ATP Crónicas Roland Garros Tenis

Nadal paraliza a la Tierra con su Décimo Roland Garros



Rafa Nadal hace historia y consigue su décimo Roland Garros en la Philippe Chatrier al derrotar al suizo Stanislas Wawrinka por 6-2 6-3 6-1. Supera a Pete Sampras en Grand Slams con 15.

Calor, viento y mucho tenis. Estos eran los protagonistas de una tarde completamente dedicada al colapso del torneo más glorioso de la historia del tenis. Estos y un público que deseaba desde el primer instante disfrutar de un choque que quedaría guardado en los libros de este deporte. Y es que, mientras se anunciaban los 10 campeonatos de los dos finalistas, nueve de un español y uno de un suizo, era imposible no rezar para que esto jamás acabase.

Dos chicos, dos leyendas, dos auténticos profesionales dedicados al cien por cien a una cosa: ganar, ganar y ganar. Rafa, que no había perdido una final en la ciudad del amor, se medía a un jugador que no había caído en ninguna de las que había disputado en un Grand Slam. ¿Qué mejor plan se podía pedir para un domingo? Evidentemente una cómoda victoria de nuestro estandarte.

Primer set:

Una historia de esas que se quedan guardada en la retina se iba a empezar a escribir de una forma un tanto extraña. Casi como en cualquier encuentro, ambos comenzaron dominando sus servicios, aunque Nadal tuvo que sufrir la ira de un señor de Lausana que quería marcar su territorio. Afortunadamente, los primeros ayudaron al mallorquí, que fue capaz de solventar los puntos de rotura y, por consiguiente, de dar problemas al resto a su contrincante.

Rafa corre para no perder la pelota.
El País – Rafa golpea una derecha durante el primer set.

Fue, entonces, a partir del 2-2 cuando se empezó a ver la verdadera acción de la Chatrier. Rafa explotaba, al más puro estilo de esa bestia que ha llegado a coronarse hasta en 14 ‘Majors‘, llegando a hacerse de ahí en adelante con hasta 7 juegos de forma consecutiva. Dos quiebras le regalaron un primer parcial en el que había terminado con aquel que tenía enfrente.

Más que ganar el set, había hecho que Wawrinka lo perdiese. ‘Stanimal‘ había quedado reducido a ceniza en poco menos de cuarenta y cinco minutos, y esto pasaría factura al desarrollo del partido.



Segundo set:

Siguiendo la estela de una primera manga espectacular, nuestro balear no tuvo inconveniente alguno en vapulear a un rival que no estaba en pista. Era triste ver cómo una estrella de esta categoría había dejado escapar una final de tal envergadura. El miedo le recorría un cuerpo completamente destrozado por un cúmulo de dos breaks que lo llegaron a dejar 3-0 abajo nada más comenzar el set.

Stan Wawrinka rompe su raqueta.
El País – Wawrinka rompe su raqueta en el 5-3 y 40-30.

Con poco más que narrar, manteniendo esta ventaja conseguida con su rotura, Nadal se llevó el segundo mostrando la soltura propia de un ganador que sabe que tiene todo a su favor. Nadie podía toserle a este histórico personaje que hace más de una década encandiló a la central de París con una victoria temprana a los 18 años de edad. Ni siquiera con su revés Stan se atrevió a intimidarle. No existía hueco para nadie más, la historia había sido escrita antes de empezar y ninguno de los presentes se había percatado de ello.

Tercer set:

La redundancia no es adecuada, y mucho menos cuando se trata de algo tan importante como una final, sin embargo, en este caso es oportuno utilizarla, porque Rafa volvió a repetir lo de los dos parciales anteriores ante un oponente acabado. Una entrada al vestuario de varios minutos le dieron cierto impulso a Wawrinka, lo justo como para rehacerse en cierto modo y lanzarse a llevarse algún que otro juego.



[sg_popup id=”2″ event=”onload”][/sg_popup]

Saque de Rafael Nadal.
El País – Sirve uno de sus últimos puntos Nadal.

El problema fue que nada más comenzar, el quiebre le cayó sin poder hacer nada más que asentir. No había reacción posible a tal dominio que solucionaba hasta los 0-30 en contra con su saque. ‘Stan the Man‘ se convirtió en ‘Stan the Boy‘ y decidió esperar hasta el final del partido, ya que luchar era prácticamente inútil. Hasta los servicios fueron tarea difícil de mantener para el suizo de Magnus Norman (entrenador de Wawrinka desde el año 2005), teniendo que forzar la maquinaria e incluso animar a la enmudecida pista para conservarse en pie.

Una tras otra caían las roturas como si de algo sencillo se tratase. Con el 4-1 en el bolsillo y la soledad en la pista, Nadal no se atrevió a levantar el pie del acelerador hasta el final. La tierra le debía algo a este dios del tenis y ya se lo volvía a dar.

La agonía del que pierde comía por aquel entonces a un Stan que se veía derrotado, que se había visto derrotado dos horas atrás. La alegría del que gana envenenaba a un peleador, a una persona que representa a nuestro país como ninguno lo hacemos. Rafa ganaba, otra vez.

Imagen: El País.

Pueden seguirme en Twitter (@neyfranzambrana) o consultar toda la información deportiva en nuestra cuenta oficial: @SextoAnillo. Además, si no disponen de él, también nos encontramos en las plataformas de Facebook (www.facebook.com/sextoanillo/) e Instagram (sextoanillo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *