Noticias Rugby

Trofeo Melé

En el verano del 95 viajé a Barcelona a mis habituales jornadas de formación veraniega. Esta vez era en el INEFC que entonces dirigía un ilustre hombre de Rugby, el Dr Sancha. Y en la actualidad lo hace otro ilustre y amigo Jordi Solá. Que bien sabe el INEFC de los valores formativos de nuestro deporte que busca entre nuestra gente para ser mejor. Por aquel entonces yo era profesor en el Colegio Helios donde, como en el CAU Valencia, impartía rugby como docencia y forma de vida.

Evidentemente mi inquietud por el rugby de formación y desarrollo ya eran evidentes. Y los tiempos eran muy diferentes a los actuales. Los “campeonatos de España” de categorías inferiores tal como ahora los conocemos estaban iniciando una larga andadura. Es verdad que en S18 y S16 ya estaban asentados desde hace tiempo, con distintos formatos. El S18 tipo copa del Rey y el S16 asentado en Elche. Donde en un hotel de Guardamar del Segura convivían los 8 clubs participantes. El resto iniciaba andadura con la vocación e ilusión de unos cuantos clubs y federaciones.

img-20161129-wa0056

Aprovechando el viaje tuve una conversación con Josep Valls, gran directivo catalán e impulsor del rugby en muchas entidades, y por aquel tiempo en la UE Santboiana. Un señor del rugby. Ambos coincidíamos en la necesidad de generar contactos entre los clubs que nos dedicábamos a la formación como via de desarrollo de jugadores, entrenadores y clubs.

Y en ese marco nació la idea de que la UE Santboiana y el CAU Valencia, con el apoyo del centro, iniciaramos una serie de encuentros anuales de todas nuestras categorías. Le llamaríamos TORNEO MELÉ y se celebraría alternativamente por categorías en ambas sedes.

Los anfitriones obsequiaban con un tercer tiempo a los visitantes. Y el único trofeo no se quedaba en propiedad, si no que se cedía al año siguiente al vencedor. Igualmente en algunas ediciones se premiaba al mejor jugador del torneo.

Fueron épocas estas primeras de alegrías, convivencencia y buen rugby. Intenso siempre. Con jugadores que luego se encontraban en fases finales de campeonatos de España o selecciones nacionales.

img-20161129-wa0056

Evidentemente con el paso de los años la asistencia a los torneos nacionales se incrementaba y la ilusión por incorporarse al proyecto del torneo Melé era cada vez más grande entre los clubs de formación. Fruto de ese interés y de nuestra amistad personal, fue la incorporación del Liceo Francés del gran Paco Usero y El Salvador de Victor Acebes. El torneo se incrementaba en número de participantes y sedes. Y las ganas por participar en él de otros clubs seguía en aumento.

Las condiciones eran las mismas. Participar con todas las categorías y jugar al mejor nivel posible en edades tempranas. Poner a los jugadores en un contexto de igualdad distinto a las diferencias en las competiciones territoriales, y que permitiera e incrementara su desarrollo.

Varios clubs asistieron como invitados, pero fue la persistencia del Canoe RC de Miguel Ángel Puerta y el VRAC de Miguelón Velasco lo que les dio la invitación permanente como parte del Melé. El nivel del torneo subía, y con él los problemas organizativos y de infraestructura. Se pasó de pitar con jugadores de categorías superiores los encuentros a la necesidad de contar con la federaciones territoriales para aportar colegiados. La búsqueda de la fecha idónea era y es un galimatías. Competiciones territoriales. Selecciones nacionales. Dejan el calendario repleto. Al final se ha tenido que dividir el torneo en tres sedes, aprovechando los “puentes” para disponer de fechas y de instalaciones libres.

img-20161129-wa0058

Ciencias de Juan Gonzalez, el Marbella de Pablo Munilla y el Sant Cugat de Alberto Carrosan se incorporan en 2.015 para hacer más grande el torneo y a sus participantes. Entidades, pero sobre todo personas que lideran poyectos y voluntades. Los equipos femeninos se incorporan a la competición como muestra de la ilusión de  los clubs en el desarrollo del rugby en la mujer. Y el torneo es grande, muy grande. Con nivel, mucho nivel. Y con grandes problemas para conseguir las infraestructuras necesarias para desarrollarlo. De S8 a S16 hay dos niveles, rendimiento y promoción. Es importante que l@s jugador@s puedan participar con los de su nivel. Es la forma de mejoría.

El torneo ha atravesado de todo. Idas y venidas. El decano ahora de la mano de Ricardo el “Maño” regresa a su participación total, tras épocas de visitas esporádicas, pero siempre permanentes en la filosofía e ideario del torneo. Y en el Liceo Alfonso De La Cruz y Diego intentan mitigar una ausencia dificilmente asumible.

Crece y se desarrolla como nuestr@s jóvenes jugador@s. Son ell@s los que cada año me recuerdan, nos recuerdan, yo jugué el torneo melé con o contra tal jugador internacional . Y más allá de los nombres de las personas que lo llevamos adelante cada año, que son much@s en cada club, queda eso. La ilusión de much@s jóvenes del rugby español que confiesan…yo jugué el Torneo Melé.

El reto de los clubs que lo formamos y disputamos es asentarlo a todos los niveles, sobre todo organizativamente hablando. Aprendiendo de todos, sobre todo de los grandes clubs de Pucela, que se ha convertido en la capital de nuestro rugby. Lo haremos. Creceremos y mejoraremos. Porque somos referentes de otros torneos con otros idearios, pero con el común del desarrollo de nuestro rugby español.

Para este año en Pucela e juntarán los S12-S10-S8, en Madrid los S16-S14 y en Valencia los S18 y Femenino. Es el Torneo Melé. ATRÉVETE…JUEGA AL RUGBY¡¡

Síganme en @ToniGimenoRugby  y toda la información deportiva en @sextoanillo y en nuestras redes sociales : facebook.com/sextoanillo y en instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *