Análisis

Déjà-vu blanquiazul

Cumplido un cuarto de la temporada el CD Tenerife vuelve a mostrar las mismas dudas que presentó el equipo la temporada pasada a estas alturas y qué inexorablemente provocó el relevo en el banquillo, ¿se cumplirá este año el mismo guión?

A punto de cumplirse un año en el cargo por parte de Pep LLuis Martí el balance actual no puede ser más preocupante para el castigado aficionado chicharrero.

Llegó Martí en la jornada 11 de la temporada pasada para dar relevo en el banquillo a un Raúl Agné que agotaba todo su crédito al caer derrotado en la jornada 10 de la pasada campaña frente al CD Lugo, registrando hasta ese momento unos números muy similares a los que acumulaba el catalán en ese momento: 11 puntos en el casillero.

La apuesta por el balear convino la ilusión por la llegada al banquillo de un ex blanquiazul pasado a técnico con las dudas que generaba su inexperiencia e idoneidad para el puesto.

La realidad fue, todo hay que decirlo, que el equipo supo reconducir el rumbo bajo su batuta con actores que inicialmente no estaban llamados a ser protagonistas como el joven Nano que comenzaba la temporada siendo el tercer – cuarto delantero del equipo y un acertado mercado invernal donde se incorporaron jugadores como Javi Lara, Mouthino o Saúl García que permitieron que los blanquiazules encendieran la llama de la ilusión al conseguir subirse a la guagua del Play Off hasta el último suspiro. Finalmente las ilusiones se evaporaban en un encuentro donde sólo valía ganar y que finalmente se saldó con victoria por parte de la AD Alcorcòn que finalmente si fue equipo de Play Off.

A pesar de este varapalo en la ilusión, el técnico mallorquín se ganó crédito suficiente que lo hacía acreedor de comenzar el proyecto 16-17 con el firme propósito de aspirar a ser importante en el campeonato, pero el rumbo parece haberse torcido por los problemas que pasamos a analizar:

  • Verano convulso en lo institucional: tras las elecciones al Consejo de Administración que se desarrollaron en el mes de julio y que a la postre supusieron la reelección de Miguel Concepción emergió la figura de su principal rival el ex blanquiazul Pier Cherubino quién contó con mayor apoyo del aficionado de base pero menor número de acciones delegadas. Este hecho encendió aún más si cabe la mecha de la división entre un aficionado birria que lleva navegando en el desencanto desde hace varias temporadas al ver frustradas sus aspiraciones de cambio.
  • Una desacertada política de fichajes en el mercado veraniego: donde no se aprovechó para paliar uno de los defectos crónicos que presentaba el equipo la pasada campaña y que tenía que ver con la construcción de juego y la falta de un referente en el mediocentro. La dirección deportiva del Tenerife desestimó la opción de la continuidad de un jugador que aportaba algo diferente en esa parcela del campo cómo era Javi Lara y se apostó en cambio por reforzar un puesto que ya estaba bien cubierto con la dupla Vitolo – Aitor Sanz tras la llegada del catalán Marc Crosas. Otras deficiencias la suponía el lateral izquierdo donde Raúl Cámara abnegado en el esfuerzo como ninguno jugaba si o si por la ausencia de competencia en el puesto pero el infortunio en forma de lesión implicó que el llamado a suplir al madrileño, el catalán Edu Oriol apenas haya podido jugar durante la presente temporada.
  • Dudas acerca del sistema de juego: que han llevado al balear a utilizar hasta tres sistemas de juego diferentes en estás 10 jornadas lo que deja muy a las claras el errático rumbo del técnico mallorquín que no consigue dar con la tecla de un equipo carente de personalidad y del qué no se sabe a qué juega.
  • La salida de Nano a tan solo 3 días del cierre del mercado veraniego: se ha convertido en un handicap con el que no contaba al mallorquín y que no ha sido paliado con la llegada del tunecino Jouini y el senegalés Amath y que ha ahondado en la hemorragia de juego.

Evidentemente toca que el Presidente blanquiazul tome decisiones que quizás no vayan por la destitución de un Martí que a pesar de los contratiempos descritos goza de toda la confianza del máximo mandatario de la entidad. Todas las miradas se sitúan en un Alfonso Serrano, constructor del proyecto blanquiazul y que sobre el que pesan muchas dudas para tratar de paliar el entuerto en el mercado invernal y del que se hace responsable, junto al Presidente de un descompensada plantilla.

La gota que ha colmado el vaso ha sido la deficiente gestión llevada con la renovación del joven Cristo González a quién Serrano llegó a amenazar incluso públicamente ante su negativa a firmar una renovación que a todas luces era desproporcionada entre clausula y emolumentos que iba a cobrar el jugador, y que gracias a la habilidad negociadora del recién estrenado Director General de la Entidad parece haberse felizmente reconducido.

A este hecho, lo deportivo cobra todo el interés cuando el equipo encadena 5 encuentros- 6 si tenemos en cuenta el partido de Copa perdido frente al Valladolid – sin conocer la victoria, con lo que la señal de alarma se ha instalado en el Heliodoro Rodríguez López al ver que la situación presenta mal arreglo a corto plazo.

De cualquier modo la igualdad que muestra la categoría es el principal «as» que se guarda Martí en la manga, ya que si el equipo es capaz de encadenar dos victorias seguidas volverá a instalarse en una cómoda situación en la tabla que aleje los fantasmas del pasado y permita alcanzar el mercado invernal para tratar de solucionar en parte el desaguisado.

También es momento de dar un paso al frente por parte de los jugadores, y en el día de hoy el capitán del equipo Vitolo ha comparecido ante los medios reclamando calma en el entorno y un voto de confianza en una plantilla que de puertas adentro parece ser de fiar, pero a la que la Ley del Péndulo futbolístico empieza ha mellar.

Síganme en @abelsimve y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, enwww.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *