Opinión

El rey del rebote

No me canso de ver partidos en los que juega Felipe Reyes. Es una debilidad que tengo. Ya sentía placer cuando veía a su hermano Alfonso, un leñador de poco más de dos metros con aspecto muy varonil y con un brazo izquierdo que daba miedo… Y no por su mecánica de tiro, sino por su fuerza, propia de un personaje de Marvel.


Y es que dicen de Felipe tiene un don. Que tiene imán para los rebotes, que siempre caen por donde se encuentra él y que por mucha fuerza que pone a sus acciones, es increíble que con esa altura, sea unos de los mejores reboteadores de la Liga ACB y de la Euroliga.

¡Yo particularmente creo que hay algo más! Mi opinión es que ama el baloncesto. Parece una afirmación muy simple pero creo que es lo mejor que le define.

Mi concepto de amar algo va más allá de disfrutar metiendo canastas, ganando partidos, coger muchos rebotes, conseguir títulos…. Amar es disfrutar sufriendo. Y eso es, a mi entender, lo que hace todos los días “Felipón”. Y desgraciadamente, eso sólo se consigue con voluntad, sacrificio, coraje y con una educación en valores que pocos deportes te pueden dar.

Llevo 20 años entrenando al baloncesto y he tenido jugadores buenos, muy buenos y extraordinarios (ninguno malo), pero nunca he tenido a un jugador que disfrutase sufriendo. ¿Los ejercicios de defensa y de rebote son necesarios? Con el paso de los años me he convencido que NO. A mis chicos les digo que no les voy a intentar entrenar conceptos defensivos hasta que no me demuestren que vienen a los entrenamientos a disfrutar con un concepto que se ejecuta sin balón. Que se alegren más por un buen rebote que por un triple. Que les guste más hacer una buena defensa de la línea de pase que un contraataque. La defensa es querer, no saber.

Y creo que Felipe Reyes es de esos jugadores. Y es más, creo que no es un don, es una filosofía de vida. Un día, seguramente viendo a su hermano, se daría cuenta de como tendría que esforzarse para llegar a ser lo que es. Y estoy convencido de que estudia los tiros de sus compañeros, de los rivales, se fija en los porcentajes de tiros que van cortos y largos, de cómo cierran el rebote los postes de cada equipo, de saltar en el momento justo, de la utilización de los codos, de cómo coger el balón en un rebote… Es decir, en detalles que pocos tienen en cuenta y además de querer mejorar día a día en los otros componentes del juego. Y lo ha conseguido. Mejora sus estadísticas año tras año y da lecciones de garra y sabiduría todos los partidos que juega. Esto y no un imán, es lo que tiene Felipe Reyes. Disfrutemos de él, pasará mucho tiempo para ver una jugador así.

Síganme en @cartujo1977 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro instagram: sextoanillo.

Imagen destacada vía zona-deportiva.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *