Análisis Balonmano

Historias de balonmano: 7 fenómenos que me llamaron al balonmano

Nunca fui un erudito de este maravilloso deporte pero sí un gran aficionado. Era un deporte tremendamente atractivo para los que nos queríamos dedicar al mundo del ejercicio y la actividad física. De ritmo vertiginoso, de potencia descomunal y de emoción a raudales.

En la portería siempre llamó mi atención Lorenzo Rico, un portero ágil y de grandes reflejos, de mucha personalidad y cuya presencia, primero en el extinto Atlético de Madrid de balonmano y más tarde en el origen del gran Barça de la actualidad, me hizo engancharme y querer ser portero. Mis inicios deportivos, en el encantador y vetusto pabellón Marcol de mi querida capital del Turia, los marcó mi voluntad férrea de emular a aquel portero. Casi 20 años en la élite deportiva, un palmarés envidiable con títulos nacionales e internacionales individuales y colectivos son más que suficientes para aparecer entre estos ídolos de juventud, entre los cebos que el balonmano me puso para caer como pez con gusano.

En uno de los extremos guardo un gran recuerdo de un zurdo escurridizo, de muñeca prodigiosa y de una capacidad de desmarque que ya quisieran muchos extremos de hoy en día. Verlo correr el contraataque en el Palau Blaugrana era sinónimo de gol, de temor para el portero rival, de vuelos interminables. Sus muñequeras debían ser mágicas porque imprimía una fuerza inusual para un cuerpo poco desarrollado muscularmente para lo que es habitual en un deporte como este. Era capaz de aguantar hasta el límite, hasta el último movimiento del portero que veían su portería irremisiblemente batida. Eugenio Serrano dejó esa huella imborrable en mí y en muchos aficionados al buen balonmano.

En el extremo opuesto, menos conocido pero no menos espectacular, quizá alguno de ustedes recordarán a Aleix Franch, de la inagotable cantera del BM Granollers, de aquella promoción que tanto dio al club y que tan dispersa acabó sus días. Era un extremo pequeño, siempre pegado a la línea lateral, casi escondido, buscando alejarse de los posibles defensas. Sabía abrirse hacía el centro como nadie, buscando el mejor ángulo de tiro posible. Era increíble, o a mí me lo parecía, ver como recibiendo casi fuera del campo, podía alcanzar la posición de lateral izquierdo para lanzar desde allí. Su trayectoria, más corta de lo habitual, compartió sus inicios con jugadores de la talla de Mateo Garralda, Enric Masip o Ricardo Marín, todos ellos internacionales y más longevos que él. Su paso por aquel Avidesa lastró su posterior vida deportiva ya que, pese a ganar títulos, el equipo acabó desapareciendo.

Para el lateral diestro he recuperado de mi memoria los lanzamientos de un impresionante zurdo, de un físico descomunal y de un potente lanzador como lo fue Nacho Novoa, del Calpisa y posterior Tecnisán de Alicante. Su paso, no muy brillante, por el FC Barcelona, le dio más renombre internacional pero su trayectoria está jalonada de éxitos deportivos colectivos, con un palmarés digno de envidia, e individuales. Con la selección española llegó a portar el brazalete de capitán y disputar 188 partidos oficiales. Su potente lanzamiento, su impresionante detente vertical y su poderoso torso le convertían en un baluarte ofensivo y en un muro defensivo.

En el centro, organizando cualquier acción ofensiva, colocaría siempre al hombre del bigote espeso, del servir al juego colectivo, de liderar a un equipo. Desde esa posición de central, Juan Francisco Muñoz Melo, tuvo éxitos en todos los equipos en los que jugó en su dilatada trayectoria profesional. Alicante, Barcelona, Santander fueron sus principales residencias deportivas con el Calpisa más exitoso, el Barcelona que empezaba a ser una potencia y con el Teka campeón de Europa en dos ocasiones. Mandaba, dirigía, anotaba y defendía, pero sobre todo aglutinaba a sus compañeros cuando más lo necesitaban. Con la selección española estuvo presente en 4 JJOO desde Moscú 80′ a Barcelona 92′ llegando también a ser su capitán.

Con el lateral izquierdo me permitirán ustedes una licencia ya que no conseguí discernir en mis recuerdos cual de los dos deportistas dejó en mí mejor poso y atracción deportiva. Uno por proximidad y otro por prontitud, ambos representaron para mí la fortaleza de este juego, la potencia de un lanzador y la importancia de un goleador para cualquier equipo. Alemany, con su eterno 9 en la espalda, y Cecilio Alonso, con su mítico 3 colchonero, emergen entre mis recuerdos como míticos lanzadores, como salvapatrias en momentos delicados y como héroes de partidos imposibles. El primero en Alzira, por cercanía física y sentimental, y el segundo por despertar el balonmano en mis años más pueriles, fueron todo lo que yo encarnaba en tan sacrificado deporte. Fuerza, raza, liderazgo, potencia y técnica. Ambos internacionales, ambos goleadores y ambos jugadores de éxito.

Mis recuerdos son más vagos pero grandes conocedores del balonmano han conseguido refrescármelos tal cual yo lo mantuve en mi memoria. Juanon de la Puente era un portento físico que hacía y deshacía desde el pivote. De mucha envergadura y más potencía, su dominio del espacio interior era brutal, intimidando a cuantos defensores pretendían impedirle el acceso a la portería. En el Atlético de Madrid tuvo sus años de gloria con infinidad de títulos ligueros, coperos e internacionales. Su pase al FCB fue el comienzo del fin para la sección de balonmano del ATM, al que también acompañaron Lorenzo Rico y Cecilio Alonso. Hombre recio, de carácter combativo dentro de la cancha pero una inmensa humanidad fuera de ella, sigue siendo una delicia conversar con él en su residencia actual, a solo 3 km de Pamplona.

Sé que me dejo en el tintero un largo listado de imborrables jugadores  que fueron el germen de la gran selección que triunfó a nivel internacional bien entrado el siglo XXI pero espero haberles aportado algún que otro recuerdo nostálgico de cuando el balonmano era del público, de pabellones con bombos, de equipos familiares, de jugadores que te hablaban desde el banquillo y de triunfos que sabían a heroicidad deportiva.

 Imagen destacada: www.colchonero.com

Síganme en @VicentSarrion y toda la información deportiva en @sextoanillo. También en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo y en instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *