Ciclismo Giro de Italia

¿Por qué ganó Dumoulin el Giro de Italia?

La respuesta es clara y sencilla: porque fue el ciclista más fuerte de los que conformaban la lista de participantes de la presente edición de la ‘Corsa Rosa’. El corredor neerlandés se convirtió en el primer corredor de su país en conseguir esta ‘machada’. Ningún otro compatriota de Dumoulin anteriormente, había conseguido lo que el joven de Sunweb – Giant ha conseguido en el Giro del centenario. Ha inscrito su nombre en la historia del ciclismo holandés y se ha convertido en el primer corredor de su país en conquistar una gran vuelta después de que Zoetelmelk venciera en el Tour de Francia del año 1980; nada menos que 37 años después.

Un paso adelante

El grado de madurez mostrado por el holandés tiene varias explicaciones. Desde que perdió en el penúltimo día de competición la Vuelta a España del año 2015 –la que ganó el transalpino del Astana Fabio Aru– el corredor neerlandés ha sabido sufrir en los malos momentos y aprovechar al máximo su terreno: la contrarreloj individual. Con un par de años más de experiencia, es capaz de superar las adversidades que se le presentan en carrera. La combinación de una mejoría en la montaña y en tema de experiencia han permitido dar este paso hacia delante al ciclista holandés.

La lucha contra el crono ha vuelto a ser crucial en la presente edición de la ‘Corsa Rosa’. Las dos contrarrelojes han puesto en bandeja el triunfo de Tom Dumoulin. Supo aguantar las embestidas de los escaladores –Nario Quintana, Vincenzo Nibali, Domenico Pozzovivo, Thibaut Pinot e Ilnur Zakarin– para remacharles en su terreno: la contrarreloj.

Bien es cierto que para vencer en una prueba de tres semanas tienes que tener unas cualidades diferentes a la resta de corredores. Tienes que dominar todos los terrenos y Tom lo ha demostrado con creces en esta edición del Giro de Italia. Sus prestaciones en la montaña se han visto mejoradas después de un largo y oscuro trabajo realizado durante los meses de la pretemporada; siempre sin descuidar el hecho de potenciar aún más sus virtudes. Esta combinación de trabajo y sacrificio le han permitido entrar en el selecto club de ganadores de una ‘Grande’. Sí, porque Tom Dumoulin ya es uno de los grandes ciclistas del pelotón internacional actual. Ha conseguido un hecho que parecía difícil; ha conseguido inscribir en lo más alto del podio de la carrera transalpina el nombre de un corredor holandés. Un hecho que, sin la caída en el descenso del Gavia, muy probablemente hubiera conseguido su compatriota Steven Kruijswijk en la pasada edición.

Le pusieron en un ‘aprieto’

Las necesidades que los seres humanos tenemos, se vieron plasmadas en la etapa reina de la presente edición de la carrera italiana. El neerlandés se vio obligado a parar en plena ascensión al último puerto del día a hacer sus necesidades. Este hecho le debilitó y le hizo perder más de dos minutos de su renta con el escarabajo Nairo Quintana (Movistar Team). Lejos de hundirse consiguió mantenerse cerca de los primeros puestos en las etapas venideras y pudo remacharles en el último día con la disputa de la contrarreloj.

El holandés del Sunweb – Giant celebra orgulloso su triunfo en la general final del Giro de Italia.

Síganme en @JordiArimanyCol y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *