Balonmano Balonmano Masculino Entrevistas

Alberto Entrerríos: “el balonmano asturiano no ha cambiado demasiado”

Hoy en Sexto Anillo tenemos el placer de entrevistar a uno de los estandartes del balonmano nacional y mundial, Alberto Entrerríos, el de Gijón con 240 partidos con la elástica nacional, ha jugado en los mejores clubes del mundo y ahora, una vez retirado como jugador, actúa como segundo entrenador en Nantes, el club en el que jugó sus últimas temporadas.

¿Cómo fue retirarse de la selección consiguiendo ese mundial en España?

Después de tantos años de haber estado en los mejores clubes del balonmano español y, por ende europeos, lo mejor que me queda en mi memoria es haber tenido el honor y el placer de jugar en la selección española. Por eso, cuando llegué al final de mi carrera y sabiendo que un nuevo ciclo olímpico no entraba dentro de mi proyecto, me fijé la meta de retirarme en el mundial celebrado en España en 2013. Una magnífica ocasión de hacerlo en el mejor momento y con el mejor sabor de boca. Lo que no sabía es que todo iba a salir tan bien y que íbamos a hacer un papel tan brillante consiguiendo el campeonato, con lo cual, tuve la suerte de que coincidiera el momento ideal, con el lugar ideal y con el resultado ideal… una ecuación inmejorable.

Fuente: as.com
Fuente: as.com

¿Cómo ve el presente y futuro a corto plazo de las selecciones españolas?

Bueno, es inútil repetir la enorme decepción que nos ha supuesto a todos, empezando por los jugadores, el no estar en Río. Ahora comienza una nueva etapa en la selección que, en mi opinión, no debe suponer un cambio brusco en nuestro estilo. Seguiremos estando entre los favoritos sin lugar a dudas y creo que los jugadores que están llamados a re-escribir la historia del balonmano español tienen el nivel suficiente para seguir luchando por ello.

Creo que Jordi Ribera puede hacer un buen trabajo también y en cuanto a las chicas, junto con Jorge Dueñas, creo que también se está haciendo un buen trabajo y vendrán más éxitos.

¿Ha sido una decepción no ver a los hispanos en Río?

Como he dicho antes, fue un golpe duro pero ya ha pasado el suficiente tiempo para cerrar esa herida.

¿Cree que ha llegado la hora de un relevo generacional en los hispanos?

No creo en los llamados “relevos generacionales”. Es una expresión muy de moda en el deporte al igual que “fin de ciclo” y cosas por el estilo…

La verdad es que por una parte, un equipo nacional no se hace desde cero. Y por la otra, ningún jugador es “para siempre”. La selección española ha de hacerse con los mejores en cada momento entendiendo que esto no va siempre a coincidir con los momentos de forma y que, a veces, un seleccionador tiene que hacer equilibrios, pero el equipo ha de seguir teniendo calidad, experiencia y juventud. Un equipo no se forma con una generación de jugadores sino con varias y en algunas hay más calidad que en otras.

Ser el capitán de la selección de tu país, ¿qué significa? ¿Qué se siente?

Bueno, sinceramente, esto va con la personalidad. Crecí en un ambiente en el que no gustan los llamados líderes sino los obreros. Mi familia ha sido y continúa siendo una familia humilde y de adolescente siempre sentí más admiración por la gente anónima que por los grandes personajes. Crecí en los 80-90, los jóvenes no queríamos ser famosos y millonarios como ahora, sino hacer lo que realmente nos hacía felices independiente del resultado. En resumen, lo que quiero decir es que ser capitán de la selección no ha significado para mí más de lo que puede significar haber jugado 240 partidos, 8 campeonatos del mundo, 7 campeonatos de Europa o 2 J.J.O.O.

¿Sigue el balonmano asturiano? Si es así, ¿qué futuro cree que tiene?

Bueno, desgraciadamente el balonmano asturiano no ha cambiado demasiado en las últimas décadas. ¿Qué quiero decir con esto?, pues que seguimos teniendo grandes jugadores, entrenadores y afición pero que no importamos a nadie… Hemos dejado pasar por delante de nuestras narices varias oportunidades de hacer algo importante. En los momentos en los que un club asturiano ha llegado a ASOBAL creímos que habíamos conseguido algo pero era ahí donde empezaba el trabajo. Con cuatro euros puedes hacer un equipo que pelee por estar entre los más grandes pero nadie apuesta por nosotros. Es triste. Hay muchos ejemplos en Europa de ciudades pequeñas, clubes de barrio que se han hecho una institución en el balonmano europeo simplemente porque han tenido los apoyos necesarios. Me dolió en su día tener que abandonar mi ciudad, mis amigos, mi familia porque en mi tierra no se nos ayudaba. Y como yo hay muchos otros… En Asturias solo importa el fútbol y si el Sporting está en primera pues todos contentos. Es realmente injusto.

¿Qué sintió cuando desapareció el Naranco?

Pues que era su destino. Con lo que he contestado en la anterior pregunta creo que dejo claro mi punto de vista. El Naranco fue uno de esos trenes que Asturias no quiso coger. De nada sirve decir que me dolió mucho. Los que por allí pasamos seguimos siendo amigos, con varios sigo quedando cada vez que puedo, echaremos de menos aquellos años durante toda nuestra vida, fuimos muy felices en Oviedo.

¿Qué echa de menos de Asturias?

Echo de menos a mis amigos de Contrueces, hace un siglo que no los veo. También los de mi primer grupo de rock, “EL TUNEL”, soy muy nostálgico y cuando pienso en aquellos años me pongo melancólico. Por otra parte, mi familia siempre está ahí, cuando voy soy feliz, me encantan las reuniones familiares y si son para disfrutar de una fabada, unas costillas o unos chipirones afogaos en cualquier sidrería del barrio o en “Las Terrazas del Peri” junto a la playa de San Lorenzo se convierten en momentos mágicos.

Fuente: libertaddigital.com
Fuente: libertaddigital.com

¿Se ve volviendo a Asturias a entrenar un equipo de primer nivel?

Evidentemente ahora mismo no. Ojalá algún día se dieran las circunstancias.

Cuando se tiene una pista en su honor y en el de su hermano en la ciudad que le vio crecer, ¿qué emociones surgen?

Bueno, no sólo es una pista. ¡Es la mejor pista del mundo! Los que hemos crecido allí sabemos lo que es. La cantidad de tardes que pasé jugando allí no sólo al balonmano, también a baloncesto o con mi skate son momentos inigualables. A veces teníamos que entrenar en un gimnasio dentro del colegio porque estaba lloviendo y lo pasábamos genial, Alberto o Rouco nos tiraban una colchoneta en el suelo y nos volvíamos locos jugando. Me siento muy orgulloso de haber crecido en ese ambiente y de haber tenido que arreglárnoslas con aquellos medios tan escasos. Esas cosas no las aprendes en otros ambientes.

¿Le hubiera gustado jugar con o contra Gijón Jovellanos cuando este estaba en Asobal?

Claro que me hubiera gustado jugar en Gijón. Pero en buenas condiciones, es decir, que el club hubiera seguido creciendo y que se hubiera hecho un gran equipo. Imaginemos un Palacio de Deportes lleno como cuando jugué con España contra Rusia en noviembre del 98… peleando contra los mejores… Todo esto habría sido posible si “alguien” nos hubiera adoptado.

De todas formas, el Jovellanos es un club joven que está trabajando bien y haciendo frente a sus realidades económicas.

¿Cree que la Asobal murió con la desaparición del Ciudad Real?

Evidentemente, no ha muerto pero quedó tocada. Los problemas en la liga ASOBAL ya vienen desde hace mucho tiempo. Los clubes no se autofinancian y ASOBAL no ha sido muy estricta en el control sobre éstos. Esperemos que en unos años la situación mejore.

¿Qué cree que hace falta para que la liga Asobal alcance el nivel de otras ligas europeas como la LNH o la Bundesliga?

Pues le falta de todo. Medios económicos, apoyo institucional, apoyo mediático, afición… hoy en día la diferencia es enorme.

¿Cuándo se enfrenta a su hermano, que siente?

La verdad es que es difícil que tu hermano esté en un club cuyos objetivos son los mismos que el tuyo, es decir, ganarlo todo. Reconozco que cuando él jugaba en Ademar o Valladolid era más fácil alegrarse por sus éxitos pero desde que firmó por el Barça no pude evitar alegrarme por sus derrotas lógicamente. De todas formas, siempre ha sido un orgullo ver cómo ha ido progresando y me siento muy feliz de ver cómo ha llegado a ser uno de los mejores.

Fuente: marca.com
Fuente: marca.com

¿Veremos alguna vez a su hermano y a usted dirigiendo un mismo equipo?

Esto es como lo de volver a Asturias, es algo que sería muy bonito pero muy poco realista a día de hoy. El tiempo dirá.

¿Su hermano y usted os peleabais de pequeños o eran totalmente cómplices?

Pues un poco de todo. Le saco 5 años y eso cuando eres niño es mucha diferencia. Siempre he ido un poco “a mi bola” y realmente lamento no haber pasado más tiempo con él.

¿Qué sintió en su último partido?

Sentí una mezcla de miedo, stress y liberación. Me habría gustado acabar mi carrera en España, cerca de mi casa, pero en Nantes he encontrado una verdadera familia deportiva que me ha tratado muy bien y que hasta el último instante de mi carrera de jugador me ha arropado y dado mucho cariño. Estoy enormemente agradecido a este club, creo que no soy merecedor de tanto apoyo como el que obtuve.

¿Que echa de menos siendo entrenador del Nantes respecto a cuando era jugador?

No sabría decirlo. Por el momento no echo de menos jugar. Estoy ocupado todo el día con mi nuevo oficio y como jugador di todo lo que tenía, no me paro a pensar más allá del presente.

¿Qué se le pasa por la cabeza a uno en el momento de la retirada?

Algo que todo el mundo sabe es que cuando acabas tu carrera te quedas solo. El deporte profesional no se para ni un solo segundo y no hay tiempo para el recuerdo. Aquel que un día fue grande hoy forma parte de la historia y de un día para otro te das cuenta de que tu vida comienza de nuevo para lo bueno y para lo malo. Es tiempo de reflexión y de cerrar heridas, pero también de nuevas posibilidades y proyectos. Me hallo en un momento en el que debo elegir con cuidado mi camino porque marcará el resto de mis días y el de mi familia. Es una responsabilidad.

¿Tiene alguna manía especial antes de saltar a la pista?

Siempre he huido de las manías, las supersticiones y cualquier cosa que no estuviera al alcance de mis posibilidades. Antes de saltar a la pista intentaba estar tranquilo y concentrado, intentando darme a mí mismo la confianza de que iba a hacer un buen partido.

¿Qué les diría a esos niños que empiezan en el balonmano?

Lo que les digo a mis hijos. Que se lo pasen muy bien. Que respeten, al contrario, al árbitro, al compañero y al entrenador. Que disfruten cuando están con sus compañeros por encima de cuando ganan partidos. Dentro de unos cuantos años algunos serán muy buenos y jugarán en grandes equipos y no será el fin si no el medio, otros serán médicos, alcaldes, carniceros o pintores y se acordarán de lo bien que se lo pasaron y los amigos que hicieron y que posiblemente aún conserven. He conocido algunas personas que anteponen la victoria por encima de cualquier otra cosa, perdiendo sus modales y sus formas. Eso no es lo que quiero que sean mis hijos.

Fuente: laliga4sports,com
Fuente: laliga4sports.com

¿Cuál es el momento más dulce de su carrera? ¿Y el más amargo?

He tenido muchos de ambos. Imposible decidirme por uno. Mi primer año en León fue realmente bueno, y las dos finales de la champions que perdí contra el Barça me dolieron mucho.

¿Si tuviera que destacar una cualidad suya como jugador cual sería?

Nunca me ha importado brillar por encima del equipo. He aceptado jugar en un puesto que no era el mío sin caer en el egoísmo e incluso he renunciado a jugar una clasificación de unos juegos por no perjudicar a mi club, lo cual me hizo quedarme fuera de la lista para Londres 2012. Creo que he sido un jugador solidario con mi equipo.

¿Quién es su ídolo como jugador? ¿Por qué? ¿Y cómo persona?

Como he dicho en otras preguntas, me gustan las personas anónimas que desempeñan bien su trabajo. Un gran jugador no es para mí más importante que una buena persona, un buen padre, un buen marido. No tengo ídolos, pero admiro a muchos héroes en la carrera de la vida.

¿En qué equipo le hubiera gustado jugar, pero que por las circunstancias, no lo ha hecho?

Debí salir de Ciudad Real 3-4 años antes de lo que lo hice y probar la liga alemana. Me habría gustado jugar en el Kiel.

¿Quién es el mejor jugador con el que ha jugado? ¿Y el mejor contra el que ha jugado?

Imposible de responder. He jugado con los mejores en cada puesto.

Agradecer a Alberto Entrerríos su tiempo y colaboración.

Fuente imagen destacada: 20minutos.es

Síganme en @javier_gayol y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo y toda la información del balonmano en @SextoAnilloBM, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *