeros han de luchar en escenas verdaderamente épicas y de gran plasticidad y, por qué no decirlo, de cierto peligro.

Traineras antiguas

Cada temporada se suman más adeptos; la expectación es máxima y las apuestas se multiplican en cada localidad en las que se celebran las regatas. Éstas han llegado al corazón de los habitantes de cada uno de los pueblos del norte de España donde se celebran las competiciones, todo un espectáculo digno de ver al que todos Vds están invitados.

Para más información sobre la Liga de Traineras, pinchar aquí

Imagen destacada: Antton Eskoriaza.

Síganme en @jokinelizari, y signa toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *