Rugby Super Rugby

Los Crusaders vuelven a reinar en el sur

Llegó el día, Lions y Crusaders se jugaban el todo por el todo en esta final del Super Rugby 2017 disputada en Johannesburgo, en la que los neozelandeses vencieron a los sudafricanos en un gran encuentro. El resultado final fue de 17-25, colocando el 8º entorchado de los Crusaders en sus vitrinas.

Lions y Crusaders ofrecían expectativas muy altas para este partido, no solo por ser los dos mejores equipos del año en cuanto a resultado, sino por el nivel ofrecido por ambas franquicias en los playoffs, cierto es que los Lions ofrecieron mas dudas que los Crusaders, aun así consiguieron doblegar a los Sharks en los cuartos y consiguieron una gesta, consiguiendo la remontada y a posteriori pasaron por encima de los poderosos Hurricanes en un partido que en el descanso se daba por perdido, por otro lado los neozelandeses venían con la vitola de favoritos después de conseguir triunfos contundentes antes las franquicias de Highlanders y Chiefs.

El partido comenzó como unos Crusaders que eran un rodillo, una defensa impenetrable no dejaba que los Lions pudieran meterse en el partido, los Crusaders eran mejores placando, eran mejores en las meles, jugaban mejor sin balón y eso se recompensaba con el primer ensayo del partido en el minuto 8 transformado por Tamanivalu. La cadena de mando de los Lions comandada por Cronje y por Jantjies no daba con la tecla con la que jugaron la semana anterior y casi sin poder reaccionar se encontraban con otro ensayo de los Crusaders transformado por Goodhue en una buena jugada de ataque trenzada por los visitantes.

Los Lions se aferraban a un atisbo de esperanza con un penalti transformado por Jantjies, pero llegó el mazazo para los Lions en forma de tarjeta Roja después de una fea maniobra del flanker Kwagga Smith sobre Havili tras intentar recuperar una patada alta de su apertura, Mo´unga convertía el penalti y los lions se iban al descanso con un 3-15 en el marcador y un jugador menos para todo el partido.

La segunda parte comenzó con otro mazazo, un ensayo de Kieran Read que ponía tierra de por medio y hacía prever un final anticipado para el partido ya que el marcador se ponía en un 3-22 para Crusaders. Pero los leones parecen que tienen un secreto o algo que hace reaccionar en las segundas partes, cuanto peor parece que esta el partido mayor es la reacción del conjunto sudafricano y a pesar de jugar con uno menos toda la segunda parte empezaron a ponerse las pilas.

El juego de los Lions cambió y se todo se debe a la aparición estelar de Faf de Klerk, el rubio había perdido la titularidad este año en los Lions después de haber realizado un colosal año 2016 que le valió para ganarse el puesto de titular con los Springboks, el pequeño medio revolucionó el encuentro y creo esperanzas para los locales que con los ensayos de Marx en el 64 y Fourie en el 73 más las conversiones de Jantjies ponían el partido en un puño a falta de 5 minutos y un público volcado.

Pero Scott Robertson, entrenador de los Crusaders decidió que ese partido iba a acabar  en ese instante, realizó los cambios y dio aire fresco sobre todo a una desgastada delantera, los Lions intentaban la proeza al igual que la semana anterior con los Hurricanes, pero una vez más se toparon con la defensa de los Crusaders que jugaba incluso cómoda en su línea de 22 sin dejar apenas huecos, una pérdida de balón en los metros finales por parte de Lions aseguró el partido para los Crusaders consiguiendo así el 8º título de Super Rugby y siguiendo en lo alto como franquicia mas exitosa del continente.

Fuente imagen destacada: crusaders.com

Sígame en @samuvelarde y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *