Análisis ATP Tenis WTA

Tenis Español: Las claves del éxito

Nuestro tenis viene de una carrera larga, en la que ha mejorado sus tiempos hasta llegar a los primeros puestos.

Desde mediados del siglo pasado el tenis español se ha ido abriendo paso entre las altas esferas del tenis mundial. Contamos con 11 ganadores de Grand Slam, y 33 títulos. En este año hemos conseguido encabezar el ranking WTA y el ATP a la vez. La clave de este éxito parece no residir en un único jugador o entrenador, sino en un sistema más global, así como una forma de entender el deporte y la vida. No es una casualidad.

 

 

Este artículo es una continuación del anterior, «Reyes del Tenis«.

 

En la siguiente gráfica podemos ver el número de GS conseguidos por tenistas españoles a lo largo de los últimos 70 años.

 

 

A los logros de los tenistas de nuestro país hay que sumar a todos aquellos jugadores de otras nacionalidades que han venido a formarse aquí.

 

Murray, Marat Safin, Dinara Safina, Igor Andreev, María Kirilenko, Kuznetsova, Mónaco, Dimitrov, Hantuchova… Tenemos un sitio privilegiado en el mundo de la raqueta.

 

Si una cosa está clara es que no hay un único motivo por el cuál somos un país de referencia.

Una combinación de un buen sistema de entrenamiento, una cultura deportiva muy arraigada, buen clima, una gran masa social de jugadores amateurs y profesionales, gran disponibilidad de pistas.

 

En primer lugar debemos entender que el tenis está polarizado en nuestro país. Poco tiene que ver el tenis de la zona mediterránea con el resto de la península (a excepción de Madrid). Las grandes academias se concentran en Cataluña, Valencia y Mallorca; y con ellas la mayor parte de los jugadores de alto nivel. Tener a un gran número de tenistas profesionales entrenando aquí actúa de efecto llamada para buenos jugadores jóvenes, lo que contribuye a mantener el estatus y el nivel de nuestros entrenamientos.

 

Búsqueda de «academias de tenis» en Google Maps

 

Si algo destaca del tenis español es la calidad de los entrenadores. Lógicamente, no por ser español un entrenador será mejor que otro de una nacionalidad diferente. Pero la cantidad de entrenadores de altísimo nivel difícilmente se encontrará en otro país. Exportamos entrenadores y somos uno de los centros de formación de referencia a nivel mundial. Se podrían citar a 50 entrenadores que hayan trabajado con profesionales en el circuito y no los estaríamos mencionando a todos. Además, desde hace unos años se invierte en investigación, tanto desde la federación como desde clubs privados, con la intención de avanzar en todos los aspectos de la enseñanza. Quizás el punto débil del tenis español ha sido el tenis base, en el que se ha mejorado exponencialmente. Dedicaré un artículo a este tema, crucial para el futuro de nuestro deporte.

 

Tenemos un sistema reconocido a nivel mundial. Los Spanish Drills son conocidos en todas las academias, y temidos por muchos jugadores. No podemos hablar de este sistema sin mencionar a Pato Álvarez. Fue un sistema tremendamente efectivo, y consiguió sentar las bases del éxito del tenis español. Más allá de los ejercicios en sí,  este sistema es capaz de crear un estilo de jugador muy duro, fuerte y mentalmente acostumbrado a sufrir. Fábrica de GladiadoresPato Álvarez entrenando en la Sánchez-Casal

 

 

 

En este país tenemos una cultura deportiva muy arraigada, diferente a la de otros países europeos, como Inglaterra. Aquí no tiembla la mano a la hora de apostar por el deporte a costa de los estudios. Hay casos de niños con 11 años pasando más horas en una pista de tenis que en la escuela. Mucha prisa. Cuestión de prioridades, quizás. Sea como fuere esta falta de miedo a la hora de apostar tempranamente por un entrenamiento digno de un profesional contribuye a tener un gran número de jugadoras y jugadores intentando llegar a lo más alto. Por lo tanto, al haber muchos jóvenes  intentándolo hay más probabilidades de tener buenos jugadores (en la teoría).

 

Un punto no menos importante es el clima. Como hemos comentado antes el tenis de alto nivel en nuestro país se polariza en el Este peninsular. Más de 300 días al año de sol permiten entrenar al aire libre, con una enorme disponibilidad de pistas. Teniendo en cuenta lo caro que resulta hacer una instalación cubierta para una pista de tenis, nuestro clima permite no depender de grandes inversiones. En muchos otros países europeos resulta más complicado entrenar durante el invierno. Sin duda es un factor que actúa también de efecto llamada para jugadores extranjeros. Pese a no ser un punto clave es un apoyo más del que, sin duda, nos beneficiamos.

 

Por último, y no por ello menos importante, debemos tener en cuenta el papel fundamental de tener varios números 1 del mundo en las últimas décadas. Muchos niños y niñas ven a jugadores cercanos conquistando los grandes torneos y sueñan con ser como ellos. Y cogen la raqueta. Esperemos que por muchos años sigamos teniendo niñ@s soñadores, porque ellos son la verdadera clave de nuestro éxito.

Fotografías: Academia Sánchez-Casal, Gráfico propio (Miguel Búa), Google Maps, El Mundo.

 

Síganme en @miguelbua y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *