Entrevistas

Cristian Palacios: “En Peñarol íbamos muy lento para el ritmo que traía Diego Forlán”

Cristian Palacios (Salto, 1990) llega fino a esta mitad del campeonato. El goleador Bohemio, perteneciente a Peñarol, lleva 15 goles en 11 encuentros disputados y se ilusiona con pelear el torneo hasta el final.  Con plena confianza del técnico Jorge Giordano y entendiéndose cada vez mejor con compañeros de la calidad de “Nacho” González y el “Chapa” Blanco, el salteño habló sobre su trabajo en Wanderers y la importancia que tiene para los jugadores la confianza del técnico.

El delantero también se refirió a los últimos partidos de la selección: “Arrancamos arriba y terminamos perdiendo, nos dan vuelta los partidos muy fácil” y la dependencia que existe de las individualidades: “Uruguay son Suárez y Cavani y después no hay más nada”. Por otra parte, habló sobre Peñarol,  el momento que vive el club y la importancia que han tenido referentes como Diego Forlán y Antonio Pacheco en su carrera.

Pregunta. ¿Cómo fueron tus primeros pasos en el fútbol?

Respuesta. Arranqué a jugar al fútbol  en mi pueblo, Belén, en el departamento de Salto para irme a los 9 años a la ciudad de Salto, donde comencé mi carrera en el Club Atlético Chaná. Estuve en Chaná hasta los 17 años que fue cuando me vine a Peñarol y comencé mi carrera profesional. También jugué con la selección de Salto.

P. ¿Cómo se dio tu llegada a Peñarol? ¿De qué manera logró captarte un club grande como el Aurinegro?

R. Se dio a través de un intermediario que miraba jugadores para el “Pato” Aguilera. Gracias a ellos pude venir a probar suerte en Peñarol y tuve la fortuna de que le gusté a Víctor Púa que en ese momento era el coordinador de divisiones formativas del club.

P. ¿Cómo fue tu proceso de adaptación a la capital?

R. Es complicado venir desde el interior y dejar a la familia, es muy sacrificado pero si uno realmente quiere, lucha y no baja los brazos nunca, puede lograr grandes cosas. Yo siempre soñé con poder jugar al fútbol profesionalmente por lo que luché para sobreponerme a las dificultades que tuve y hoy gracias a Dios estoy acá disfrutando.

P. Quedas preseleccionado con la selección sub 20 en 2009 previo al mundial de Egipto al cual finalmente no vas. ¿Cómo fue tu experiencia con la selección?

R. Sí, estaba dando mis primeros pasos en primera división con Peñarol y Diego Aguirre me convoca para esa preselección sub 20, con la cual jugamos algunos amistosos pero al final no quedé en la lista definitiva para el mundial. Lo importante es que enseguida de esa convocatoria volví a Peñarol y pude debutar en primera.

P. Ese debut en primera se dio el 12 de septiembre de 2009, por la tercera fecha del torneo Apertura, ante Racing.

R. Sí, fue un debut malo por un lado porque perdimos el partido e hicimos un campeonato muy irregular. Por otro lado, acabé muy feliz de haber podido cumplir un sueño que era jugar en primera y con el plus de hacerlo en un equipo grande como Peñarol.

P. Y el técnico que te hizo debutar fue Julio Ribas…

R. Sí, Julio siempre me trató muy bien, me dio confianza y yo lo único que tenía que hacer era responderle en la cancha. Recuerdo que en esa semana que volví de la selección sub 20 él me dijo: “el fin de semana vas a jugar” y en el partido con Racing me dio unos minutos.

P. ¿Qué significó el “Tony” Pacheco para ti en lo personal y que crees que significa para Peñarol?

R. Para Peñarol ya todos sabemos lo que significa, un ídolo máximo, un referente. En lo personal, a mí me ayudó mucho, nos recibía a los pibes cuando subíamos a primera, siempre estaba a las órdenes. Nos aconsejaba a la hora de definir o de patear un tiro libre, te enseñaba como hacerlo mejor. El día de mí debut, que perdimos, el “Tony” se fue conmigo al vestuario, me abrazó y me dijo: “mira que toda esta gente que vos pensás que te putea, me está puteando a mí, vos quédate tranquilo que anduviste muy bien, te felicito guacho”, esas son las palabras que me quedaron marcadas porque el estadio se nos caía arriba y él se hizo cargo de todo, nos cuidó a nosotros y eso nos dio una gran tranquilidad. No tengo palabras para definir al “Tony” como jugador y como persona.

P. Tu primer gol en primera lo convertís en la 10ª fecha del torneo Apertura ante Liverpool. ¿Cómo lo recordás?

R. Sí, fue un gol de cabeza a centro del “Cacha” Arévalo Ríos. Estaba muy feliz por mi primer gol pero a la vez triste porque ese partido lo pedimos 2 a 1.

P. Luego de ese torneo te vas a préstamo a Central Español, donde anotás 15 goles en 14 partidos y te consagras como goleador del campeonato. ¿Qué tal tu experiencia allí?

R. Diego Aguirre siendo ya técnico de Peñarol me dijo que era una buena oportunidad para crecer y que me iba a servir para ganar experiencia, tener minutos en primera y poder volver de mejor forma a Peñarol. También me habló el “Tony” Pacheco, me dijo que tenía que aprovechar esa oportunidad para crecer y que tenía que hacer 10 goles. Luego de escucharlos a ellos me fui a Central donde gracias a Dios anduve bien, fui el goleador del torneo y eso me permitió volver a Peñarol.

P. En la temporada 2012/13 te vas cedido a Atlético Tucumán donde jugas 21 partidos y anotas 7 goles. ¿Cómo te sentiste en esa primera experiencia fuera del país?

R. Fue un cambio muy drástico, el fútbol argentino es mucho más dinámico que el de acá, se juega más rápido y hay más marca también. No me fue tan bien como quería pero al ser mi primera experiencia lo entendí, de todas formas uno va madurando y eso lo hace sentirse más cómodo en los distintos lugares a los que va.

P. Posteriormente, retornas a Uruguay donde te integras a las filas de El Tanque Sisley, convirtiendo 7 goles en 24 partidos. ¿Cómo fue ese pasaje por el equipo “fusionado”?

R. El Tanque estaba pasando un momento difícil cuando llegué y que nada tenía que ver con lo que vivía por ejemplo en Peñarol. El día a día era una lucha, los entrenamientos, la vestimenta y hasta llegar a jugar los partidos cada fin de semana pero por suerte me pude sobreponer. De todas formas no fue un buen año, si bien hice algunos goles, la verdad que fue un pasaje medio raro en mi carrera.

P. De ahí te vas a Olmedo de Ecuador, tu segunda experiencia fuera del país y en la altura, a 2750 metros sobre el nivel del mar, donde convertís 9 goles en 40 partidos. ¿Cómo viviste esa experiencia y cómo afecta la altura?

R. Al ser mi segunda experiencia fuera del país ya me iba más tranquilo pero el gran desafío era adaptarse a la altura. Ni bien llegué, no podía entrenar de buena manera porque me faltaba el aire, me llevó dos meses adaptarme, poder correr, exigirme sin sentir nada y poder ser uno más. En lo grupal nos fue mal, nos tocó descender pero en lo personal fui el goleador del equipo con esos 9 goles y la experiencia me sirvió mucho, haber podido adaptarme a jugar y vivir en la altura que es algo complicado.

P. Retornas a Peñarol donde no tenes muchas oportunidades y te vas cedido a Juventud de las Piedras donde convertís 13 goles en 14 partidos en la temporada 2015 de la mano de Jorge Giordano. ¿Cómo fue ese retorno a Uruguay?

R. Si, vuelvo a Peñarol y me doy cuenta en los entrenamientos de que no iba a ser tenido en cuenta. En ese momento existían posibilidades de irme a préstamo a Cerro, Rampla o Juventud y luego de hablarlo con mi representante optamos por Juventud porque sabíamos que el técnico quería contar conmigo. Llegué y Giordano me dio la confianza para jugar, debuté ante Fénix ingresando en el segundo tiempo, haciendo un gol y a partir de ahí todas las pelotas que tocaba iban para adentro. Un jugador cuando tiene la confianza del entrenador juega mucho más tranquilo y suelto, eso me ayudó mucho. Fue un gran semestre en el equipo y logramos algo histórico que fue entrar a una copa internacional.

P. Nuevamente Peñarol te requiere, esta vez se te mantiene en el equipo y se te dan un poco más de oportunidades, convertís 5 goles en 22 partidos, siendo el más importante el 1 a 0 justamente ante Juventud de las Piedras que le dio el título del Apertura 2015 a Peñarol ¿Cómo te sentiste en Peñarol durante ese tiempo?

R. Sí, vuelvo a Peñarol y realizo una muy buena pretemporada, marcando goles en todos los amistosos disputados. Sin embargo, no quedo convocado para los 3 primeros partidos del torneo porque existía la posibilidad de irme a jugar a Colombia, cuando esa posibilidad se cayó y se lo confirmé a Bengoechea, comencé a ser tenido en cuenta. Pablo me convoca ya para la cuarta fecha, un partido contra Fénix en el cual ingreso desde el banco y hago un gol, a partir de ahí alterné partidos con pocos minutos, otros de titular y otros sin jugar. También me apoyaron mucho mis compañeros, me dieron su confianza ya que sabían que si me quedaba alguna la iba a mandar a guardar porque venía de 6 meses muy buenos en Juventud. Ese fue mi mejor año por lo que logré en Juventud y por el campeonato obtenido con Peñarol.

P. ¿Qué significó tener a Diego Forlán como compañero?

R. Con Diego tenía muy buena relación, siempre hablaba con él, siempre me estaba aconsejando, a la hora de la definición o para patear tiros libres siempre lo escuchaba. Todos sabemos lo que es Diego Forlán y yo de él aprendí muchas cosas, por ejemplo entender cómo veía y pensaba el fútbol. Pasar de verlo en la tele desde chico a tenerlo como compañero fue algo muy lindo que me tocó vivir y lo aproveché al máximo para aprender.

P. Diego no se fue contento del club, ¿crees que el club y muchos hinchas a lo mejor no supieron aprovecharlo?

R. Yo hablé mucho con él. Diego llega a Peñarol luego de una trayectoria internacional increíble y pensó que Peñarol era lo que todos veíamos por la tele pero el día a día, el entrenar, nada es lo mismo. Tuvimos un campeonato muy irregular y la gente le exigía más a él por ser quien era. No nos salían las cosas en la cancha, él no nos entendía a nosotros ni nosotros a él. Diego venía con el ritmo europeo, jugaba de una manera y nosotros íbamos muy lento, por eso no se nos daban las cosas. La gente le exigía cada vez más y él quería responder pero las cosas no salían, no nos entendíamos y el solo contra once no podía jugar.

P. ¿Cómo los tomó el despido de Pablo Bengoechea luego de un año trabajando con él y de la forma polémica en la que se dio?

R. La verdad que nos tomó por sorpresa. Pablo venía de ser campeón los dos torneos cortos que jugó a pesar de no haber podido ganar la final del uruguayo y que lo echaran por un amistoso de verano… Nosotros en ese entonces estábamos llegando a entrenar y nos enteramos que lo habían echado a Pablo, él nos dio la charla explicándonos que se iba, Marcelo Zalayeta también nos dijo que se iba a raíz de eso y realmente fue todo sorpresivo. Nos tuvimos que adaptar al nuevo técnico que venía y por suerte pudimos jugar la final del uruguayo a pesar de ese torneo Clausura malo que hicimos en el que fue campeón Plaza pero que gracias al torneo que obtuvimos con Pablo tuvimos la revancha en las finales y no fallamos.

P. Luego de la obtención del campeonato con Peñarol te vas a Temperley. ¿Por qué ese traspaso teniendo en cuenta que habías sido importante en el último torneo?

R. En ese período ocurrió algo muy raro en Peñarol porque a pesar de ser campeones se fueron libres hasta 13 jugadores. En mi caso surgió esa oportunidad en Temperley donde iba a tener más minutos y aposté por eso. No me fue bien allí porque a pesar de ser tenido en cuenta todos los partidos, el técnico me ponía como volante por afuera y yo trataba de cumplir pero la verdad es que no me sentía cómodo. Le insistí mucho a mi representante de que quería volver a Uruguay y por suerte se dio esta posibilidad para estar hoy en Wanderers.

P. ¿Qué sensación te dejan todas esas idas y vueltas con Peñarol? ¿Por qué consideras que no terminan de tenerte en cuenta como una pieza importante?

R. Como a todo jugador lo que más pesa es la confianza. En Peñarol el entrenador que llega te da la confianza pero tiene 2 o 3 jugadores que vienen de atrás entonces te da la confianza 3 o 4 partidos y sabés que después de eso vas para afuera. Es distinto cuando jugás con un entrenador que te conoce y que te da la confianza todo el campeonato que en los equipos grandes donde todos los jugadores están al mismo nivel y que te aguantan unos partidos y si no entra el otro. Es lo que está pasando ahora, cambian el equipo constantemente y no le encuentran la vuelta. Como hay tantos jugadores buenos la cosa funciona a base de rendimientos y ningún jugador termina por agarrar confianza.

P. Entonces vos consideras que el cambio constante no beneficia y que lo ideal es mantener la confianza a determinados jugadores durante un campeonato.

R. Sí, eso depende también del técnico, si conoce bien a un jugador y sabe lo que pueda dar, va a saber si tiene que aguantarlo o no, pero el cambio constante es complicado. Lo que pasa por ejemplo con Peñarol ahora que está rotando todo el tiempo, es complicado incluso para tus propios compañeros porque un día juegan contigo, otro día juegan con otro y siempre lleva tiempo conocer a tu compañero, que es lo que le gusta, que hace, como se mueve. Lo que hacemos nosotros en Wanderers hoy, voy conociendo a “Nacho” González y el “Chapa” Blanco que son los que me ponen las pelotas de gol y ellos me van conociendo a mí, qué me gusta hacer, si me gusta picar acá o allá, cuando me muevo para acá o para allá la pelota tiene que ir al otro lado, esas son cosas que te va dando el día a día y saber que siempre jugás con los mismos jugadores.

P. ¿Qué tanto influye la presión de la hinchada en un club como Peñarol?

R. Nosotros cuando llegamos al club sabemos lo que es Peñarol, la historia que tiene y lo que ha conseguido y eso te obliga a querer ganar todos los partidos y competencias que juegues. La hinchada exige porque lo que quiere es lo mismo que nosotros, entienden que Peñarol tiene que ganar todo lo que juega. La hinchada hoy exige incluso más porque no se le han dado las cosas a Peñarol, si bien ha ganado algún título no lo viene haciendo con regularidad y eso en un club gigante como Peñarol no se ve bien. A veces es complicado jugar con toda esa presión de que tenés que ganar y tenés que ganar porque el equipo rival también juega y al enfrentarnos a rivales de menor talla, estos se agrandan porque se enfrentan a un equipo grande, juegan mejor, porque saben que es la oportunidad de mostrarse y poder algún día pasar a ese lado. Muchas veces el estadio se te cae arriba, uno quiere hacer las cosas pero no le salen y ahí comienza el nerviosismo, pero uno tiene que acostumbrarse a eso porque la gente cuando te tiene que alentar te alienta y cuando te tiene que putear para que reacciones también lo hace, cada uno alienta a su manera y eso hace parte.

P. Respecto al tema de la violencia en el fútbol, ¿podés entender la situación que se vive en Uruguay? ¿Qué opinás de que sean los violentos los que terminen fijando fechas y horarios y que las familias se estén alejando de los estadios?

R. Es algo muy complicado que antes no se veía tanto. Hoy se miran mucho los colores y siempre se está pendiente del otro equipo y no van a alentar al suyo propio. Siempre están pensando en el de enfrente y queriendo hacer alguna maldad, cosa que aleja a la gente del fútbol. Hoy en día hay un partido el fin de semana y mucha gente no va por miedo a la violencia, optan por quedarse en su casa y ya no vemos los estados llenos como antes.

P. Fuiste “víctima” de esto en el último campeonato que obtuvo Peñarol donde algunos violentos ingresaron al terreno de juego luego del partido…

R. Sí, salir campeón es algo muy lindo y a Peñarol no se le venía dando seguido por eso existía esa ansiedad en la gente de querer festejar con los jugadores aunque al final no pudimos festejar como queríamos porque la cancha estaba repleta de gente y tuvimos que irnos al vestuario. Esos son casos en los que falla la seguridad y no permite que los jugadores también puedan disfrutar de ese logro, puedan dar la vuelta olímpica y mostrarle lo obtenido a la hinchada.

P. En Wanderers te reencontrás con Jorge Giordano, con quien ya habías coincidido en Juventud. Tus períodos más goleadores, los 13 goles con Juventud y los 12 actuales con Wanderers han sido con él en la dirección técnica… ¿Qué influencia ha tenido el DT en tu desarrollo profesional?

R. La confianza que te da un entrenador es muy importante, esa confianza de que pase lo que pase vas a jugar te permite jugar con otra tranquilidad. Jorge además me potencia porque me pide que juegue donde sabe que puedo rendir más pero la clave está en la confianza, esa confianza que te permite sentirte importante y que él me la dio en Juventud y me la está dando hoy en Wanderers.

P. ¿Y cómo te sentís hoy en Wanderers? ¿Se sienten capacitados para poder pelear el campeonato hasta el final?

R. Me siento muy bien. En Wanderers sabemos a qué queremos jugar y Jorge ha logrado potenciar y darle más dinámica al juego, nosotros tratamos de responder a lo que nos pide. Respecto al torneo, se ha puesto parejo con los últimos resultados, nosotros vamos paso a paso.

P. Los últimos partidos venís compartiendo el ataque junto al “Chapa” Sergio Blanco. ¿Cómo se entienden los dos siendo 9 y teniendo que compartir el frente de ataque?

R. Nos entendemos de la mejor manera. Yo cumplo mi rol que es el de marcar diagonales y picar a la espalda de los defensas y el “Chapa” por su edad y su forma de juego se está tirando un poco más atrás para recibir y lanzar. Yo le marco el pase y él o “Nacho” González lanzan, ellos rotan en esa posición de lanzador y me dejan a mí toda la zona de ataque para que pueda explotar y agarrar a los defensas en velocidad.

P. ¿Tenés ganas de otra revancha en Peñarol y lograr afianzarte de una vez por todas en el equipo?

R. Uno siempre sueña con eso, poder jugar en Peñarol desde el primer partido hasta el último pero el fútbol es así, son momentos y depende de muchas cosas. Ahora estoy enfocado en Wanderers, quiero hacer bien las cosas, culminar el torneo de la mejor manera y después ver qué hacer con mi futuro. Quien dice que más adelante no pueda volver a Peñarol, o en el próximo campeonato mismo, yo sigo siendo jugador de Peñarol y sé que en cualquier momento me toca volver pero si uno hace las cosas bien también pueden surgir oportunidades de afuera y uno trabaja siempre para mejorar.

P. ¿Tenes el sueño de emigrar a Europa? ¿Te gustaría?

R. Sí, es el sueño de todo jugador pero si salen cosas buenas, sea acá en América o en Europa hay que aprovechar e irse a vivir otras experiencias.

P. ¿No han existido acercamientos de clubes europeos que quisieran contar contigo?

R. Sí, han existido, han sonado algunos equipos pero nada concreto. Incluso ahora también hay rumores pero como le dije a mi representante, yo estoy enfocado en hacer goles y terminar un buen campeonato con Wanderers, que me avise cuando haya algo concreto porque si no, uno se pone a pensar que se puede ir acá, se puede ir allá y se olvida del momento que está viviendo. Mi representante me tiene al tanto de los contactos que llegan pero no le doy mucha atención porque quiero enfocarme en Wanderers.

P. ¿Seguís el fútbol europeo?

R. Sí, sigo mucho la Champions y el fútbol español por los grandes jugadores que hay, tanto en Madrid como en Barcelona, incluso más si está Suárez jugando en Barcelona junto a Neymar y Messi, y seguimos esa competencia que hay de ellos con Cristiano y los atacantes del Madrid. Uno trata de mirar y aprender de ver a esos monstruos haciendo goles, aprender cómo definen, cómo se mueven y tratar de llevarlo uno a la cancha cuando juega, parece una pavada pero uno mirando aprende mucho y le van quedando cosas.

P. ¿Messi o Cristiano?

R. Es muy difícil elegir, son dos jugadores diferentes. Los dos son unos monstruos, jugadores de otro planeta, cada uno tiene sus cosas pero se me hace muy complicado elegir entre uno y otro. Para mí están los dos en el mismo lugar.

P. ¿Mejor equipo del mundo en la actualidad?

R. A mí me gusta el Real Madrid. Admito que el Barcelona está mejor por todo lo que viene haciendo en los últimos años pero a mí me gusta el Real Madrid.

P. ¿Tu entrenador favorito?

R. Me quedo con Simeone por sus ganas, la garra que le pone, cómo vive el partido desde el lugar en el que está, lo vive como un jugador, como si estuviera jugando todavía, su forma de festejar los goles, esas ganas que tiene de meterse a la cancha, todo eso contagia.

P. ¿Qué te pareció el partido de Uruguay ante Perú del pasado martes?

R. Fue un partido raro donde nos pasó lo mismo que en los últimos dos encuentros, arrancamos arriba y terminamos perdiendo, nos dan vuelta los partidos muy fácil. No sé qué pasa exactamente, decaemos en los segundos tiempos pero bueno, sabemos que todavía falta mucho y seguimos en carrera, la clasificación está en la palma de la mano.

P. ¿Comprendés la crítica que se le hace a la selección de que a lo mejor se depende mucho de individualidades como Suárez o Cavani y no se los rodea ni acompaña de la mejor manera para que rindan al máximo?

R. Es complicado porque sabemos que Uruguay son esos dos y después no hay más nada, es defender y tirársela a ellos para que les quede una y puedan definir. Cuando te tapan a esos jugadores, debido al estilo de juego de Uruguay, no tenemos jugadores para llegar jugando. Nosotros somos conscientes del tipo de juego que tenemos y cuáles son los jugadores que nos pueden salvar.

P. ¿Considerás que no se puede tratar de mejorar el juego para explotarlos mejor a Suárez y Cavani con jugadores como De Arrascaeta, Ramírez o Lodeiro, por ejemplo?

R. Sí, es verdad que tenemos jugadores de buen pie pero el técnico va a morir con la misma idea, formación y jugadores que trae desde hace tiempo. Digamos, el doble cinco de marca, con los 2 volantes abiertos porque prefiere el ida y vuelta más para marcar y dejar a los dos de arriba solos para defenderse y aprovechar las contras. Yo creo que tenemos gente para jugar y poder llegar tocando pero el juego de Uruguay hoy no es ese, aunque todo se puede cambiar, depende del entrenador que tengas, en nuestro caso, no creo que el entrenador vaya a cambiar si no lo hizo en años.

P. ¿El sueño de la selección lo tenes intacto?

R. Sí, uno siempre sueña con llegar y poder estar en la selección pero para eso hay que hacer las cosas muy bien, trabajar en el día a día y esforzarse al máximo.

Síganme en @Agustindorce y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *