Sin categoría

Las espuelas hacen más daño oxidadas

Es oficial. Kawhi Leonard no jugará el segundo partido de la serie de Finales de Conferencia Oeste contra los vigentes subcampeones, los Golden State Warriors.

He leído comentarios del tipo: “Se acabó la serie para los Spurs”, “se les complica la cosa” o “sin Leonard yo creo que es completamente imposible”, pero parece ser que no se piensa en el factor diferencial existente a favor del equipo texano: el mejor entrenador de la historia de este deporte ante un segundo que sigue demostrando que le viene muy grande dirigir a uno de los mejores equipos de la historia.

Sí, Parker está lesionado. Sí, Kawhi se perderá el segundo. Sí, es muy complicado. Pero con Gregg Popovich en el otro lado de la banda, nada es imposible. Ya se ha demostrado en más de una ocasión que cuando no se cuenta con San Antonio Spurs es cuando más peligrosos son. Un equipo campeón, un entrenador campeón, una franquicia que lleva veinte años en lo más alto. Un equipo que ha perdido al mejor jugador de su historia y aún así ha conseguido más de sesenta victorias. Más de sesenta. Es una locura.

En un roster formado por jugadores All Star en las posiciones más débiles del equipo californiano, como Pau Gasol y LaMarcus Aldridge, con un Patty Mills que no podrá superar para peor su actuación del primer partido y un Manu Ginóbili que sigue deslumbrando a sus 39 primaveras, no se puede dar la eliminatoria por perdida. Todo esto, unido al hambre que expresa Jonathon Simmons en cada uno de sus minutos en pista y los enormes minutos de Kyle Anderson en el primer encuentro, debería ser tenido en cuenta para los partidos venideros.

Lo sé. Es una quimera. Pero un grupo de buenos jugadores, sumados al excelso Aldridge y a un Pau en sus números normales (no los del Game 1) pueden hacer que los Warriors se lleven más de un susto en la eliminatoria. Y está Pops. Siempre está Pops.

Foto vía: Dallas Morining News

Sígueme en @otilio9 y toda la información y actualidad del baloncesto en @SextoAbasket

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *