Sin categoría

Russell Westbrook escribe su nombre en la Historia

Infatigable. Increíble. Imposible. Y pare usted de contar. Los adjetivos se acaban cuando hablamos de Russell Westbrook, el base californiano de los Oklahoma City Thunder, que en la madrugada del domingo al lunes 10 de abril de 2017 entró hasta la cintura en la Historia de la NBA. Sí, en mayúsculas.

Si a mitad de semana ya sabíamos que aunque no anotara, ni reboteara ni asistiera más en los tres partidos que le restaban para concluir la Temporada Regular promediaría un triple doble, anoche volvió a dar una lección de heroísmo tremendo en el partido que los Thunder se complicaron en casa de los Denver Nuggets. Además, también sirvió de lección para los que piensan que antepone sus estadísticas a los intereses del equipo, puesto que no paró de anotar y de nutrir a compañeros hasta el final del choque.

Tras unos minutos de inspiración de Gallinari, los Nuggets se ponían quince puntos arriba a mitad del último parcial, pero Russ no iba a permitir que el día del récord su equipo perdiera. Un dato lo explica a la perfección: 18 puntos de Westbrook en el último parcial por 14 de los Nuggets, casi nada.

Durante el último cuarto, la grada del Pepsi Center de Denver se dio cuenta de que le faltaba solo una asistencia al base para entrar definitivamente en la historia, y lejos de jalear a su equipo para evitarlo, querían ver la historia en directo. Gritaron, aplaudieron y rindieron pleitesía a un jugador del que ya no se puede decir que no es un líder, que no es altruista o que, sencillamente, no es bueno. Como dice Charles Barkley: “Al que no le guste Westbrook, no le gusta el baloncesto”. Consiguió la décima asistencia en mitad de un bloqueo en ataque de los Thunder, puesto que Sabonis intentó el tiro en dos ocasiones y las erró, hasta que Westbrook encontró en la esquina a Christon, que anotó el triple y consiguió el triple doble de su compañero. A partir de ahí, Westbrook se jugó casi todos los balones, puesto que ni Steven Adams, ni Kanter ni ningún otro compañero aparecía para anotar. Los Nuggets no se rendían, llegando a ir dos arriba a 2.9 segundos en el marcador. Pero Russ estaba enfrente. Sacó Singler de banda para Adams, encerrado a doce metros del aro y con Westbrook todavía más alejado. Adams se la dio a su base, que desde 13 o 14 metros, se cuadró, recto como un alfil, completamente en vertical al suelo, para enchufar un triple histórico que le dejaba con 50 puntos, 16 rebotes y 10 asistencias en el triple doble número 42 de la temporada, arrebatándole el récord a Oscar Robertson y ganando el partido. Lo dicho, increíble.

Ahora solo queda ver quién se hace con el MVP, porque habría que recordar que Big O no lo consiguió en la temporada 1961-62, cuando promedió 30.8 puntos, 11.4 asistencias y 12.5 rebotes por partido, ya que lo ganó Bill Russell, que hizo 18.9 puntos, 23.6 rebotes y 4.5 asistencias, dejando a Boston Celtics primero del Este y, a la postre, campeón de la NBA. Este año el único que puede acercarse a los guarismos de Westbrook es James Harden, cuya temporada ha sido espectacular, pero no hay una diferencia tan grande entre los Houston Rockets y los Thunder como la hubo entre los Celtics y los Royals de la temporada 61-62.

Los méritos de Russell están claros: además del triple doble promediado y el récord de número de ellos, pasa a Wilt Chamberlain en la lista de más triples dobles totales en la historia de la NBA, consigue el tercer triple doble con más de 50 puntos, convirtiéndose así en el único jugador que lo ha logrado. También es el jugador con más triples dobles de más de 40 puntos (8), y ha conseguido la mayor puntuación histórica en un triple doble (57 el 29 de marzo ante Orlando), además de un triple doble perfecto, es decir, sin errores en el tiro (22 de marzo contra Philadelphia). Y, para terminar, los dos datos más llamativos, si cabe: ha conseguido un triple doble ante 27 equipos de la NBA, y el récord de los Thunder es de 33-9 cuando Westbrook consigue el triple doble. Así que parece que lo hace por el equipo, aunque mucha gente le eche en cara que lo hace por sí mismo.

Veremos la decisión el 26 de junio en un nuevo formato de entrega de premios, en una gala en que se repartirá el Rookie del Año, el Entrenador del Año, el Ejecutivo del Año, el Jugador más mejorado del Año y, por supuesto, el MVP. Por ahora, solo nos queda disfrutar de estos enormes jugadores en una de las series de playoffs más atractivas de los últimos años, pues el azar nos ha deparado un Houston-OKC en primera ronda. Un lujo. Disfruten de la postemporada. Disfruten de Russell Westbrook, pues esto es historia viva de la mejor competición de baloncesto del mundo.

Foto via: OKNews

Sígueme en @otilio9 y para toda la información y actualidad deportiva @SextoAnillo y la del baloncesto en @SextoAbasket

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *