Sin categoría

OPINIÓN | «Trust the process… o no»

Cuando afrontamos un problema, por lo general, se nos plantean varias soluciones. A veces la elección no siempre depende de nosotros mismos, ni son siempre lo que nos gustaría. Pero cuando nos toca decidir, debemos valorar si la solución final nos va a solucionar el problema a corto medio plazo, si nos va a costar un precio muy alto, si la vía para alcanzar el camino es honrosa, o si debemos pagar un peaje para poder llegar a una situación donde podamos tener mejores opciones en el futuro.

Si esto lo llevamos al mundo del deporte y, más concretamente al mundo de la NBA, podremos observar cómo estas situaciones suceden temporada tras temporada donde los General Managers de los equipos tratan de dirimir estos problemas de la manera menos perjudicial. Por lo que en este artículo analizaremos y comentaremos las opciones que (a día de hoy) se plantean para resolver la pérdida de competencia de un equipo en la NBA.

TANKING

La primera, y quizá más comentada por su polémica, es la del “tanking”. Pero, ¿en qué consiste el tanking? Pues bien, se trata de una técnica usada habitualmente en la NBA que consiste en perder el mayor número de partidos posibles para que las opciones de lograr una buena posición en las rondas del draft sean mayores.

El sistema es el siguiente: se introducen 14 pelotas de ping-pong en un bombo, numeradas del 1 al 14, para crear 1.001 posibles combinaciones. De ese total de combinaciones, cada franquicia dispone de una cierta cantidad según su posición en la Liga. El último de la liga, tiene 250 números de esas 1.001 opciones, es decir, un 25% de posibilidades de hacerse con el número 1 de la 1ª ronda del draft.

Los jugadores de las franquicias no salen a perder los partidos (es obvio), pero la gestión de las plantillas por parte de la directiva, con traspasos sospechosos, al igual que algunas decisiones del cuerpo técnico, lesiones que se prologaban durante mucho tiempo (cuando el jugador estrella realmente podría estar jugando), rotaciones influenciadas… hacían ver que el único objetivo real era el del fracaso deportivo para lograr una oportunidad en el draft.

Posible Quinteto Inicial de los 76ers para la siguiente temporada. Fuente: LegionHoops

El claro ejemplo está en estos Sixers, que queda patentado con su lema “Trust The Process”, abanderado por su pick nº3 en 2014, Joel Embiid. En 2015, continuaron con la estrategia de tanking lo que les valió para obtener a Okafor repitiendo posición de pick. Un año más tarde obtuvieron el primer pick para llevarse a Ben Simmons y Saric, y este año, tras el acuerdo con Celtics, lograron el pick nº1 para escoger a Markelle Fultz.

Llevan desde la temporada 2013-2014 sin salir de los dos últimos puestos de su conferencia, con récords como un 10-72 en la temporada 2015-2016. Cuando antes nos referíamos a los peajes que uno debía pagar en el proceso de reconstrucción, nos referimos entre otros a por ejemplo datos de asistencia al pabellón, donde los 76ers, pasaron de situarse en la posición 14 en 2012 (unos 17.500 aficionados de media) a últimos en 2015 (13.940). Las cifras no engañan, y el impacto era notable, recibiendo numerosas críticas de jugadores, GMs… La NBA se llegó a plantear incluso prohibirla.

Pero es una técnica habitual, no nos quedemos solo con el equipo de Philadelphia. Se realizó en el 84 para conseguir a Olajuwon y Michael Jordan. En 2003 los Cavs idearon un plan para obtener a LeBron, tal y como reconoció su entrenador John Lucas el cual dijo: “Hicieron traspasos para dejarnos solo con los jugadores jóvenes. Se trataba de vender el equipo y hacerse con LeBron y no puedes culpar a la franquicia por tener ese plan”.

                                                .

GENERAR TODO EN TORNO A LA ESTRELLA

La segunda estrategia quizás es menos común de lo habitual, pero si nos fijamos, muchos equipos fijan la reconstrucción del equipo tratando de regenerar el plantel conforme a un único jugador, el denominado jugador franquicia. Esta vía no es tan dolorosa como el tanking, aunque es más arriesgada, ya que tu jugador franquicia no deberá querer salir en ningún momento además de que cabe caer en una deriva de inexistencia de éxitos en lo deportivo (sin llegar si quiera a PlayOffs) y sin posibilidades de obtener buenas posiciones en el draft.

Resultado de imagen para lillard aldridge batum
Quinteto inicial Portland Trail Blazers en la temporada 2014-2015. Fuente: NBA/Google Imágenes

Pongamos un ejemplo. Los Trail Blazers, en 2015, tras alcanzar los PlayOffs, perdieron en primera ronda contra los Memphis Grizzlies de Marc Gasol por un 4-1. Eso supuso un duro golpe para la franquicia, la cual sabía que un fracaso en lo deportivo supondría la no renovación en el mercado de agentes libres de sus mejores hombres. Se fueron LaMarcus Aldridge (que promedió 23.4 puntos y 10.2 rebotes), Aaron Afflalo (promediando 13.3 puntos), Robin Lopez (9.6 puntos y 6.7 rebotes) y Wesley Matthews (15.6 puntos) como agentes libres; y se traspasó a Batum (pieza defensiva clave además de sus 9.4 puntos por partido). Es decir, se fueron 4 de sus 5 jugadores del quinteto inicial, los cuales sumaban 71,3 puntos de media por partido. Cualquier aficionado de los Blazers se hubiera puesto a llorar vista la situación.

¿Pero por qué dada la estampida de jugadores en Portland este equipo no se marchó de PlayOffs e incluso dio muestras de ser un equipo muy competitivo? Recordemos que su principal estrella junto a Lillard se va, su jugador clave defensivo se va y el resto de hombres importantes se fueron… Pero esto no alteró todo lo que se pensaba a la ejecutiva de los Blazers. Analizaron lo que tenían, dando la oportunidad a un joven con un increíble potencial como era CJ McCollum. Además obtuvieron buenos jugadores de la agencia libre (como Ed Davis) así como de traspasos como el de Plumlee. A eso debemos sumarle la motivación de Lillard de ser el único líder de una plantilla muy joven y llevar las riendas del equipo.

Si en 2014-2015 habían sido 4º en el oeste (51-31), campeón de la división noroeste y habían perdido en PlayOffs 4-1 frente a Memphis, en la temporada siguiente a la estampida, 44-38 de récord, quintos en el oeste y segundos de división por detrás de OKC llegando a semis de Playoffs, tras endosar en 1ª fase 4-2 a Clippers. Un año después lograron alcanzar también PlayOffs perdiendo en primera ronda contra GSW.

Esta fórmula no supuso ni una pérdida clara de asistencia media, ni de venta de camisetas, ni de apoyo de los fans. Al revés, ante la adversidad de la situación, confiaron todo a un proyecto liderado por Dame y por el momento, aunque les quede sumar ciertas piezas para hacerlo ganador, siguen siendo competitivos en todo una conferencia Oeste.

El resultado contrario a Portland es New Orleans. Desde 2013-2014, tan solo en una ocasión han logrado alcanzar PlayOffs, en la temporada 2014-2015, mientras que en el resto se sitúan entre la posición décima y duodécima de la conferencia. Lo confiaron todo a Anthony Davis, el cual debía liderar el proyecto tras ser drafteado por la franquicia en 2012. Pero las lesiones del mismo y la gestión de la plantilla desde entonces con fichajes que no aportaban lo esperado, atascaron el progreso de esta franquicia.

                                                                                                             .

LA ÚLTIMA ESTRATEGIA: ESPERAR A UN GRAN AGENTE LIBRE

Se decía que Paul George, el verano de 2018 en el que sería agente libre iría a los Lakers, ya que estos tras iniciar su periodo de reconstrucción estarían buscando hacer hueco al All Star y, a la vez, poder atraer a otros jugadores, para lo que requerirían de espacio salarial suficiente. Firmar a un jugador estrella en la agencia libre supone la posibilidad indirectamente de poder adquirir nuevos y mejores jugadores que se sientan atraídos por el proyecto ganador.

Resultado de imagen para millsap nuggets
Millsap en su presentación con los Nuggets. Fuente: The Denver Post

Quizá esta técnica sea menos clara en cuanto a reconstrucción desde 0, ya que es difícil que una estrella de la liga quiera ir a jugar a lo que se conoce vulgarmente como un solar. Pero sí que es más fácil de demostrar en proyectos que no acaban de despegar y buscan firmando a agentes libres dar un último empujón al proyecto o convertirlo en ganador. Tenemos el ejemplo con la firma de Millsap este verano en Denver, el cual será la piedra angular del nuevo proyecto o la marcha de Al Horford a Boston como agente libre para dar un salto de calidad al equipo el verano pasado.

Esto sucedió más claramente el verano anterior, con Kevin Durant, donde muchos equipos esperaban su fichaje para iniciar con él un proyecto ganador, o el verano de la agencia libre de LeBron James. Es una estrategia complicada ya que no siempre se puede ofrecer un proyecto competitivo existente para atraer a estrellas ni un plantel de calidad. Muchas veces tan solo se puede ofrecer el máximo salarial y esperar que con la llegada de la estrella por medio de la agencia libre se puedan atraer a nuevos jugadores.

Debo decir que no siempre es fácil escoger que solución escoger, bien por la imposibilidad de atraer a grandes jugadores, bien por la no existencia clara de un jugador franquicia en la plantilla. Pero si bien, apostar por los jóvenes junto con una estrella y no fichando innecesariamente manteniendo el bloque, está demostrado da buenos resultados, o sino que se lo digan a los Warriors, apostando por los jugadores obtenidos en el draft en años pasados (¡¡Green pick 35 de la segunda ronda!!, Thompson, Barnes, Curry…). Buscar la estabilidad en el proyecto, apostando por los jóvenes, traspasando a los jugadores que no se han logrado adaptar y siempre con un objetivo claro que es el de estar entre los mejores; creo debería ser leitmotiv para cualquier franquicia.


Síganme en Twitter @Alvaritoo_5 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo. Para conocer toda la actualidad sobre la NBA, sigan a nuestra cuenta especializada en ello, @SextoABasket.

Fuente Imagen Principal: Sports Ilustrated

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *