Crónica Gimnasia Rítmica

Dina Averina se proclama Campeona del Mundo 2017

Con un total de 74.700 puntos, logra el título y releva a su compatriota Yana Kudryavtseva

La gimnasta rusa Dina Averina ganó ayer viernes la medalla de oro en la final individual AA (all around) del 35º Campeonato Mundial de Gimnasia Rítmica celebrado en Pesaro, Italia. Ninguna de las 23 gimnastas rivales pudieron superar sus 74.700 puntos, ni siquiera su gemela y principal contrincante Arina Averina. Con notas considerablemente más altas que el resto, el oro se disputó, casi desde el principio, entre ellas. Finalmente fueron tan solo 1.250 puntos los que determinaron en qué escalón del podio se colocaría cada una.
La final individual la disputaron las 24 gimnastas que durante la clasificación de miércoles y jueves (donde competían 96 participantes) obtuvieron la puntuación más alta, que fue la suma de las tres mejores notas de los cuatro ejercicios realizados (aro, pelota, mazas, cinta). Se dividieron en dos grupos, B y A. Cada gimnasta volvió a mostrar sus cuatro ejercicios distribuidos en cuatro rotaciones.

El primero en competir fue el grupo B, donde ninguna nota superó los 16.250 puntos. Estaba compuesto por: Salomé Pazhava y Elina Valieva (Georgia), Sumire Kita (Japón), Nicol Ruprecht (Austria), Anastasiya Serdyukova y Sabina Tashkenbaeva (Uzbekistán), Sabina Ashirbayeva (Kazakhstan) Eleni Kelaiditi (Grecia), Olena Diachenko y Viktoriia Mazur (Ucrania), Ana Luiza Filiorianu (Rumanía) y Yating Zhao (China). Al finalizar las cuatro rotaciones, Kita Sumire ocupaba el primer puesto (62.700), Ana Luiza Filoorianu el segundo (62.625) y Salomé Pazhava el tercero (61.300). Todas las miradas estaban puestas en Salomé Pazhava, gimnasta que competía por primera vez desde que se lesionó durante los Juegos Olímpicos de Río el año pasado.

A pesar de estar recuperada, no pudo ofrecer su mejor versión. La originalidad de sus ejercicios no consiguió eclipsar la falta de fluidez y de práctica que irremediablemente conlleva una lesión. También sorprendieron las bajas notas de Mazur, la cual reclamó la de aro y la de pelota, siendo ambas rechazadas. El público mostró su desacuerdo con los jueces y su apoyo a la joven ucraniana con unos sonoros pitidos.

En el grupo A, por el contrario, la mayoría de las notas superaban los 17 puntos. Estaba formado por: Milena Baldassarri y Alexandra Agiurgiuculese (Italia), Arina Averina y Dina Averina (Rusia) Laura Zeng y Evita Griskenas (USA), Linoy Ashram (Israel) Alina Harnasko y Katsiaryna Halkina (Bielorrusia) Katrin Taseva y Neviana Vladinova (Bulgaria), Kaho Minagawa (Japón). Como se presuponía, los dos primeros puestos se los repartieron las rusas Dina y Arina Averina con un oro y una plata respectivamente. Sin embargo, el tercer puesto estuvo muy disputado entre Linoy, Halkina y Vladinova. Debido a fallos e imprecisiones en las actuaciones de las dos últimas, la medalla de bronce fue para la israelí Linoy con 70.025 puntos. No todo el mundo coincidió con el punto de vista de las jueces y las redes sociales se llenaron de comentarios que reprobaban las bajas notas de Vladinova y Halkina.

Ausencias y caras nuevas

De las 24 mejores gimnastas del mundial de Stuttgart en 2015, tan solo se mantienen ocho en Pesaro: Salomé Pazhava, Laura Zeng, Neviana Vladinova, Halkina, Kaho Minagawa, Sabina Ashirbayeva, Nicol Ruprecht y Mazur. No faltaron las personas que mostraron su nostalgia al recordar a Yana Kudryavtseva, Mamun, Staniouta, Rizadinova, Durunda, Neta Rivkin, Yeon Jae Son, Filanovski, Varvara Filiou, Mateva y la española Carolina Rodriguez, todas ellas retiradas de la alta competición.

En el caso de Moustafaeva, que también causó baja este Mundial, no fue por retirarse sino para poder recuperarse de su lesión de rodilla y de sus problemas de menisco. Según la gimnasta, fue una decisión muy dura, pero necesitaba descansar para recuperarse y estar al 100% para seguir luchando por su claro objetivo, Tokyo 2020.
En el bando italiano también ha habido cambios. La dirección técnica consideró que Agiurgiuculese y Baldassarre estaban más preparadas que Veronica Bertolini, primera gimnasta en el mundial de Stuttgart, y las eligió a ellas para representar a Italia en Pesaro. Así pues, Bertolini, actual campeona nacional, caía de la convocatoria tras ser superada por sus compañeras en los últimos torneos.

En cuanto a España, Natalia García causó baja debido a una rotura condrolabral anterior y posterior en la cadera derecha. En su lugar fueron Sara Llana y Polina Berezina las elegidas para representar a España. Hay voces críticas que se quejan de que, por primera vez en mucho tiempo, no haya habido representación española en la final individual AA de un Mundial, pues Polina Berezina finalizó en el puesto 34 y Sara Llana en el 40. Muchos ponen en duda el trabajo de la Federación tanto con las gimnastas individuales como con el conjunto senior durante el pasado ciclo olímpico. Consideran que se centraron únicamente en las gimnastas que iban a Río y dejaron de lado a las jóvenes promesas sin pensar en la transición que venía después. Además, piden más complejidad y competitividad a los ejercicios para poder hacer frente a las altas notas de países como Rusia, Bulgaria, Israel, etc. Por el contrario, hay personas que defienden a las jóvenes gimnastas alegando que todavía no tienen experiencia ni reputación internacional, y que tan solo es cuestión de tiempo, trabajo y constancia que sus notas suban y alcancen puestos mejores.

Foto destacada vía: zhenyakanaevagymnasium.files.wordpress.com

Síganme en @sofia_10261    y toda la información deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo; @sextoanillo y también en Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *